Ryanair y Sepla firman la paz (por ahora)

El presidente de Ryanair, Michael O'Leary, cambia de actitud con las demandas sindicales.

Ryanair y Sepla firman la paz (por ahora)

Ryanair y Sepla firmarán el nuevo convenio colectivo antes de agosto, aunque todavía está pendiente el reconocimiento del sindicato como interlocutor

Ryanair y Sepla van cediendo posiciones y están a punto de alcanzar un acuerdo. Antes de agosto es posible que la empresa y el sindicato de pilotos firmen un nuevo convenio colectivo para regular las relaciones laborales entre ambas partes.

Ryanair es la aerolínea que tiene más tráfico de pasajeros en España, y emplea a 700 pilotos y 1.700 tripulantes de cabina en una docena de bases, la mayor presencia en un país tras el Reino Unido.

El primer convenio colectivo fue íntegramente redactado por la compañía aérea, y ya está en manos de Sepla para su análisis.

Allí se incluyen varias demandas que los pilotos estaban reclamando, como la regulación de las bajas de maternidad y paternidad o los días libres en caso de matrimonio.

Sorpresa en Sepla

A principios de marzo la aerolínea de Michael O’Leary y Sepla llegaron a un acuerdo para que el convenio sea firmado antes de que pasen cinco meses, o sea, hacia agosto de este año. Para los pilotos este plazo es “demasiado optimista”, dijeron, pero rescataron el cambio de actitud de la aerolínea.

Ryanair acepta varias exigencia de Sepla, pero todavía queda pendiente su reconocimiento como interlocutor

Sin embargo todavía quedan varios puntos por acordar, como la posibilidad de que los pilotos puedan tener jornadas reducidas si lo solicitan, o que los trabajadores cobren sus nóminas en bancos españoles.

Pase a plantilla de ‘falsos autónomos’

La intención de Sepla es que los pilotos contratados como ‘falsos autónomos’ pasen a plantilla, y que esta central sindical sea reconocida como el único interlocutor para las negociaciones.

Los pilotos de Ryanair amenazaron en febrero con presentar una demanda ante la justicia para que la aerolínea quite esta figura en los contratos y que los trabajadores pasen a tributar bajo la legislación española en vez de la irlandesa.

Respecto a estos puntos, hace pocas semanas Michael O’Leary anunció que estos falsos autónomos serán incorporados a la empresa, lo que implica el pase a plantilla a la mitad de los pilotos empleados por Ryanair.

Cambio de actitud

Ryanair históricamente se ha negado a reconocer a los sindicatos y ha preferido negociar con delegados de las bases elegidos por la empresa. Pero las amenazas de huelgas en diciembre, en medio de una ola de suspensiones por la desorganización de las vacaciones, forzó a la empresa a cambiar de actitud.

Los primeros pasos fueron dados en Gran Bretaña y en Italia, con el reconocimiento de los sindicatos de pilotos Balpa y Ancap, respectivamente.

En el resto de Europa, las bases no se han quedado de brazos cruzados y han creado el Grupo Transnacional de Pilotos de Ryanair, para poder negociar en conjunto con la aerolínea irlandesa.