La UE investigará a Ryanair por separar a las familias

Ryanair tendrá que dar explicaciones a la UE por su sistema de asignación de asientos al azar.

La UE investigará a Ryanair por separar a las familias

El parlamento europeo admite a trámite la denuncia de una asociación de consumidores de Baleares contra Ryanair por asignar asientos separados a familias

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

15/06/2018 - 12:29h

Ryanair tendrá que dar explicaciones ante la Unión Europea sobre por qué separa a las familias que toman sus vuelos. El parlamento de la UE admitió a trámite una denuncia de la asociación de Consumidores y Usuarios de Baleares (Consubal) por la práctica de asignar asientos separados a padres e hijos.

La denuncia había sido presentada en marzo "por presuntas prácticas contrarias a los derechos de los consumidores", tras recibir “multitud de quejas” de usuarios de la compañía por asignar asientos separados a menores con la excusa de que se hacía de manera aleatoria.

Asientos al azar

Ryanair utiliza un sistema de asignación de plazas al azar. Los pasajeros que quieran sentarse juntos tienen que elegir su asiento previo pago de cuatro a 15 euros por este servicio.

Los pasajeros que quieran tener un asiento asignado en los vuelos de Ryanair tienen que pagar entre cuatro y 15 euros por adelantado

Además esta semana la aerolínea de bajo coste puso en marcha el nuevo sistema de check-in, que reduce los tiempos para realizarlo entre 48 y dos horas antes de la salida del avión.

Consubal había criticado que Ryanair tenga esta política de asignar asientos continuos para los que paguen por ello.

La UE toma cartas en el asunto

Hace pocos días la asociación balear recibió una comunicación del parlamento de la UE en la que confirmó que la denuncia había sido admitida a trámite. A continuación iniciará su investigación del caso y, “si procede”, puede sancionar a la aerolínea irlandesa.

Consubal afirmó que la compañía, de forma sistemática, asigna asientos separados a familias con hijos o que viajan juntos “para, de esta manera, forzarles a tener que cambiar los asientos asignados aleatoriamente por otros elegidos por el usuario previo pago de cantidades que pueden oscilar entre los 40 y 15 euros” por familia.