Sepla siembra dudas sobre Vueling

Vueling confirmó que incorporará entre 150 y 200 pilotos en los próximos meses.

Sepla siembra dudas sobre Vueling

Vueling niega que la compañía afronte un panorama de cancelaciones para los próximos meses

El sindicato de pilotos Sepla juega la carta del miedo para presionar a Vueling. Estas semanas los representantes sindicales y la aerolínea se sentarán a negociar las condiciones de trabajo, y los delegados dijeron que “volverán a transmitir la sensación general de malestar y desamparo” de los empleados.

Sepla había dicho que el aeropuerto de El Prat-Barcelona podría afrontar una ola de cancelaciones por falta de pilotos, repitiendo el caos del verano de 2016. El jefe de la sección sindical de Vueling, Juan Manuel Redondo, había asegurado a Efe que el año pasado se han ido más de un centenar de pilotos, sobre un total de 1.100 trabajadores de este colectivo.

Convocatoria para incorporar pilotos

Un comunicado interno de Vueling filtrado a la prensa precisa que durante 2017 se han ido 90 pilotos de la compañía, pero que la empresa lo ha compensado con una convocatoria a la que se presentaron 2.000 candidatos y fueron pre-seleccionados cerca de 1.000, “de los cuales tenemos prevista la incorporación de entre 150 y 200 en los próximos meses”.

Vueling asegura que incorporarán entre 150 y 200 pilotos en los próximos meses

Los directivos de Vueling indicaron a sus empleados que “la situación es totalmente normal”, y aseguraron que el plan operativo de la compañía para Semana Santa y el verano “está completo, y disponemos de todos los recursos para afrontar la operación con totales garantías”.

La cúpula de Vueling, presidida por Javier Sánchez-Prieto, criticó las declaraciones del sindicato, que consideraron que impacta negativamente “en la credibilidad de la compañía y en nuestro futuro”.

Crecimiento comprometido

El delegado sindical de Vueling había alertado que el crecimiento de la aerolínea se “puede ver comprometido” por no disponer de pilotos suficientes. Juan Manuel Redondo había dicho que los trabajadores se marchan tanto a compañías tradicionales como a low cost. Uno de los factores, había declarado, es que el salario mensual de los pilotos, en la escala más baja, es de 1.000 euros netos, “frente a los 3.000 que paga Easyjet en ese mismo escalafón”.

Según este sindicalista, si no hay avances en la negociación, la fuga de pilotos "será todavía mayor".