Así es como Renfe lanzará el AVE low cost (y rentable)

Un tren AVE de Renfe, en una imagen de archivo | Foto: EFE.

Así es como Renfe lanzará el AVE low cost (y rentable)

La operadora se adelantará a la liberalización del sector, prevista para 2020, con el lanzamiento de su propio modelo de tren de alta velocidad a bajo coste

Mar Nuevo

Madrid

28/03/2019 - 17:06h

Renfe ya tiene los trenes con los que lanzará su propio servicio de tren de alta velocidad low cost, lo que le permitirá ponerlo en marcha “bastantes meses antes” de la liberalización del transporte ferroviario de viajeros, previsto para diciembre de 2020.

Con material rodante propio ya existente, la operadora no dependería de nuevos encargos de trenes para poder lanzar su nuevo producto de bajo coste, señaló su presidente, Isaías Táboas, quien recalcó que el objetivo es hacerlo rentable desde el primer día de su lanzamiento.

La operadora mantedrá en paralelo su AVE clásico al considerar que hay mercado suficiente para mantener esos dos productos diferenciados

[Para leer más: Los trenes de alta velocidad se suben al modelo low cost]

Nuevo AVE low cost

El nuevo tren será más barato que el AVE y con precios adaptados al “mercado que queremos atacar”, pero sin perder dinero.

Para ello, Renfe tiene que ajustar su modelo de operación interna y de costes, a fin de poder producir ese servicio al precio que sea necesario para lograr un margen aunque sea pequeño, añadió.

Para lograr viajeros para su nuevo AVE, Renfe 'atacará' a los viajeros viajeros que actualmente optan por la carretera que, por ejemplo entre Barcelona y Madrid constituyen el 38% del total

La operadora mantendrá en paralelo su AVE clásico, ya que considera que, en España, hay mercado suficiente para mantener esos dos productos diferenciados. Sin embargo, se  realizará un análisis para “equilibrar ambas ofertas”, de forma que el viajero potencial pueda optar por una u otra en función de los servicios que demande.

Según Táboas, el AVE clásico es un servicio muy reconocido y que la gente valora mucho, por lo que su intención es “jugar” con los dos productos.

[Para leer más: Los AVE low cost asaltan el mercado europeo]

AVE Barcelona Madrid

Los viajeros que actualmente optan por la carretera constituyen el mercado potencial para este nuevo AVE, según el presidente de Renfe. Entre Madrid y Barcelona, por ejemplo, es la vía escogida por un 38% de los viajeros (con una cuota del 33% el coche y el 5% el autobús).

Por su parte, el AVE cuenta en este corredor, que mueve a 11 millones de pasajeros al año, con un 39% de mercado, muy por delante del avión, con un 23%.

Para competir con el coche en la ruta Madrid Barcelona, el AVE low cost debería costar entre 53 y 55 euros, 20 menos si quiere robar pasajeros al autobús

“Ahí es donde hay una oportunidad de mercado, siempre que seamos capaces de producir a coste medio de este segmento” que se sitúa, según sus datos, entre 53 y 55 euros en el caso del coche y en 32 euros en el del autobús.

Además recordó que en España hay diez corredores ferroviarios relevantes -de los que siete cuentan con el AVE- y en cinco de ellos se utiliza mucho más el coche que el tren.

La alta velocidad con sello francés

Los planes del lanzamiento del producto de bajo coste meses antes de la liberalización se conocen después de que la francesa SNCF hiciese públicos los detalles del modelo ferroviario que quiere exportar a España.

La operadora francesa SNCF plantea un modelo de minimización de costes hasta lograr tarifas hasta un 50% más económicas que las tradicionales

Trenes con más asientos, que circulen más horas al día y que limiten al máximo los servicios que no comprometan la seguridad son los principales rasgos de su proyecto, que busca minimizar costes hasta lograr tarifas hasta un 50% más económicas que las tradicionales.

El lanzamiento hace seis años de su producto de bajo coste Ouigo, inspirado en las aerolíneas de bajo coste, es el modelo que piensan exportar a España. Y tienen prisa por hacerlo, ya que “ser el primero es uno de los factores de éxito”, según señaló la consejera delegada de Voyages SNCF, Raquel Picard.

Según su experiencia, el lanzamiento de trenes más económicos es beneficioso para todos y, en el caso francés, logró impulsar el número de viajeros, encontrar nuevos viajeros e incluso impulsar el servicio de alta velocidad clásico (TGV).

Para su implantación en España, SNCF replicará su producto de bajo coste Ouigo

Así, Ouigo ha llegado a transportar a 17 millones de pasajeros al año, de los que un 60% pagan menos de 25 euros por trayecto.

De la mano de un socio local

Para penetrar en el mercado español, SNCF busca un socio local –actualmente negocia con ILSA, integrado por Acciona y Air Nostrum- pero no descarta hacerlo en solitario si las negociaciones no fructifican.

La gran duda, entonces, es si la empresa contará con suficientes trenes para empezar a operar en nuestro país desde el primer momento y si utilizará los que ya opera entre España y Francia junto con Renfe o bien adquirirá nueva flota.

Internacionalización de Renfe

En sentido inverso, Renfe tiene sus propios planes de internacionalización. La idea, según Táboas, es entrar en países donde se van a abrir nuevas líneas ferroviarias y competir en mercados ya liberalizados, donde Renfe puede ofrecer servicios a un precio competitivo y no solo los de alta velocidad sino también los públicos.