Venezuela es un agujero negro para las aerolíneas

El Aeropuerto Simón Bolívar es la principal terminal de Venezuela.

Venezuela es un agujero negro para las aerolíneas

IATA denuncia que Venezuela retiene más de 3.200 millones de euros a las aerolíneas que operan en el país sudamericano

Alrededor de 4.200 millones de euros son retenidos por los gobiernos de diversos países, sumergidos en graves crisis económicas. De todos ellos destaca Venezuela, que debe 3.200 millones de euros a las compañías que operan en el país sudamericano.

Según informó la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) en su asamblea en Sídney, además de Venezuela otros países que mantienen atrapados los ingresos de ventas de billetes y otras actividades son Angola (330 millones de euros), Sudán (145 millones), Bangladesh (81 millones) y Zimbabue (65 millones).

Reclamo de IATA

El consejero delegado de la IATA, Alexandre de Juniac, reclamó a los gobiernos de los países implicados que cumplan con los acuerdos internacionales y las obligaciones de los tratados, para permitir a las aerolíneas repatriar los ingresos obtenidos.

Venezuela retiene más de 370 millones de euros a Iberia y Air Europa

El organismo cosechó algunos éxitos en sus reclamos. Por ejemplo pudo recuperar 512 millones de euros retenidos en Nigeria, así como de unos 102 millones de un total de 427 millones en Angola.

Resignación con Venezuela

Debido a la profunda crisis económica que padece Venezuela, De Juniac se resigna a que los 3.200 millones no puedan volver a las arcas de las aerolínea. Para el directivo es “poco probable” lograr una solución en el corto plazo con el gobierno de Nicolás Maduro.

La retención obedece a que desde el 2003 el gobierno venezolano controla la compraventa de divisas. Los ingresos que obtienen las aerolíneas son bloqueados por el gobierno, y las compañías aéreas llevan más de tres años en vano tratando de cambiar a dólares los ingresos que generan por la venta de billetes en ese país. Pero el Gobierno no tiene divisas suficientes y muchas compañías aéreas han decidido abandonar el país antes que seguir operando a pérdida.

En el caso de Iberia y Air Europa, la administración venezolana tiene retenido más de 370 millones de euros a las dos compañías.