Cinco trucos para viajar al Mundial y ahorrarse 400 euros

Cinco trucos para viajar al Mundial y ahorrarse 400 euros

Reserve vuelo a la una de la madrugada, programe una escala y sea flexible con las fechas

Redacción

Barcelona

07/06/2014 - 11:37h

Estadio del Mundial de Fútbol de Brasil
Si va usted a comprar a última hora, compre bien. Esa parece ser la máxima que ha seguido el portal Lastminute para proponer una serie de estrategias que pueden abaratar notablemente un viaje desde España a Brasil para asistir al Mundial de Fútbol.

No solo eso. Seguir determinadas pautas a la hora de reservar billete puede proporcionar un vuelo en clase business por 878 euros, mientras que el precio medio del pasaje se encuentra actualmente en los 1.048 euros. Estas son las cinco recomendaciones del portal.

Reserve a la 1 de la madrugada. Es cuando se encuentran las mejores ofertas ya que vuelven a ponerse a la venta los asientos que han quedado sin confirmar del día anterior. El precio es más reducido.

Planifique una escala. Aunque el portal admite que se pueden adquirir vuelos directos a buen precio, lo normal es que una escala abarate mucho el viaje, sobre todo, si el destino es Sao Paulo. Por ejemplo, un vuelo directo de Madrid a esta ciudad brasileña con salida el 15 de junio y retorno el 22 de junio tendría un precio medio de 1.048 euros, un 16,2% más que si se reserva un vuelo con escala en Ámsterdam, con un precio promedio de 878 euros.

Sea flexible con las fechas. Hay importantes diferencias de precio en función del día de la reserva. Con un viaje de ida y vuelta, se pueden ahorrar hasta 400 euros si se escogen las fechas más económicas.

No se corte, vuele en business. Otra pauta clave es reservar un paquete que incluya vuelo y hotel. Con esta fórmula, el precio se reduce en torno a un 30%, incluso en grandes eventos deportivos. Pero además, en la compra del pack no existe una gran diferencia, dice el portal, entre la clase business y la turista, por lo que recomienda consultar precios.

Reserve a última hora. Suele suceder en los grandes eventos que los hoteles bajan los precios en los días previos a la cita deportiva. Así sucedió en los Juegos Olímpicos de Londres. Los hoteleros rebajaron las tarifas para ocupar las habitaciones todavía libres a poco de que comenzasen las Olimpiadas.