¿Volarías si el copiloto es un robot?

La idea de volar con un robot como copiloto es analizada por la industria aeronáutica.

¿Volarías si el copiloto es un robot?

Las aerolíneas de transporte de mercancías evalúan volar con un copiloto automático, y tampoco se descarta su extensión a los aviones comerciales

Los vuelos de medio y largo radio solían necesitar a tres tripulantes en cabina, que luego se redujeron a dos. El avance de la tecnología plantea la inminente llegada de coches autónomos y taxis aéreos sin conductor. Y surge la pregunta: ¿sería posible que haya vuelos comerciales con un solo piloto, donde un robot asuma varias de las funciones?

La idea ya había sido propuesta en más de una oportunidad por grandes directivos de la industria, como el vicepresidente de Boeing Mike Sinnet. “Los elementos básicos de la tecnología están disponibles, pero estamos estudiando cómo podemos combinarlos para desarrollar los algoritmos necesarios”, había dicho.

Las líneas rojas de los vuelos sin piloto

Otro directivo del fabricante norteamericano, Greg Hyslop (responsable de tecnología en Boeing), trazó la línea roja de estas iniciativas: “¿Cómo podemos mantener los niveles de seguridad actuales cuando tienes un sistema de inteligencia artificial volando, y llegar a un punto en que los usuarios digan que confían en este sistema”, dijo en una conferencia en el Instituto de Tecnología de Massachusets en septiembre, informa Bloomberg.

Las aerolíneas buscan compatibilizar el crecimiento de las operaciones con una tecnología que permita recortar costos sin reducir la seguridad

El nudo gordiano es cómo gestionar el aumento de vuelos y pasajeros, con el avance de la tecnología, pero sin comprometer la seguridad. IATA calcula que para el 2036 viajarán en avión 7.800 millones de personas, casi el doble de los 4.000 millones que lo hicieron el año pasado. En tanto, Boeing estima que para los próximos 20 años serán necesarios 790.000 nuevos pilotos (de los cuales el 80% serán para el sector comercial).

Desconfianza de los usuarios

La idea de un copiloto robot “no es tan complicada ni tan peligrosa como suena”, asegura Elpert Hodge, vicepresidente ejecutivo de M2C Aerospace, una start-up que desarrolla un sistema de vuelo adaptado para un solo piloto. Si bien reconoce que la tecnología para lograrlo está más cerca, la confianza de las autoridades regulatorias y del público es más difícil de conquistar.

Los responsables de las aerolíneas–excepto algunos directivos como Michael O’Leary, CEO de Ryanair- aseguran que no barajan esta alternativa para sus vuelos comerciales. Pero los de carga no lo ven tan mal.

Ahorro para las aerolíneas

Según Hyslop, el transporte aéreo de mercancías pronto podrá contar con aviones con copiloto robot, e incluso eleva la apuesta: que estos aviones puedan volar de manera autónoma.

El ahorro para las aerolíneas sería considerable. Un análisis de UBS AG calcula que sería de 13.000 millones de euros si se incorpora el copiloto robot, y 30.000 millones si hubiera aviones autónomos.

Las aerolíneas podrán ahorrar hasta 30.000 millones de euros si hubiera aviones autónomos

Este banco suizo puntualiza que el 63% de los usuarios rechazaría volar con un avión autónomo, y el 52% no se ve seguro en un avión con copiloto robotizado. “¿Pero cuántas personas estaban en contra de los coches sin conductor hace un par de años?”, se pregunta.

Rechazo de los pilotos

Por supuesto que los pilotos no quieren ni oír hablar de estas iniciativas. “Cualquier idea que implique tener menos de dos pilotos es una invitación a la catástrofe”, dijo Lee Collins, presidente de la Coalición de Asociaciones de Pilotos de Aerolíneas, que incluye a 30.000 de estos profesionales en EEUU.

Además Collins dijo que un sistema así sería el sueño de un terrorista informático dispuesto a causar una tragedia.

Tim Cannoll titular de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas –el mayor sindicato de EEUU- afirmó “los vuelos con un solo piloto son inaceptables porque son inseguros”.

Para ellos, no hay tecnología ni algoritmo que puedan reemplazar al análisis y la toma de decisiones de un humano. La pericia de pilotos como en el vuelo 1380 de Southwest, que permitió que un B737-700 con un agujero pueda aterrizar sin lamentar más que una víctima, confirma su tesis.

La carrera por lograr el sistema de vuelo autónomo perfecto

Pero la compañía M2C no se rinde. Quiere ser el líder en la creación de un sistema FMS (sistema de gestión de vuelo) que no requiera contar con dos pilotos. Su hoja de ruta es iniciar las pruebas por simulador el año que viene, y luego aplicarlo en un avión regional que vuele a Antigua, en el Caribe.

En dos años, la start-up quiere demostrar que el sistema es seguro, y si tuviera éxito, prevé quede facturar hasta 1.000 millones de dólares en cinco años.

“Este futuro de la aviación está ahí. La pregunta no es si es posible o no, sino de cuándo” comenzará a implementarse, dijo el vicepresidente de M2C.