Aerosur, al borde del precipicio

Avión de Aerosur en pista

Aerosur, al borde del precipicio

Evo Morales embarga las ventas de la aerolínea boliviana como garantía para cobrar 145 millones en impuestos

CRISTINA NAVEDA

30/03/2012 - 17:58h

La aerolínea boliviana Aerosur esta en una situación “crítica”, al borde del precipicio. La compañía ha sido intervenida por el Gobierno boliviano de Evo Morales, que retiene las ventas desde hace 20 días.

Aerosur acumula una deuda de 145 millones con el Servicio de Impuestos Nacionales (1.338 pesos bolivianos), acumulados en el período comprendido entre 2004 y 2007, según destaca la prensa boliviana. El gobierno ha empujado al operador hasta el borde de la suspensión de las operaciones: no tiene dinero para pagar el combustible ni otros proveedores esenciales en las operativas de vuelo.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) no puede liquidar las ventas de los billetes por el embargo de 145 millones de euros decretado para garantizarse el pago de los impuestos adeudados. Este hecho ha provocado que Aerosur se quede sin oxígeno para continuar operando. “La caída es inminente”, apuntan fuentes especializadas.

Socios de Díaz-Ferrán

Aerosur aún no ha confirmado el cese de las operaciones, pero el sector da por hecho que se quedará en tierra la semana que viene. En España ya hay agencias de viaje que han dejado de representarla y, por lo tanto, de vender sus billetes “para curarse en salud”, según ha podido constatar este medio.

El trayecto más demandado en España es el vuelo directo desde Madrid a La Paz. Sus mayores clientes provenían del grupo de bolivianos residentes. Además, Aerosur tuvo a Gerardo Díaz-Ferrán como compañero de viajes al aliarse con Air Comet para conectar Bolivia y Europa.

Una flota reducida

Aerosur opera a 19 destinos, de los cuales siete son domésticos --Santa Cruz de la Sierra, Cochabamba, La Paz, Tarija, Cobija, Sucre y Puerto Suárez--; y nueve internacionales --Miami, Madrid, Cuzco, Buenos Aires, Salta, Tucumán, Washington, Sao Paulo y Asunción--; y tres destinos con conexión --Potosí, Uyuni y Oruro--.

La aerolínea barajaba la posibilidad de conectar Barcelona con Bolivia en junio de este año. El objetivo era conseguir más conexiones intercontinentales para las instalaciones de El Prat. La flota está compuesta por 11 aparatos.