Cinco trenes turísticos para recorrer Galicia de punta a punta

Los pequeños trenes turísticos recorren todos los rincones de Galicia. Fuente: Turismo de Galicia

Cinco trenes turísticos para recorrer Galicia de punta a punta

Para el año que viene esperamos descubrir las costas, los pueblos y los valles de Galicia a bordo de sus trenes turísticos

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

19/06/2020 - 17:46h

Desde hace siete años hay otra forma de descubrir las diferentes caras de Galicia. Los pequeños trenes turísticos que cruzan esta comunidad autónoma ofrecen una docena de salidas temáticas relacionadas con sus vinos, con el esplendor de sus jardines, con el recuerdo de las tradiciones populares y con la historia de sus templos y palacios.

Estos trenes acercan hasta el acantilado más alto de Europa, recorren parte del Camino de Santiago, permiten probar los vinos de las DO Ribeira Sacra y Rías Baixas, buscan a los faros emplazados en islas y puntas rocosas golpeadas por el mar, acercan a catedrales, monasterios y jardines, e invitan a relajarse entre aguas termales.

Cada salida cuesta unos 45 euros, e incluye el servicio de guía a bordo y los traslados en autobús en los tramos en que sea necesario. Las fechas todavía tienen que ser programadas por Turismo de Galicia, pero ya estamos ansiosos por saber dónde viajaremos en el 2021.

Tren turistico 2 Fuente turismo de galicia

Los trenes recorren pueblos, valles y costas. Foto: Turismo de Galicia

Faros, acantilados y costas

La Ruta de los Faros, que se realiza en ferrocarril y autobús, lleva al norte del norte de Galicia.

Desde Ferrol el tren conduce hasta el cabo Ortegal, frente a las formaciones rocosas de Os Aguillóns. Para los que no tienen vértigo deberían sentir la emoción de subir a Vixía Herbeira, a 620 metros sobre el nivel del mar, y con una pendiente del 80%.

[Para leer más: La ruta de los vigilantes solitarios de Galicia]

El viaje sigue por el hermoso paraje de Santo André de Teixido, y luego se descubre el faro de Estaca de Bares, uno de los más septentrionales de España, justo en el punto donde el Atlántico se une al Cantábrico.

AF001 Faro Illa Pancha Ribadeo F 1 (1)

El faro de Isla Pancha. Foto: Turismo de Galicia

Tras un paso por la villa de Ribadeo se llega al faro de Isla Pancha, famoso por su fachada de colores blancos y azules. Y el cierre brilla con la visita a la playa de Las Catedrales, donde se podrá pasar -si la marea lo permite- por debajo de las agujas de roca de 30 metros de alto.

Pazos y jardines

Hay tres jardines llenos de historia que hay que conocer sí o sí en Galicia: son los pazos de Rubiáns, el de Lourizán y el castillo de Sotomayor. Son sitios llenos de historia, con un paisajismo siempre verde (las abundantes lluvias de la región son una valiosa ayudan) y en donde se pueden degustar deliciosos vinos.

El tren que sale desde Santiago de Compostela acerca al pazo de Rubiáns, sobre la ría de Arousa, donde destaca el jardín creado en la segunda mitad de siglo XIX con un respetable cinturón de árboles y rodeado por viñedos. Pero la reina del lugar es la camelia, cuya presencia brilla en el centenar de especies vegetales del lugar.

Pazo de Rubiáns. Foto Turismo de Galicia.

El Pazo de Rubiáns, siempre verde. Foto Turismo de Galicia.

En los pazos de Rubiáns y Lourizán y en el castillo de Soutomaior hay que contemplar el espléndido reinado de las camelias

Otro tren, con destino a Arcade, lleva al castillo de Sotomayor, una construcción medieval que data del siglo XII, y que prologa a un parque de 35 hectáreas donde se encuentra el jardín botánico más importante de Galicia, con cien tipos de camelias y castaños con siglos en sus raíces.

