Los coches de lujo se suman a la movilidad compartida

Porsche es la primera marca de coches de lujo que se suma a la movilidad compartida.

Los coches de lujo se suman a la movilidad compartida

Porsche lanza un programa para que los propietarios de sus exclusivos automóviles puedan prestarlo por días o meses

No hace falta gastar 78.000 euros por tener un Porsche Carrera 911 o 220.000 euros por conducir un 911 Turbo S Exclusive Series. Porsche lanzó un programa para usar estos exclusivos vehículos, ya sea por meses o días. Y no serán ofrecidos por la empresa, sino por los dueños de los coches.

Porsche Host es un programa de coche compartido desarrollado por la división digital del fabricante alemán en colaboración con su socio Turo. El plan piloto se limita a las ciudades de Los Ángeles y San Francisco, y a partir del 8 de octubre ya se pueden realizar las reservas a través de la aplicación y de la web de Turo.

La experiencia de conducir un Porsche

Los propietarios que quieran dejar sus vehículos con el cartel de “disponible” recibirán un curso de capacitación por parte de Porsche para que puedan trasladar la experiencia de conducir un vehículo de estas características a los usuarios ocasionales.

Los propietarios de vehículos Porsche pueden dejar sus coches en alquiler por días, semanas o meses

"Las asociaciones con empresas innovadoras como Turo son la llave para garantizar que podemos transformar nuestras ideas en realidad y dar a nuestros clientes experiencias Porsche completamente nuevas. Trabajando con estos socios podemos desarrollar nuevos modelos de negocio y de programas de movilidad", señaló el director general de Porsche Digital, Thilo Koslowski.

Extensión del sistema Porsche Drive

Lo novedoso del sistema es que el fabricante abre la puerta a los propietarios a que gestionen el préstamo de sus coches. La empresa ya cuenta con el servicio Porsche Drive, que permite alquilar por horas o hasta un mes sus vehículos.

Para ello, el interesado indica el modelo que le interesa, la fecha en que quiere sentarse frente al volante, y previo pago de una garantía de 2.500 euros, ya reserva su coche.

Este servicio por ahora se limita a Alemania, Suiza y Canadá, y en breve se expandirá a EEUU. Un día a bordo de un 718 Boxter cuesta desde 250 euros, hasta los 450 euros que sale conducir un 911 Turbo S.

Cada vez más fabricantes apuestan por la movilidad sostenible

La iniciativa de Porsche se suma a otras acciones de diversos fabricantes de automóviles que ven, en un mediano plazo, que las ventas de coches privados se estancarán o bajarán, mientras que aumentará la demanda de servicios de movilidad compartida.

Grandes fabricantes como BMW, Mercedes y Volkswagen invierten en plataformas para compartir vehículos entre particulares, para no perder terreno en una competencia dominada por Uber, Cabify y en el que hasta Google quiere participar.

Es que tener un activo –en este caso, un coche privado- que el 95% del tiempo permanece sin utilizar cada vez tiene menos sentido.

Conforme el tráfico de las grandes ciudades es cada vez más caótico y mientras que crecen las redes de transporte público, aumenta el número de usuarios que se preguntan: ¿tener un coche es un problema o una solución?. Cada vez más personas llegan a la primera respuesta, y cambian de paradigma sobre el sentido de ser propietario de un vehículo.