Así será el ERE de Iberia, uno de los mayores de la historia

Así será el ERE de Iberia, uno de los mayores de la historia

IAG argumentará un millón y medio de euros en pérdidas diarias para despedir a 7.000 trabajadores de la aerolínea

International Airlines Group (IAG), el holding propietario de Iberia y British Airways (BA), tiene preparada la documentación que presentará al Ministerio de Trabajo para justificar el expediente de regulación de empleo (ERE) en la aerolínea española. El grupo con sede en Londres demostrará pérdidas de un millón y medio de euros al día para reducir la plantilla de Iberia en prácticamente 7.000 trabajadores, según los datos a los que ha tenido acceso el diario de la industria turística 02B –editado por Economía Digital—.

Éste, junto al de Telefónica, otra gran compañía española privatizada durante el primer mandato del ex presidente del Gobierno José María Aznar (PP), será el mayor ERE de la historia del país. El abanico de despidos es similar en ambos casos. No en vano, las dos firmas sufren problemas de competitividad, agravados por la persistente crisis económica. Telefónica e IAG obtienen las ganancias en el campo internacional. El presidente de la teleco, César Alierta, es además el mayor accionista individual del grupo aeronáutico.

Pérdidas millonarias

Por esta razón, el consejero delegado de IAG, Willie Walsh, argumentará que las pérdidas de la filial dirigida por Antonio Vázquez, a la vez presidente del holding, ponen en riesgo la estabilidad del grupo completo. Mientras BA gana 13 millones de euros al semestre, tras sufrir varios ajustes salariales y de plantilla en los últimos años, Iberia pierde 260 millones.

El resultado hasta junio arrojó esos datos oficiales, pero la tendencia, lejos de atenuarse durante los meses potentes de verano para la industria aeronáutica, sigue enquistada en la zona de los números rojos. Las proyecciones indican que Iberia cerrará el año con otros 270 millones en pérdidas.

Las condiciones del ERE

Iberia ha planteado que ofrecerá a los 6.800 profesionales inicialmente afectados una indemnización de 45 días de salario por año de trabajo, con un máximo de tres anualidades y media. Además, completará la cantidad con una paga adicional según la antigüedad. El ERE incluye un epígrafe pensado específicamente para los colectivos que, según la compañía, lastran los márgenes. Es decir pilotos y tripulantes de cabina, a quienes se les planteará un programa de desvinculación incentivada para los que lleven al menos 15 años volando para Iberia y cuya edad esté comprendida entre los 50 y 60 años en el momento de la baja.

Concretamente se les ofrecerá el 60% del sueldo hasta que alcancen los 61 años, aunque esta franja podría elevarse hasta los 63 años. La alta dirección de IAG aún decide si extender este incentivo para abandonar la empresa al resto de categorías profesionales. Internamente, se valoran las condiciones como “muy buenas” y la intención de Londres es generar un ERE lo suficientemente atractivo como para que las bajas sean voluntarias. Las características del expediente son pre-reforma también con la intención de minimizar el previsible conflicto laboral.

Inminente

IAG calcula que el plan para recortar la plantilla de su marca española tendrá un coste de 2.000 millones durante los tres años en los que esté vigente. El ajuste permitirá ahorrar 1.200 millones, según los cálculos de la multinacional. La matriz surgida de la fusión de las aerolíneas española y británica recuerda que la puesta en funcionamiento de Iberia Express, que ha transportado a más de un millón de pasajeros en medio año, y la regulación de la plantilla son necesarios para la estabilidad de Iberia. Las negociaciones con los sindicatos siguen abiertas y se espera la presentación del expediente definitivo en los próximos días.