¿Un taxi aéreo en cada balcón? Airbus proyecta la ciudad del futuro

Airbus sueña con una ciudad del mañana en que los coches voladores despeguen desde cada terraza. O balcón. Foto: MVRDV

¿Un taxi aéreo en cada balcón? Airbus proyecta la ciudad del futuro

Airbus y el estudio MVRDV analizan cómo los taxis aéreos cambiarán la forma de movilizarse y las reglas del urbanismo de las próximas décadas

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

03/03/2020 - 11:27h

Los proyectos de los taxis aéreos todavía tienen un largo camino por recorrer, tanto tecnológico como legal. Pero Airbus no pierde el tiempo y trabaja con firmas de urbanismo y arquitectura para pensar cómo será la movilidad de mañana. Y los resultados son sorprendentes.

El fabricante de aviones desarrolla con el estudio de arquitectura holandés MVRDV un plan de Mobilidad Aérea Urbana (UAM, por sus siglas en inglés), proyecto en el que también trabajan las firmas Bauhaus Luftahrt, ETH Zurich y Systra.

[Para leer más: Así será el hub de taxis aéreos de Uber en Silicon Valley]

Estas firmas se preguntan ¿cómo impactará la llegada de los taxis aéreos en la manera de viajar, pero también de socializar? ¿Implicará cambios en el diseño de las ciudades del futuro? ¿Qué lugar ocupa la sostenibilidad? ¿Y de qué manera las ciudades se transformarán, no solo para los usuarios de estos vehículos, sino para todos los residentes?

V12 Creating multimodal R D hubs San Francisco

Los nodos de transporte serán centros de educación y consumo. Foto: MVRDV

La llegada de los ‘puertos verticales’

Una de las llaves que abrirán la puerta del cambio se llama ‘vertiport’, que se podría traducir como ‘puerto verticale’ o la más literal de ‘vertipuerto’; en referencia a la posibilidad de que estos vehículos puedan despegar y aterrizar perpendicular al suelo.

El socio fundador del estudio MVRDV sueña con que haya un puerto vertical en cada balcón

Las investigaciones de estas firmas proponen que haya diferentes tipos y tamaños de puertos verticales, así como hay varias clases de terminales ferroviarias, de buses o de metro.

Pero a diferencia de las terrestres o marítimas, cada puerto vertical tiene una infraestructura autónoma. O sea, no necesitan de carreteras, túneles o vías férreas que los conecten.

V9 Promoting accessibility between disconnected areas Jakarta

Los vehículos aéreos pueden conectar áreas aisladas. Foto: MVRDV

Más pequeñas, autónomas y sostenibles

Además del ahorro de espacio, también permite una importante racionalización de energía y recursos naturales.

Es más: el plan UAM proyecta que estos puertos sean más que nodos de intercambio de transporte, que sean puntos de intercambio comercial, de información, que funcione como centro educativo, de salud o de negocios.

Acortando distancias

En aquellas ciudades que crecen de forma desmedida, puede servir para reducir distancias entre los centros de residencia con los de trabajo.

[Para leer más: El coche aéreo de Boeing levanta el vuelo]

Y en los barrios que han sido atravesados por autopistas o nudos ferroviarios, estos taxis aéreos pueden ayudar a reconstruir el tejido vecinal que las infraestructuras han cortado.

V6 Enhancing recreational opportunities Half Moon bay

Los cambios urbanísticos crearán nuevas formas de socializar. Foto: MVRDV

“Así como las ciudades son cada vez más densas y las tecnologías se desarrollan, está cada vez más claro que las urbes de tres dimensiones (que incluyan a los vehículos voladores) será el modelo urbanístico del futuro. Será una ciudad donde la movilidad estará en mi balcón”, dice Winy Maas, socio fundador del estudio MVRDV.

Una manera sostenible de crecer

La idea no es que este plan de movilidad reemplace a la actual red de infraestructuras de las ciudades, sino que las mejore y sea complementaria.

La expansión de los puertos verticales ayudará a reconstituir el tejido vecinal que las infraestructuras han dividido

Por ejemplo, aventuran, podrá dar respuestas de transporte más rápida en casos de emergencia; o también ayudará a las metrópolis de países subdesarrollados a contar con una red de movilidad que no requiera de grandes inversiones, como sería el caso de nuevas autopistas, líneas de ferrocarril o de metro.

Algunos de los proyectos delineados por estas compañías se pueden ver en la Bienal de Urbanismo / Arquitectura Bi-City de Shenzhen y Hong Kong, donde en una serie de ilustraciones se enseña cómo serán las ciudades del mañana cuando haya puertos verticales en cada terraza. O balcón.