Ryanair abandona su política de choque con los sindicatos

El presidente de Ryanair, Michael O'Leary, abandona la tradicional postura de confrontación de Ryanair.

Ryanair abandona su política de choque con los sindicatos

Ryanair reconoce al sindicato italiano de pilotos, la segunda aceptación en su historia tras haber negociado con los representantes británicos

Ryanair durante 32 años se ha negado a reconocer a los sindicatos independientes como interlocutores en las negociaciones laborales, pero las amenazas de una ola de huelgas en diciembre, y las cancelaciones por la desorganización en la planificación de las vacaciones, llevaron a revisar su posición.

En enero reconoció a Balpa como interlocutor de los pilotos británicos, y este jueves aceptó que el sindicato Ancap sea el “único representante” de los estos trabajadores ante los directivos.

Solución a los frentes de conflicto más importantes

La compañía irlandesa explicó en un comunicado que el acuerdo es consecuencia de las "intensas negociaciones" que ha mantenido con la Asociación Italiana de Pilotos de Aerolíneas desde diciembre, cuando anunció un cambio en su política laboral y se comprometió a reconocer a los sindicatos independientes.

La aerolínea procura frenar posibles conflictos en las bases más importantes. Por ejemplo en Italia están basadas casi 80 de los 400 aviones de Ryanair y el 20% de la plantilla total de pilotos.

En Italia se concentra el 20% de los pilotos de Ryanair y 80 de las 400 aeronaves de su flota

Ryanair dijo que está dispuesta a seguir trabajando con Ancap para acordar cuanto antes un convenio colectivo para sus pilotos radicados en Italia empleados directamente por la aerolínea.

Reconocimiento con condiciones

El reconocimiento viene con condiciones: la aerolínea de Michael O’Leary presiona para que los trabajadores acepten las subidas salariales, y luego se sienta a hablar de reconocimientos sindicales.

Los británicos de Balpa siguieron este camino: dijeron que sí a la subida salarial del 20% y luego fueron aceptados como interlocutores. En cambio, en España el sindicato Sepla rechazó la propuesta de aumento de la compañía y la política de reconocimiento sigue estancada. Además, la presentación de dos demandas judiciales complica las relaciones entre ambas partes.

“Estamos efectuando buenos progresos con los sindicatos de otros países importantes de la Unión Europea y prevemos que firmaremos más acuerdos con pilotos y sindicatos de tripulaciones durante las próximas semanas y meses", dijo el jefe de personal de la aerolínea, Eddie Wilson.