Cambios en la cúpula de la gestora de cruceros de Barcelona

Cambios en la cúpula de la gestora de cruceros de Barcelona

Juan Riva se convierte en presidente de Creuers del Port tras su privatización

Gabriel Trindade

Barcelona

23/05/2014 - 19:58h

Cruceros de lujo en el puerto de Barcelona
Creuers del Port de Barcelona, sociedad que gestiona cinco de las siete terminales de cruceros de la capital catalana, ha cambiado su dirección. La nueva cúpula nace tras la completa privatización de la firma. La Autoridad Portuaria se desprendió de su participación este 2013. El movimiento accionarial ha aupado a la presidencia de la empresa a Juan Riva, presidente de la asociación naviera europea (European Community Shipowners Associations, ECSA).
      
 
Creuers del Port también gestiona una terminal en Málaga y en Singapur. Recientemente, ha ganado una concesión en Lisboa
 
Riva es también presidente del grupo Suardiaz. Sustituye en el cargo, según refleja el registro mercantil, a Eduardo Cortada. 02B ha intentado ponerse en contacto sin éxito con Creuers del Port para conocer los objetivos del nuevo responsable de la firma.

La gestora portuaria se constituyó en 1999 con participación pública. El objetivo de esta firma era incrementar el tráfico de cruceristas en la capital catalana. 15 años después, la firma había logrado sus objetivos. Por eso, la Autoridad Portuaria vendió la mayor parte de su participación a Barcelona Port Investment (BPI), obteniendo una plusvalía de 14 millones de euros.

BPI está compuesta por la turca Global Ports y a Royal Caribbean. Su entrada en el capital de la firma ha reservado asientos en el consejo de la administración para los directivos Narin Saygin, John Tercek, James Paul Dominic y Ildir Ferdag. El resto del accionariado es propiedad del grupo World Duty Free y del grupo Suardiaz.

Creuers del Port también gestiona la terminal de cruceros de Málaga y la de Singapur. Recientemente, ganó un concurso público en Portugal para construir a través de un consorcio la futura terminal de Lisboa. El contrato está valorado en 22,7 millones de euros y supone una concesión de 35 años para explotar la estructura.

En Barcelona, la firma explota tres terminales del muelle adosado --las instalaciones A, B y C--, así como las terminales Norte y Sur del Wold Trade Center. La capital catalana es el primer puerto de cruceros de Europa y el cuarto del Mundo. El año pasado igualó su mejor cifra de pasajeros, con 2,6 millones de personas. La Autoridad Portuaria espera que la desestacionalización de este sector ayude a superar el récord.