Ryanair se lía con su nueva política de equipajes

Ryanair podría revisar su política de equipajes por las demoras en las operaciones.

Ryanair se lía con su nueva política de equipajes

Ryanair podría volver a cambiar las reglas de su facturación de equipaje por las demoras que causa enviar la maleta de mano a bodega

Cuando Ryanair lanzó su nueva política de equipaje, sus directivos dijeron que la intención no era recaudatoria, sino que buscaban evitar las demoras por los problemas para guardar las maletas de mano en los compartimientos. Pero los cambios fueron para peor: ahora se pierde más tiempo por la cantidad de pasajeros que deben entregar su equipaje para que vaya en la bodega.

Desde enero Ryanair dispuso que se dejaría de permitir dos piezas de equipaje en la cabina. La menor (como un bolso para ordenador) podría viajar con el pasajero, pero la mayor tendría que ir en la bodega gratis. A menos que el usuario pague cinco euros para llevarla a bordo.

El remedio peor que la enfermedad

Pero la iniciativa salió al revés: muchos pasajeros, sin estar enterados de la medida, entregan su maleta más grande al personal de tierra mientras están en el embarque.

El consejero delegado de Ryanair reconoció que la nueva política de equipaje causa más demoras que las esperadas

Y eso implica más demoras para que el avión pueda salir a tiempo, por los minutos adicionales que se necesitan para bajarlas a la bodega a último momento.

“Revisaremos las medidas”

El consejero delegado de Ryanair, Michael O’Leary, reconoció que la nueva política “crea un problema en el servicio, sobre todo en los períodos con más actividad”, informa The Independent.

"Hay muchos vuelos en los que estamos bajando 100 o 120 maletas a la bodega sin coste adicional. Si esta cifra sigue aumentando, es algo que a lo mejor tendremos que revisar”, dijo el directivo.

No obstante, O'Leary aseguró que "nadie tiene dificultad para encontrar espacio a bordo en los compartimentos superiores o debajo de los asientos cuando embarcan el vuelo".

Precisamente, pocos días antes el director financiero de la aerolínea, Neil Sorahan, había dicho públicamente que la nueva política de equipaje tenía “impacto positivo” en el calendario de vuelos y las salidas en horario.

Alternativas posibles

¿Qué alternativa le quedaría a Ryanair? Una podría volver al sistema anterior, pero eso no resolverá el dilema de la falta de espacios en la cabina para colocar las maletas.

Otra sería hacer como las demás aerolíneas e incluir el coste del equipaje en el billete, pero “eso iría en contra del negocio de Ryanair”, explica Nick Coleman, director del curso de gerenciamiento de aerolíneas de la Universidad Metropolitana de Londres a Wired.

“El gran valor añadido de Ryanair es su tarifa tan baja. Esa es la razón por la que la gente elige volar con ellos”, agregó.

El buen negocio de los ingresos adicionales

Los ingresos adicionales permiten a Ryanair que su negocio crezca cada año. En el último ejercicio la aerolínea irlandesa aumentó sus beneficios netos hasta los 1.450 millones de euros, un 10% más.

Las ventas de servicios como bebidas, comidas, facturación anticipada o llevar la maleta representaron el 30% de sus ingresos, lo que permitió que la facturación global crezca el 8%, hasta los 7.151 millones de euros, mientras que la tarifa aérea media cayó un 3%, hasta los 39,40 euros.