Madrid frena el reinado del coche privado

El Ayuntamiento de Madrid busca limitar el uso de coches privados en la zona céntrica.

Madrid frena el reinado del coche privado

El Ayuntamiento limita la velocidad de los coches y regula el uso de bicicletas y nuevos medios de transporte urbanos

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

05/10/2018 - 12:55h

Madrid se suma a la tendencia de las grandes ciudades europeas de limitar al predominio del coche privado en las calles. La nueva Ordenanza de Movilidad Sostenible, aprobada gracias a los votos de Ahora Madrid y el PSOE, busca potenciar al transporte público, aumentar la protección del peatón y mejorar la sostenibilidad ambiental, indican sus fundamentos.

Entre sus principales novedades destaca la limitación de velocidad de hasta 30 kilómetros por hora en las calles de un solo carril, que son el 85% del trazado en la capital. En tanto, en las calles de coexistencia, la velocidad desciende a los 20 km/h, para ser “más seguras y atractivas” para peatones, ciclistas y usuarios de patinetes eléctricos.

Cerco al coche privado

El objetivo es que los medios de transporte alternativos y sostenibles ganen protagonismo frente al coche, y sobre todo ante los que tienen motor de combustión.

Esta ordenanza se vincula con las iniciativas de transporte multimodal que impulsa el Ayuntamiento, que impulsa el uso de los vehículos compartidos (sean coches, motos o bicicletas) así como de los coches y transportes públicos eléctricos.

El centro solo para los residentes

El tráfico en el área denominada como Madrid Central se limita a los residentes, que podrán contar con 20 permisos mensuales para invitados. Los que no están empadronados en el distrito Centro podrán acceder pero si cuentan con la etiqueta ambiental de la DGT, mientras que los vehículos con las etiquetas Cero o Eco podrán ingresar a la zona sin problemas, junto con taxis, VTC, vehículos para personas con movilidad reducida y de servicios públicos.

El tráfico en el centro de Madrid se limita a los residentes, excepto a los dueños de coches de bajas emisiones o eléctricos

Por medio de estas etiquetas se busca clasificar al parque automovilístico de la ciudad “para discriminar positivamente” a los vehículos que no generan emisiones o que son más respetuosos con el medio ambiente.

Impulso a nuevas formas de movilidad

La normativa organiza la expansión de los nuevos Vehículos de Movilidad Urbana (VMU), como los patinetes eléctricos y segways, que podrá circular por casi toda la ciudad, pero por los ciclocarriles o pistas bici. Se verá, en un año, si podrán hacerlo por las ciclocalles, pero de ninguna manera podrán ir por las veredas.

Tampoco las bicicletas pueden circular por las veredas –excepto los niños de hasta 12 años-, y ambos tipos de vehículos no podrán superar los 30km/h. Estos podrán anclarse en el mobiliario urbano, excepto bancos y marquesinas, pero no en árboles.

En tanto, los patinetes sin motor podrán circular por las aceras, pero sin tener prioridad por sobre el peatón, o por aceras-bici y pistas-bici.