Air China ya tiene los derechos para volar entre Barcelona y Shanghái

Air China ya tiene los derechos para volar entre Barcelona y Shanghái

La compañía persiste en el debate sobre la ruta con Cataluña mientras recaba los requisitos legales necesarios

Carles Huguet

Barcelona

20/04/2016 - 22:26h

Aviones de Air China en Pekin
Paso a paso, Air China allana el camino de su futuro en Barcelona. Mientras El Prat se centra en conseguir conectarse intercontinentalmente, la aerolínea asiática tiene la llave para unirlo con Shanghái. Una ruta que en noviembre pareció hecha, posteriormente se complicó y ahora se vuelve a encaminar. Al mismo ritmo que ultima la toma de una decisión, elimina las trabas existentes y ya cuenta con los derechos de vuelo para operar en el aeródromo catalán.

La aerolínea ya dispone de los slots -espacios de tiempo- para despegar y aterrizar. "Sin embargo, todavía siguen las conversaciones y no se ha concretado ninguna resolución", explican fuentes cercanas a la entidad. Y alertan: "Al final la concesión va a expirar sin haber determinado nada". La última adjudicación se realizó en febrero y corresponde a la temporada de verano.

Air China no ha comunicado a Aena sus planes. Sin embargo, desde el sector ven un síntoma muy positivo el trámite burocrático de la empresa. Aun así alertan: "Disponer de los derechos no implica obligatoriamente que vayan a utilizarlos".

Un vuelo que parecía hecho en noviembre

La conexión entre Barcelona y Shanghái salió a la luz después de que la Generalitat hiciera pública una reunión entre el conseller de Territori, Santi Vila, y el director del comité comercial de la aerolínea, Zhou Enyong. Un gesto que no gustó demasiado en la cúpula de la delegación china.

El político catalán incluso realizó declaraciones a los medios de comunicación convocados. "Las cifras y la demanda demuestran la viabilidad de la ruta así como nuestra actividad empresarial, que acredita una fuerte implantación en el país y en esta ciudad", justificó. Sus palabras no han convencido seis meses después, y el vuelo sigue en fase de estudio. 

La rentabilidad de Shanghái

Shanghái es el cuarto destino con mayor demanda no cubierta desde El Prat. Según los datos del Comité de Desarrollo de Rutas Aéreas, 84.605 personas se desplazaron entre Cataluña y el Aeropuerto de Pudong en 2015. El umbral a partir del que una conexión empieza a ser rentable son los 50.000 usuarios al año, ilustran en el sector. A priori, pues, no deberían existir dudas sobre la rentabilidad.

Air China, además, ya opera un vuelo entre Barcelona y Pekín desde 2014. Los Airbus A330-300 de la firma despegan hasta cuatro veces por semana de la base catalana y hacen una parada técnica -menos de dos horas- en Viena. Éste podría ser un punto caliente de la negociación, pues mientras desde la instalación española se busca establecer rutas intercontinentales directas, varios medios publicaron que, de producirse, el vuelo también realizaría una escala en la capital de Austria.