Air France levanta el vuelo: los pilotos ponen fin a la huelga

Air France levanta el vuelo: los pilotos ponen fin a la huelga

Los sindicatos ceden ante la presión del Gobierno francés y prefieren negociar "en un ambiente más sereno"

Redacción

Barcelona

28/09/2014 - 13:38h

El grupo Air France perdió un 16% de pasajeros en septiembre I EFE
El sindicato mayoritario de pilotos en Air France, el SNPL, decidió este domingo poner fin a 14 días de huelga. Más que pasar página, los trabajadores ponen un punto y seguido. La crisis provocada por el plan de desarrollo de Transavía Europe, la filial de bajo coste de la aerolínea, sigue sin solución.

Los pilotos reclaman un contrato único para Air France y Transavía que no está sobre la mesa en este momento, a pesar de las innumerables reuniones que en las últimas dos semanas han mantenido dirección y sindicatos.

¿Por qué cesa la huelga entonces? El portavoz de SNPL, Guillermo Schmid, apuntó que los pilotos asumían "su responsabilidad" y que preferían "continuar las discusiones en un ambiente más sereno", según recoge Le Figaro.

Efectivamente, los ánimos están muy caldeados. El primer ministro Manuel Valls era portada este domingo en Le Monde por un rapapolvo de primera magnitud a los pilotos. El Gobierno francés considera que la huelga "es insoportable para los usuarios, insoportable para Air France e insoportable para la actividad económica del país", en palabras de Valls.

Los pilotos acceden ahora a ponerle fin pero sin dejar de lado sus reivindicaciones. Desde el pasado 15 de septiembre, la protesta ha logrado cancelar entre el 50% y el 60% de los vuelos, dejando en tierra ya a más de 65.000 pasajeros.

La dirección de Air France insistió en que de seguir esta dinámica corría peligro la viabilidad de la empresa, pero lo cierto es que todavía no atendieron las reivindicaciones de los pilotos. El sindicato valoró negativamente la última ronda de negociaciones, este mismo sábado. La principal concesión de la aerolínea fue, hasta la fecha, renunciar al plan de expansión de su filial low cost. En ese nicho de mercado, con Ryanair, EasyJet o Vueling como referentes, pretendía construir Air France uno de sus pilares de futuro.

La renuncia a la hoja de ruta inicial que desencadenó la huelga no es suficiente para los trabajadores, que siguen reclamando, sin fruto, un contrato único para Air France y Transavía.