Competencia reabre la herida de Uber en el taxi español 

Competencia reabre la herida de Uber en el taxi español 

El regulador pide al Gobierno que anule varios artículos de la ley para el alquiler de vehículos con conductor, al entender que algunas de las restricciones "obstaculizan la competencia efectiva en el transporte urbano de pasajeros"

Juan Carlos Martínez

Madrid

22/01/2016 - 10:59h

Taxistas golpean un vehículo de Uber en Madrid durante una protesta

Poco ha durado la alegría en el sector del taxi. Apenas dos meses. Los transcurridos desde que, en noviembre, el Gobierno aprobase el reglamento del alquiler de vehículos con conductor, los denominados VTC, y el requerimiento que acaba de remitir la Comisión Nacional de Mercados y la Competencia (CNMC) al Consejo de Ministros para que anule varios artículos del Real Decreto del pasado 20 de noviembre.

Entiende Competencia que se trata de "restricciones contrarias a los principios de garantía de la unidad de mercado", y, además, "carecen de justificación económica, obstaculizan la competencia efectiva en el transporte urbano de pasajeros en todo el territorio nacional, y reducen el bienestar general".

Libre competencia frenada

Se trata, asegura el regulador, de "impedimentos a la libre competencia que son especialmente gravosos en el momento actual de innovación acelerada en el sector, que se vería frenada por la norma. Por lo tanto, deben ser eliminadas del marco normativo".

El Gobierno va a responder que, estando en funciones, no tiene margen para la anulación parcial de los artículos requeridos por Competencia, que ya avisa de que, "caso de que no se atienda el requerimiento, impugnará ante los tribunales este Real Decreto, para conseguir que estas restricciones puedan ser eliminadas del marco normativo y aumentar el bienestar general", mediante la interposición de un recurso contencioso-administrativo.

Nuevas movilizaciones

Al sector del taxi, el requerimiento le ha cogido por sorpresa y sus respectivas asociaciones no descartan volver a movilizarse para defender sus derechos frente a las prácticas que plataformas como UberBlaBlaCar o Cabify llevan a cabo.

Respecto a los límites cuantitativos de negación de autorizaciones de VTC cuando exista desequilibrio entre oferta y demanda (una autorización por cada 30 licencias de taxi), Competencia cree que se "limita  la entrada en el mercado de transporte urbano de viajeros e impide que los taxis y los VTC compitan entre sí".

Restricciones

Tampoco ve el regulador que esté justificada la contratación previa del servicio. Una restricción que, a juicio del organismo presidido por José María Marín Quemada, impide a los VTC "competir con los taxis en varios ámbitos del transporte urbano de pasajeros, en particular en el segmento de contratación directa en la calle".

La compartimentación geográfica, de obligar a los VTC a ser utilizados en la comunidad autónoma en la que se encuentre domiciliada la autorización, el número mínimo de 7 vehículos para poder operar, una antigüedad máxima de 10 años, son otros requisitos de carácter técnico que Competencia ve injustificados de carácter técnico.