Alvia mortal en Santiago

Alvia mortal en Santiago

El siniestro ferroviario se cobra la vida de 78 personas y deja 150 heridos

Decenas de pasajeros (78, según el último conteo oficial) murieron anoche en Santiago de Compostela (Galicia) al descarrilar el tren Alvia 151 en una curva “muy difícil”, según los técnicos de Fomento, por exceso de velocidad. Esas son las primeras conclusiones de la investigación. El convoy, de 13 vagones, viajaba a más de 180 km/h en un tramo limitado a 80. Iban a bordo 218 pasajeros, además de la tripulación. [Acceda a la galería fotográfica elaborada por Economía Digital]

El tren, un modelo similar al AVE pero con capacidad para rodar por las vías de los trazados convencionales y en las de alta velocidad, partió de la estación de Madrid-Chamartín y su destino era El Ferrol. A las 20:40 horas de la tarde del miércoles, a cuatro kilómetros de Santiago, se salía del trazado con virulencia.

Los vagones saltaron por los aires


Uno de los vagones saltaba por encima de la catenaria a cinco metros de altura, y quedaba achatarrado en una calle de la parroquia de Angrois. Antes, destrozó la protección de vidrio que separa las vías del casco urbano. Otros dos coches del Alvia se incendiaron. La locomotora también sufrió el impacto, pero evitó la peor parte.

Los dos conductores han sobrevivido. Uno de ellos corrobora la tesis del exceso de velocidad. La ministra de Fomento, Ana Pastor (PP), aseguró en TVE que el Gobierno “está concentrado en atender a las víctimas”. Por ahora, rehúsa dar explicaciones sobre las causas. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (PP), redundó: “Es el momento de estar con las víctimas”.

El tren accidentado lo fabrica Talgo


Los servicios del Alvia se prestan con trenes fabricados por Talgo y están expresamente preparados para recorrer largas distancias debido a la versatilidad con la que fueron diseñados. Es el primer accidente del modelo, pero se trata del más grave de la historia del ferrocarril español en los últimos 70 años.

Los vecinos de Angrois hablaron con la prensa local y describieron cómo algunos pasajeros salieron disparados por las ventanas. Murieron en el acto. Había heridos “desangrándose”, humo e incendios. Los servicios de emergencia acudieron con presteza y alrededor de las 00:37 horas de la noche se daba por zanjada la operación de rescate. La cifra oficial de víctimas sigue abierta. Entre los cien heridos trasladados a los hospitales de la zona, los hay de carácter ‘muy grave’.

La peor tragedia en 70 años


Este miércoles, la alta velocidad española se tiñe de luto. Desde que en 1992 se puso en marcha el trayecto entre Madrid y Sevilla ha habido pocos sustos. El ferrocarril sigue siendo, con la aviación, uno de los transportes más seguros. El Alvia mortal de Santiago desplaza, sin embargo, a la tragedia de Chirivella como el accidente más duro.

En 1980, un tren envestía un autobús. Murieron 27 personas en el paso a nivel de la tragedia. La lista negra del tren español la completan Chinchilla (19 muertos), Navarra (18 muertos), Soria (17 muertos) y Juneda (15 muertos). La caja negra del Alvia 151 aportará los detalles definitivos con los que escribir la página más triste de este medio de transporte.