Nueva York se erige en sindicato de los intereses del taxi

Nueva York votará mañana un paquete de medidas restrictivas para los vehículos de uso compartido. EFE.

Nueva York se erige en sindicato de los intereses del taxi

Será la primera ciudad de los EEUU en limitar las licencias a estos vehículos y establecer ingresos mínimos para sus conductores

El ayuntamiento de Nueva York prevé limitar por un año las nuevas licencias concedidas a Uber y otros vehículos de uso compartido como parte de un amplio paquete de medidas destinadas a reducir el tráfico y frenar la caída de ingresos de los conductores, que ha degenerado en una serie de suicidios.

Las medidas, que se votarán mañana, convertirían a Nueva York en la primera ciudad de los Estados Unidos en imponer este tipo de límites y se alinearía con las políticas que se están aplicando en Europa.

El plan está respaldado por el presidente del Concejo Municipal, Corey Johnson, quien se opuso a una propuesta similar del alcalde Bill de Blasio hace tres años. En aquel momento, la iniciativa fue retirada tras una potente campaña publicitaria de Uber en la que participaron conductores y clientes.

Situación dramática de los conductores

Ahora, sostiene Johnson, “la situación es diferente”. Por una parte, rechaza el argumento de que la pausa de un año en las licencias restará a Uber oportunidades de negocio y creación de empleo. Por otra, la congestión circulatoria es más grave en la actualidad, como consecuencia de la elevada cantidad de vehículos de alquiler con conductor.

La cifra de vehículos de alquiler con conductor en Nueva York se ha disparando un 535% desde 2015, pasando de 12.600 vehíuclos a más de 80.000, según datos de la Comisión de taxis y limusinas

La situación desesperada de algunos conductores, agravada por el exceso de oferta de taxis, limusinas y otros vehículos de alquiler y que culminó en una serie de suicidios ha impulsado la puesta en marcha de la iniciativa.

Se estima que la ciudad tiene más de 80.000 vehículos de Uber, Lyft y Via Transportation, lo que supone un incremento del 535% desde 2015, cuando se contabilizaba un total de 12.600, según datos de la Comisión de taxis y limusinas de Nueva York.

Uber rechaza la regulación

Las empresas afectadas –Uber, Lyft y Via Transportation- intentaron frenar la puesta en marcha de estas medidas con la oferta del establecimiento de un fondo de 100 millones de dólares (86,3 millones de euros) para ayudar a los conductores endeudados por la compra de licencias de taxi.

La normativa de Nueva York establece que las compañías paguen la diferencia entre un salario mínimo establecido y lo que el conductor gane a través de sus tarifas

Las autoridades rechazaron la oferta y optarán por establecer un salario mínimo, después de que un estudio realizado en julio pusiera en evidencia que el 85% de los conductores de vehículos de alquiler con conductor gana menos de 17,22 dólares por hora (14,86 euros).

De este modo, ell proyecto de ley establece que las compañías paguen la diferencia entre el mínimo establecido y lo que el conductor gana a través de las tarifas.

El portavoz de Uber, Jason Post, denunció que estas medidas restrictivas en Nueva York serán las primeras en los Estados Unidos. La compañía, fundada en San Francisco en 2009 y con operación en más de 600 ciudades del mundo, respalda el estándar de salario mínimo, pero se opone a cualquier límite de licencias para los conductores.

Un límite que, a su juicio, disminuiría el servicio general, incrementaría los costes para los pasajeros y reduciría el servicio a los barrios que no tienen buenas conexiones de transporte público.

Las plataformas como Uber o Cabify son VTC
Enfrentado a diferentes restricciones a su modelo en Europa, Uber rechaza la imposición de reglas en los EEUU.
 

El portavoz de Lyft, Joseph Okpaku, acusó al consejo de apresurar el voto, "esencialmente asegurándose de que pocas personas tengan la oportunidad de opinar sobre el impacto de este proyecto de ley como sea posible".

Por su parte, Taxi Workers Alliance, un grupo de defensa del conductor que se opuso a una medida de salario mínimo en el pasado aduciendo que podría afectar a los ingresos de algunos conductores, respaldó la versión reescrita.

Restricciones a Uber en Europa

En Europa, las autoridades ya han comenzado a legislar sobre los vehículos de alquiler con conductor. Así, Bulgaria e Italia han tratado de prohibirlo, y el modelo se enfrenta a suspensiones en Francia, España, Hungría y los Países Bajos.

En Finlandia, Uber reinició sus operaciones recientemente después de que el gobierno puso en marcha nuevas reglas de licencia. En Londres, se requiere ofrecer seguro de conductores y horas de trabajo limitadas.