Vueling deberá crecer sin Niki

La aerolínea Niki volverá a manos de su fundador, Niki Lauda. EFE

Vueling deberá crecer sin Niki

IAG no podrá delegar los activos de Niki a Vueling, ya que el administrador concursal otorga la insolvente aerolínea a su fundador, el excorredor Niki Lauda

Vueling no tendrá la soñada expansión en el centro de Europa: la aerolínea Niki, que se declaró insolvente tras la caída de Air Berlin, volverá a manos de su fundador, el excorredor de Fórmula 1 Niki Lauda. El consorcio IAG no podrá concretar la operación de compra que había anunciado en diciembre.

El grupo aeronáutico había acordado a finales de diciembre comprar los activos de la aerolínea austríaca por 20 millones de euros y se había comprometido a inyectar otros 16,5 millones para garantizar su operatividad inmediata. La idea de IAG era incorporar los aviones, tripulación y slots de Niki a Vueling, y reforzar su presencia en el centro de Europa.

Laberinto judicial

Los acreedores habían aceptado la oferta de IAG. Sin embargo, una querella presentada con éxito ante la Justicia alemana por el portal de derechos del consumidor Fairplane obligó trasladar a Viena el juicio de insolvencia, ya que el centro operativo de Niki siempre estuvo en Austria y no en Alemania.

IAG comunicó que están “decepcionados” porque Niki no forme parte del consorcio

De esta forma, se abrió una vez más la carrera por comprar Niki, por la que se presentaron esta vez tres aspirantes: IAG, Niki Lauda, y la irlandesa Ryanair. Al final, la decisión de los administradores concursales fue otorgar la aerolínea a su fundador.

Niki Lauda, de 68 años, asumirá así nuevamente el control sobre la aerolínea que fundó en 2003 y vendió en 2011 a Air Berlin. Para poder asegurar su funcionamiento a partir del próximo marzo, Lauda cooperará con la aerolínea alemana Condor y el turoperador Thomas Cook.

IAG comunicó a la CNMV que el grupo estaba “decepcionado” por el dictamen de los administradores concursales y la oportunidad perdida en la integración de Niki al consorcio. El grupo formado por Vueling, Iberia, British Airways y Aer Lingus planeaba contratar a 750 de los empleados de Niki en Austria y Alemania e incorporar 15 aeronaves a la empresa catalana.