Uber invierte otros 150 millones para impulsar coches autónomos

Un coche autónomo de Uber en Tempe, Arizona, donde ocurrió el accidente por el que murió una mujer que cruzaba la calle. Foto: EFE/Uber

Uber invierte otros 150 millones para impulsar coches autónomos

La compañía abrirá un nuevo centro de ingeniería en Toronto con 500 empleados y una inversión de 150 millones en cinco años

Tras el reciente acuerdo con Toyota para el desarrollo de vehículos autónomos, Uber reafirma su apuesta por esta tecnología con una nueva inversión millonaria. En este caso la compañía con sede en San Francisco invertirá 150 millones dólares (128 millones de euros) en el desarrollo de un centro de ingeniería en Toronto.

Así, pese a algunos reveses sufridos, especialmente por motivos de seguridad, tras el atropello mortal de un vehículo autónomo a una mujer en Tempe (Arizona), la compañía confirma que su visión de la movilidad futura pasa por los coches autónomos.

El desarrollo de vehículos sin conductor de Uber se estancó este año después del accidente mortal protagonizado por uno de sus coches autónomos en Tempe (Arizona)

Nueva planta con 500 empleados

El presidente ejecutivo, Dara Khosrowshahi, señaló que la inversión se orientará a reforzar las capacidades de ingeniería de la compañía con una nueva oficina que se inaugurará a principios de 2019 y que ampliará su plantilla total en Toronto hasta los 500 empleados.

Uber enfocará el desarrollo tecnológico a la conducción autónoma, así como a la potenciación de la inteligencia artificial.

El pasado año, la compañía abrió un centro de investigación en Toronto del que nombró directora a la profesora asociada de la Universidad de Toronto, Raquel Urtasun.

Desde el accidente de Tempe, que motivó la cancelación de sus pruebas con vehículos autónomos, Uber exploró diferentes vías que incluyen alianzas con otras compañías que desarrollan esta tecnología

Sin embargo, el desarrollo de vehículos sin conductor de Uber se estancó después del accidente mortal protagonizado por uno de sus coches autónomos. Tras el suceso, Uber retiró este tipo de automóviles de la carretera, despidió a cientos de conductores de prueba y cerró las operaciones en Arizona, su centro de pruebas autónomo, según señaló Reuters.

Política de alianzas

Desde el accidente de Tempe, Khosrowshahi, que se hizo cargo de Uber hace un año, exploró diferentes vías que incluyen alianzas con otras compañías que desarrollan automóviles autónomos.

La inversión en Toronto es una señal evidente de que Uber seguirá desarrollando su propia tecnología de conducción autónoma

La inversión en Toronto es una señal evidente de que Uber seguirá desarrollando su propia tecnología de conducción autónoma, al menos en el corto plazo.

La inyección de 500 millones de dólares por parte de Toyota para trabajar conjuntamente en el desarrollo de automóviles sin conductor también proporcionó un impulso determinante al negocio de Uber.

Sin embargo, la compañía aún protagoniza controversias y se enfrenta a batallas con diferentes reguladores e instituciones locales que han expresado su preocupación por la seguridad de la circulación de vehículos autónomos.

Nuevas pruebas de vehículos autónomos

Seis meses después del accidente fatal, Uber no ha reanudado las pruebas de sus coches en las vías públicas, aunque Khosrowshahi señaló que espera que la compañía lo haga antes de fin de año después de someterse a una revisión de seguridad.

Por el momento, la unidad de desarrollo de vehículos autónomos contribuye significativamente a las pérdidas de Uber que, en el segundo trimestre ascendieron a 760,55 millones de euros

Infraestructura de Uber en el mundo

Hasta el momento, la unidad de desarrollo de vehículos autónomos contribuye significativamente a las pérdidas de Uber que, en el segundo trimestre ascendieron a 760,55 millones de euros.

Para la apertura del nuevo centro en Toronto Uber afirmó que no recaudará financiación adicional.

La oficina de ingeniería que se inaugurará a principios del próximo año es el octavo centro de Uber fuera de los EEUU, y se utilizará para dar soporte tecnológico e innovaciones a los productos de Uber tales como transporte y distribución de comidas (Uber Eats).