BCN pierde cruceristas por la planificación de las navieras

BCN pierde cruceristas por la planificación de las navieras

La menor oferta de las compañías reduce el 9,4% el tráfico del Puerto de la capital catalana

Gabriel Trindade

Barcelona

21/07/2014 - 20:34h

Cruceros en el puerto de Barcelona
El Puerto de Barcelona atraviesa un bache. En los primeros seis meses del año ha perdido el 9,4% de tráfico respecto al mismo periodo en 2013. La Autoridad Portuaria de Barcelona (APB) resta importancia a este hecho y achaca el descenso a que las navieras han programado menos cruceros en el Mediterráneo. La cifra contrasta con el resultado cosechado a nivel español: un incremento del 5,79%.
      
 
Las navieras tomaron la medida frente a las previsiones económicas en 2012
 
Tal y como señaló el Observatorio del Crucero 02B, las compañías han presentado una menor oferta para este curso en la zona de influencia del puerto catalán. Las navieras tomaron esta medida, un tanto conservadora, frente a las previsiones económicas del momento. “Las navieras trabajan a dos años vista. Fue en 2012 cuando decidieron reducir presencia en el Mediterráneo en favor de otros puntos”, explican desde la APB.

Otro aspecto por el que se tomó esta medida fue por un intento de elevar los precios. La temporada anterior, la 2013, se caracterizó por una fuerte venta de billetes de última hora. Al presentar menor oferta, las compañías esperaban --y, según parece, han acertado-- que los clientes adquiriesen sus pasajes antes.

Barcelona recibió hasta junio 946.331 pasajeros. Pese al descenso, son buenas cifras. El puerto se mantiene como el más influyente de Europa a nivel de cruceros y el cuarto mundial. No alcanzará la cifra récord de 2,6 millones de cruceristas este curso pero ha cimentado las bases para igualar o superar tal cantidad.

La APB ha realizado un fuerte trabajo por desestacionalizar el sector. El primer trimestre de este año fue mejor que el anterior. Los responsables del puerto creen que este hecho contribuirá decisivamente para los cursos 2015 y 2016, así como la vuelta a la normalidad en el Mediterráneo. Y alguna novedad más, como la llegada del Allure of the Seas, el crucero más grande del mundo.