Cómo es Uber un año después de Dara Khosrowshahi

  Dara Khosrowshahi, máximo ejecutivo de Uber. EFE

Cómo es Uber un año después de Dara Khosrowshahi

La transformación profunda de la cultura corporativa y el desafío regulatorio están entre las asignaturas pendientes

La cultura corporativa de Uber necesitaba urgentemente una revisión cuando Dara Khosrowshahi, ex CEO de Expedia, se incorporó hace un año al equipo. Hoy, entre el ruido de vehículos autónomos, taxis voladoresbicicletas eléctricas o las disputas a cuenta de la regulación en las ciudades, sigue siendo la asignatura pendiente de la tecnológica.

Precisamente no haber avanzado en esta área es lo que más lamenta Khosrowshahi en el balance de su primer año al frente de Uber, según declaró en una entrevista a CNN, en la que revisó, además, los desafíos de la compañía para liderar las nuevas fórmulas de movilidad a nivel mundial.

A su llegada a Uber, la compañía era posiblemente la más disfuncional de entre las tecnológicas, con acusaciones de acoso, discriminación y sexismo y todo tipo de escándalos alrededor del fundador y CEO, Travis Kalanick, que forzaron su renuncia (exigida por los inversores).

Entre las principales tareas de Khosrowshahi al frente de Uber estaba la de remodelar la cultura de empresa y abolir la filosofía de Kalanick de ‘todo vale’ y ‘crecer a toda costa’

Nueva estrategia de Uber

Entre sus principales tareas estaba la de remodelar la cultura de empresa y abolir la filosofía de Kalanick de ‘todo vale’ y ‘crecer a toda costa’. En este sentido, el nuevo CEO señaló que se han dado “grandes pasos”, por ejemplo, en la actitud frente a los reguladores.

En esta nueva estrategia se enmarcó, por ejemplo, la salida de la directora de recursos humanos de Uber, Liane Hornsey, el pasado julio, tras conocerse cómo había manejado denuncias de discriminación racial dentro de la empresa.

Khosrowshahi ha tomado como un desafío el logro de la equidad equidad salarial por género y raza

Otras acusaciones, como las que cayeron contra el director de operaciones, Barney Harford -que trabajó con Khosrowshahi en Expedia-, por presuntos comentarios racialmente insensibles, no se han resuelto, lo que mantiene escépticos a algunos de los críticos.

Pasos hacia la diversidad

Khosrowshahi ha tomado como un desafío el logro de la equidad equidad salarial por género y raza, por lo que reevaluó los salarios de sus empleados después de las bonificaciones del pasado mes de marzo, con el objetivo de garantizar que todos reciban el mismo pago en función de su ubicación, trabajo y permanencia en el puesto.

En abril, cuando Uber publicó su último informe de diversidad, Khosrowshahi hizo hincapié en que la compañía necesitaba perfeccionar la contratación y promover un liderazgo más diverso.

Bajo su mandato, Uber accedió a un acuerdo de 10 millones de dólares por demandas de acoso y discriminación por parte de mujeres e ingenieros pertenecientes a minorías étnicas a principios de este año

Además, bajo su mandato Uber accedió a un acuerdo de 10 millones de dólares por demandas de acoso y discriminación por parte de mujeres e ingenieros pertenecientes a minorías étnicas a principios de este año.

Seguridad y regulación

Los problemas de seguridad y la creciente ola de batallas regulatorias son otros desafíos que debe afrontar el directivo, a la vez que la diversificación de los negocios de Uber antes de la salida a bolsa, prevista para 2019.

Los desafíos regulatorios representan un reto significativo para el crecimiento de la compañía, en un marco en el que diferentes ciudades han amenazado con no renovar las licencias a Uber para operar

Los desafíos regulatorios en particular representan un reto significativo para el crecimiento de la compañía, en un marco en el que diferentes ciudades han amenazado con no renovar las licencias a Uber para operar.

Fue el caso de Londres, por ejemplo, que solo rectificó cuando Khosrowshahi hizo varias concesiones, incluyendo el intercambio de datos de tráfico de la compañía.

Más significativamente, Khosrowshahi admitió errores y fallas del pasado, algo impensable para su antecesor en el cargo.

Khosrowshahi enfatizó que el primer paso para tratar con las ciudades y los reguladores es "tener un diálogo. Estamos dialogando continuamente con todas las ciudades con las que operamos, y con los reguladores con los que operamos", y agregó que “queremos ser vistos como un socio que es parte de la solución", lo que ejemplifica el cambio de actitud de la compañía.

Tropiezo en Nueva York

La estrategia, sin embargo, no funcionó en Nueva York. A principios de este mes, la ciudad, el mercado más grande de Uber en los EE UU, adoptó un límite temporal al número de nuevas licencias de vehículos de alquiler a medida que explora formas de reducir la congestión del tráfico.

Khosrowshahi enfatizó que el primer paso para tratar con las ciudades y los reguladores es "tener un diálogo" y añadió que “queremos ser vistos como un socio que es parte de la solución"

La legislación podría alentar a otras ciudades a hacer lo mismo mientras intentan frenar a las empresas de transporte compartido que se cree que han aumentado la congestión incluso cuando han revolucionado el transporte.

En este sentido, Khosrowshahi señaló que “no creemos que el concejo municipal haya llegado a la conclusión correcta, pero en este punto, no vamos a detenernos en eso".

Futuro con menos conductores

Empujar a los clientes a usar modos alternativos de transporte es una de las principales estrategias de futuro de Uber. Bajo Khosrowshahi, la empresa se ha expandido más allá de su servicio básico de transporte en otros modos de transporte como bicicletas eléctricas y scooters.

En lo tecnológico, la empresa apuesta por los coches autónomos, como demuestra el reciente acuerdo con el fabricante Toyota, lo que dejaría menos espacio a los conductores

En lo tecnológico, la empresa apuesta por los coches autónomos, como demuestra el reciente acuerdo con el fabricante Toyota, lo que dejaría menos espacio a los conductores.

Uber lanzó una opción de bicicletas eléctricas en febrero en San Francisco, y desde entonces ha ampliado la oferta a un puñado de ciudades estadounidenses. En abril, la compañía anunció que había adquirido la startup Jump Bikes y actualmente está desarrollando una nueva opción de scooter eléctrico, que pronto estará disponible en San Francisco y otras ciudades de los EEUU.