El boom de la aviación frena su expansión

A pesar de la menor expansión del tráfico aéreo se espera un verano complicado, vaticina ALA.

El boom de la aviación frena su expansión

Para esta temporada el tráfico aéreo en España solo crecerá el 2,5%, cuatro veces vemos comparado con 2016

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

21/03/2019 - 11:01h

La acelerada expansión del tráfico aéreo en España está bajando su ritmo. Si en el verano de 2016 creció un 10%, para esta temporada se espera un incremento del 2,5%, cuatro veces menor.

Esta cifra aportada por la Asociación de Líneas Aéreas (ALA) se encuadra con el crecimiento que se espera en Europa, que se situará en el 3,2%, precisó el presidente de la entidad Javier Gándara.

[Para leer más: La peor pesadilla de las aerolíneas]

En invierno se crece (pero también menos)

En la temporada de invierno, que oficialmente termina a fines de marzo, se presenció un aumento del 7,1% en las operaciones.

Del 10% que creció el tráfico aéreo en 2016 se descendió al 4,6% el año pasado, y para este año quedará en el 2,5%

Este índice también es menor comparado con el de las últimas temporadas (en la del año pasado fue del 9,1%), pero para ALA representa un saldo positivo en su búsqueda de la desestacionalización.

Hace cinco años, en España se ofrecían 1,68 asientos en temporada alta frente a la baja. Ahora este ratio bajó a 1,48, en sintonía con las estadísticas en el resto de Europa.

Mejor puntualidad en el invierno

Un rasgo positivo de la última temporada es la mejora de la puntualidad en las operaciones. En los 25 aeropuertos principales de Europa ha sido del 79%, 16 puntos mejor que la obtenida durante la temporada de verano, cruzada por la saturación en muchas terminales y varias jornadas de huelgas por parte de los controladores.

[Para leer más: La puntualidad en El Prat se derrumba]

Además, los dos aeropuertos españoles principales, Madrid y Barcelona, se han situado por encima de la media, con una puntualidad del 87% y el 84% respectivamente. 

Cabe esperar que esta buena performance se mantenga en el verano, y que no se repitan los episodios de retrasos crónicos que se vivieron en El Prat, que lo llevaron a desplomar sus índices de puntualidad durante la última temporada estival.

Se espera un verano complicado

Pero ya Gándara advierte de que el verano “será complicado” en la gestión del espacio aéreo.

“Cabe recordar que la posición geográfica de España la convierte en uno de los países más vulnerables de cara a sufrir las consecuencias de la congestión del espacio aéreo. Cualquier alteración operativa en el centro de Europa provoca de forma inevitable que los vuelos hacia o desde España se vean afectados”, describió el presidente de ALA.

Las aerolíneas reclaman compartir las compensaciones

Para evitar un nuevo panorama de retrasos y cancelaciones precisó que las aerolíneas trabajan para incrementar el número de aviones y tripulaciones en standby (reserva) de las que hacer uso en caso de necesidad.

La Asociación de Líneas Aéreas reclama que las compensaciones por retrasos no sean asumidas solamente por las aerolíneas

Gándara aprovechó la presentación de estos resultados para reclamar que las aerolíneas no sean las únicas que tengan que pagar compensaciones a los pasajeros por retrasos, sobre todo si son por causas ajenas a las compañías aéreas.

Por otra parte, el titular de ALA negó que la paralización de los vuelos del Boeing 737 MAX pueda alterar la programación del verano. Recordó que hay pocas aerolíneas en Europa que operan este modelo de avión, y los que lo hacen “tienen cierta capacidad de flota” para afrontar la situación, indicó.