Antes de embarcar, dese un capricho de 5.000 euros

Antes de embarcar, dese un capricho de 5.000 euros

Los duty free de los aeropuertos se están convirtiendo en nuevos templos del lujo

Sonsoles Vázquez

29/11/2015 - 17:52h

Tienda de Louis Vuitton en el aeropuerto de Heathrow, Londres

Algunos pasajeros llegan muy pronto, angustiados con la idea de perder su avión, y otros, en el último momento, pero todos viven la misma experiencia: desde el check-in hasta la hora de embarcar hay un tiempo muerto, perfecto para comprar. Este universo ya tiene un nombre --el travel retail-- y hasta un apodo --el sexto continente-- y un público objetivo de 5.000 millones de pasajeros actuales que está previsto se duplique en 2030.

Necesidades inmediatas y carteras abultadas

¿Qué se compra ahora en Barajas, Charles de Gaulle, Heathrow o Doha? De todo, pero especialmente productos de lujo, aunque algunos no entiendan cómo es posible adquirir un bolso de 5.000 euros o una corbata de 2000 dólares antes de salir corriendo hacia la sala de embarque. Desde las grandes marcas apuntan a que ha nacido un nuevo tipo de consumidor: aparte del que compra por impulso, ese viajero frecuente que no tiene tiempo ni ganas de ir de tiendas, pero que en sus viajes siente necesidades inmediatas y dispone de un abultado presupuesto.

http://www.02b.com/es/img2/2015/11/gucci-toronto-24428.jpg

Sin embargo, el travel retail tiene un obstáculo: suelos grisáceos, puertas de seguridad, paneles luminosos… Un entorno no especialmente elegante y bastante alejado del que se disfruta, por ejemplo, en la calle Serrano de Madrid o en el Feauborg St-Honoré de París. Por tanto, los aeropuertos, conscientes de la importancia de los alquileres comerciales en sus ingresos, están redoblando sus esfuerzos para atraer a las firmas de lujo, transformando poco a poco sus terminales en atractivos centros comerciales.

Según KPMG, los 5.000 millones de pasajeros actuales se gastan cada año más de 60.000 millones de dólares en las tiendas duty free de los aeropuertos y llegarán a alcanzar los 100.000 millones de dólares en diez años. Para las marcas de lujo, este mercado constituye igualmente todo un reto, no sólo por su volumen y potencial de crecimiento, sino también porque permite atraer a una nueva clientela procedente mayoritariamente de los países emergentes, como China e India.

Heathrow, nuevo paraíso del lujo

En enero de este año, la consultora Skytrax publicó un estudio realizado entre 13 millones de personas de 112 nacionalidades diferentes que ha calificado al aeropuerto londinense de Heathrow como el mejor del mundo para las compras de lujo. Algo que no es de extrañar si se tiene en cuenta que sólo en la terminal 5 se han invertido recientemente 40 millones de libras para embellecerla y acoger nuevas marcas de lujo, como la primera tienda-bar de Fortnum & Mason.

http://www.02b.com/es/img2/2015/11/rolex-hong-kong-24429.jpg

Asimismo, junto a otras 22 marcas de lujo (Cartier, Rolex, Bottega Veneta , Burberry, Dior, Mulberry, Harrods…), Louis Vuitton ha abierto aquí su primera tienda en un duty free espectacular, muy cerca de la de Rolex, de diseño ultra-modermo, y de la de Paul Smith, con muebles estilo biblioteca inspirados en el Museo Británico. Además, el aeropuerto ha contratado 38 personal shoppers que acompañan a unos 2.000 exclusivos clientes al mes, que se gastan la friolera media de 100.000 libras esterlinas cada uno.