Competencia desmonta la privatización de Aena

Competencia desmonta la privatización de Aena

El regulador asegura que el gestor está sobredimensionado y pide trocear la red de aeropuertos

Aeropuerto de Barajas
La Comision Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) ha desmontado a la privatización de Aena. El regulador asegura en un informe que el Gobierno se ha equivocado con su proyecto de dar entrada a capital privado sin dividir al gestor aeroportuario por lotes o incluso aeródromos. Pese a las críticas, el Gobierno tiene vía libre para proseguir con la liberalización. El documento tan sólo es consultivo.
      
 
El regulador señala que las inversiones realizadas en muchos aeropuertos no eran necesarias y que la red española está sobredimensionada
 
El organismo presidido por José María Marín Quemada asegura que la privatización en bloque perjudica la competencia. El Ministerio de Fomento está totalmente en contra de esta posibilidad. Asegura que la red de aeropuertos "vertebra" el territorio. Es decir, los aeródromos rentables sostienen a los ineficientes y permiten su funcionamiento por razones sociales.

En las últimas semanas, diferentes actores han presionado a Fomento para que cambie de opinión. Entre ellos, Cataluña. El Gobierno presidido por Artur Mas exigió que El Prat se privatizase de forma independiente para lograr más autonomía. La respuesta fue obviamente negativa. A juzgar por las recomendaciones de Competencia, el Ejecutivo catalán no iba tan desencaminado. Ésta es una de ellas: “Permitir la gestión individual de los aeropuertos para favorecer su mejor adaptación a las presiones competitivas”.

La crítica sigue. “Las principales decisiones sobre las variables relevantes se toman centralizadamente para todos los aeropuertos, limitando en gran medida la posible competencia entre infraestructuras, que contribuirían a precios más eficientes, mayor calidad y mayores beneficios para los usuarios”.

La CNMC también asegura que la red de aeródromos españoles está claramente sobredimensionada. “Del análisis realizado puede concluirse que el número de aeropuertos en España es elevado si se compara con el de otros países con tamaños del sector aeroportuario similares”, asegura.

El documento recuerda que sólo 10 de 47 aeropuertos son rentables y que muchos se solapan en sus áreas de influencias. La crítica es dura: “las inversiones realizadas en los aeropuertos de menor tamaño se comprueba que el dimensionamiento realizado de estas infraestructuras era inconsistente con estimaciones realistas de evolución del tráfico”.