Ryanair prevé que se quedará sola en el negocio del low cost

Ryanair confía en que el aumento en el petróleo no impacte en su modelo de negocio.

Ryanair prevé que se quedará sola en el negocio del low cost

El director financiero de Ryanair asegura que la subida del petróleo desestabilizará el negocio de las aerolíneas de bajo coste

El aumento del precio del petróleo preocupa a las aerolíneas, pero sobre todo a las de bajo coste, porque es el factor que puede decidir el éxito o el fracaso del negocio de cualquier compañía.

Actualmente el barril Brent se encuentra en 64,77 dólares (52,50 euros), y nada parece anticipar que puede dar un salto brusco en el año, pero algunos analistas indican que el precio puede superar a los 70 dólares e incluso alcanzar los 80 dólares si se acentúa la inestabilidad política en Oriente Medio y recrudece la nueva guerra fría entre Arabia Saudí e Irán por la influencia en la región.

Turbulencias en las aerolínea

Si esto sucede, el negocio de las low cost se desestabilizará. Así también lo vaticina Neil Sorahan, director financiero de Ryanair, quien aseguró que el precio del barril aumentará y tendrá un impacto en todo el sector.

Pero como las aerolíneas no pueden aumentar demasiado sus tarifas, porque significaría la pérdida de pasajeros, “no podrán llenar los aviones”, dijo en declaraciones recogidas por Expansión.

Ryanair cree que la reducción de sus costes unitarios le permitirá afrontar una posible suba del petróleo sin perder mercado

Para Sorahan, los analistas y las aerolíneas de la competencia “son demasiado optimistas”, pero el ejecutivo confía en la fortaleza de la compañía de Michael O’Leary.

El directivo apuntó que la posición de Ryanair en la reducción de los costes unitarios se encuentra “muy por debajo de Easyjet y Norwegian”, lo les permitirá afrontar la tormenta del aumento del fuel. “Nuestra fórmula es comprar aviones a buen precio y llenarlos a un coste adecuado”, dijo.

Freno en el crecimiento

Ryanair proyecta un crecimiento del 7% en Europa, un ritmo menor a la expansión a doble dígito que había mantenido en los últimos años: en el 2016 había logrado aumentar el 15% su volumen de pasajeros y el año pasado había arañado un 10%.

Pero en España el crecimiento será menor, en el orden de 3%, con un total de 40 millones de pasajeros (cuando el año pasado había logrado 38,5 millones).

En febrero, la aerolínea irlandesa llegó a los 8,6 millones de pasajeros en Europa, un 5% más comparado con el mismo mes del año pasado.