El caos del tránsito se soluciona volando

Prototipo de Uber para transportar pasajeros en las grandes ciudades.

El caos del tránsito se soluciona volando

Bell Helicopter y Uber unen fuerzas para crear taxis aéreos, una carrera a la que también se apuntan Airbus y Google

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

07/02/2018 - 11:36h

Los coches eléctricos e híbridos pueden solucionar la escasez de los combustibles fósiles, pero no despejan las dudas sobre el otro problema de la movilidad: el caos del tránsito.

En San Pablo, Nueva York y Yakarta, por nombrar algunas de las ciudades que más padecen este problema, los ejecutivos recurren a los helicópteros para trasladarse desde los hogares hasta sus oficinas.

Pero la clave para que este medio sea un éxito reside en la reducción de sus costes. Y aquí entra Uber a ofrecer su plataforma de transporte colaborativo. La start-up ha firmado una alianza con el fabricante Bell Helicopter para popularizar los taxis aéreos en la próxima década, informa Bloomberg.

El 2020 se verán los primeros taxis áereos, vaticina un ejecutivo de Uber

“No se verán taxis aéreos mañana, pero sí más pronto de lo que la gente cree”, dijo Patrick Moulay, vicepresidente de ventas del fabricante de helicópteros. Si se trata de poner una fecha, el ejecutivo vaticina que entre el 2020 y el 2025 las primeras aeronaves de viajes colaborativos surcarán los aires de las principales ciudades del mundo.

En Nueva York y en la capital de Indonesia hay aplicaciones que permiten reservar vuelos en helicópteros, pero la propuesta de Uber es que esta mecánica se popularice en todo el mundo, y que los viajes se puedan organizar entre varios usuarios para reducir costes.

La carrera por volar en ciudades

Las ideas para crear coches voladores están lejos del DeLorean de Regreso al Futuro. Más bien son prototipos de drones gigantes, que puedan transportar a una o dos personas y despegar y aterrizar en forma vertical sin problemas. Para evitar el exorbitante gasto del combustible fósil serán unidades eléctricas.

Además de la alianza con Bell, Uber también firmó acuerdos con otros fabricantes del sector como Aurora Flight Sciences, Pipistrel Aircraft, Embraer y Mooney International para desarrollar un vehículo aéreo antes de 2020. Para ello, ha fichado al ingeniero de la NASA Mark Moore para dirigir los proyectos de Uber Elevate, que proyecta operar las primeras unidades en Dallas y Los Ángeles.

Uber también ha suscripto un acuerdo con el gobierno de Dubai y firmas inmobiliarias de la ciudad del Golfo para construir zonas de aterrizaje y despegue de estos prototipos.

Airbus y Google también piden pista

Pero Uber no es el único interesado: Airbus ha probado con éxito un vehículo aéreo que puede ser piloteado a la distancia, y que podría transportar a un pasajero.

Google no se iba a quedar de brazos cruzados y su consejero delegado Larry Page ha creado las start-ups Kitty Hawk y Zee Aero para desarrollar vehículos voladores. En este video se puede ver el prototipo de Kitty Hawk, que recuerda a un aerodeslizador volando sobre las aguas de un lago.