Al norte de la península de O Morrazo se encuentra la tercera escala del viaje, el pazo de Lourizán. Allí hay un hórreo, un invernadero, grandes jardines diseñados a fines del siglo XIX y construcciones de estética modernista, con sectores a descubrir como la Mesa de Piedra, el Parque de las Rías y la Cueva de los Espejos.

Vinos y más vinos

De todas las rutas turísticas, por lo menos seis están centralizadas en las diferentes variedades de vinos gallegos.

Una de ellas es la ruta de la DO Ribeira Sacra a lo largo del río Sil, en donde un tren del tipo Aba Sacra conduce a la bodega Regina Viarium y al centro de interpretación donde se realizan catas de esta variedad.

Ribeira Sacra Catamarán (1)

La belleza del valle de la DO Ribeira Sacra

En este viaje se pasea en catamarán por aguas embalsamadas, con la visita al monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil, y luego se conoce la historia del ferrocarril regional en la estación de Os Peares.

[Para leer más: Ribeira Sacra, naturaleza e historia en el corazón de Galicia]

Otra ruta de la DO Ribeira Sacra deriva por el valle del río Miño, en un viaje que descubre su historia y etnografía en el Ecomuseo de Arxeriz. En este trayecto se incluye visitas al convento de Las Bernardas, famoso por su repostería, con un paseo en catamarán por este curso fluvial.

Para quien prefiera degustar los vinos de la DO Rías Baixas hay un tren que parte desde Santiago de Compostela hacia las bodegas del pazo Baión y Agro de Bazán, con paseos en barco por la ría de Vigo y la isla de San Simón.

Desde Ourense hay una ruta a través de las tierras que ven crecer a la variedad Monterrei, que incluye visitas al castillo que bautiza a esta DO, y a las villas de Verín, Allariz y los Baños de Molgas.

Pasión por la historia

Los amantes de la historia medieval deberían subirse a los trenes que desde Santiago de Compostela ofrecen la Ruta de los Monasterios.

El primer punto es el pazo de Oca, que por lo espléndido de sus jardines es conocido como el Versalles gallego, cruzado por grandes estanques y hasta con un laberinto.

Foto Monasterio de Oseira

Descanso y meditación en el Monasterio de Oseira. Foto Monasterio de Oseira

En la belleza de los paisajes del monasterio de Carboeiro se comprende por qué los monjes benedictinos eligieron este lugar para retirarse a meditar.

Los monasterios de Carboeiro y Oseira sumergen a los visitantes en la rica historia religiosa de Galicia

También hay que dejarse sorprender por el Templo de la Veracruz, en O Carballiño, y desde ahí un bus lleva al Monasterio de Oseira, felizmente recuperado tras su abandono en el siglo XIX.

Y para desconectar, nada mejor que terminar la jornada en el balneario Caldas de Partovia, con sus relajantes aguas termales.

Por el Camino de Santiago

Muchas personas desearían realizar el Camino de Santiago, pero no tienen tiempo o estado físico para la larga caminata. Con los trenes turísticos de Galicia se puede tener una aproximación de su historia, con un viaje que parte desde La Coruña a Teixeiro.

Camino de Santiago Foto Turismo de Galicia

En esta ruta se puede transitar por tramos del Camino de Santiago. Foto Turismo de Galicia

En él se visita el monasterio medieval de Santa María de Sobrado dos Monxes y se recorre un tramo del Camino del Norte, hasta llegar a la Capilla de Santo Alberte, del siglo XIII.

Tras transitar por el tramo Guiritz-Sarria en tren, se llega al monasterio de San Julián de Samos, por donde pasa una de las variantes del Camino Francés.

El último punto del viaje es Lugo, donde se puede transitar por los dos kilómetros de su muralla romana, imponente con sus 85 torres y sus tramos de hasta siete metros de ancho; la catedral y otros atractivos de su centro histórico.