Córdoba enciende la rebelión del taxi en España contra la liberalización del sector

Córdoba enciende la rebelión del taxi en España contra la liberalización del sector

Los sindicatos del taxi llaman a una huelga el próximo viernes 11 de septiembre para protestar contra las medidas liberalizadoras que –a su juicio-- precarizan a los conductores

David Placer

Madrid

08/09/2015 - 00:02h

Taxistas en Madrid.

La lucha de los taxistas de Córdoba para evitar la entrada de empresas e inversionistas al sector ha encendido la mecha que se extiende por toda España. La Mesa Nacional del Taxi ha convocado a una gran manifestación el próximo viernes 11 de septiembre en Córdoba para protestar contra una resolución de la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) que tumba la normativa local del taxi.

Competencia quiere obligar al Ayuntamiento de Córdoba a redactar una nueva normativa para permitir a los autónomos con empleados y empresas operar con licencias de taxi, tal como ocurre en Madrid y en Barcelona. El sector se queja de que el ingreso de empresas e inversores ha ocasionado un exceso de oferta que ha derribado los ingresos de cada coche.

Por eso, el Ayuntamiento de Córdoba ha querido proteger a sus taxistas contra el libre mercado. La normativa local exige que sólo los propietarios de la licencia sean conductores, lo que dificulta la entrada de nuevos actores, y por ende, protege a los actuales. Los taxistas en Córdoba se han alzado contra la medida y esperan una convocatoria multitudinaria, que también ha llamado a profesionales de toda España.

Protección contra libre mercado

La guerra del taxi de Córdoba supone un punto de inflexión para el colectivo en un momento clave en el que resiste la embestida tanto de los inversores y empresas como el de nuevos modelos de negocio como los vehículos compartidos del estilo de Uber.

La normativa local que pretendía proteger a los taxistas cordobeses, sólo habilita a los conductores y a las cooperativas a ser propietarios de licencias. Nadie que no sea titular del permiso puede conducir un taxi, según la normativa, lo que impide la figura del empleado. Y también se establecen restricciones para la cesión o venta de licencias.

Todo el articulado, viene a decir Competencia, vulnera una normativa superior, a juicio del organismo: la ley del libre mercado. Por ello, Competencia denunciará al Ayuntamiento de la ciudad. El conflicto podría extenderse a toda España ya que Sevilla y Málaga cuentan con leyes muy similares. En caso de que Competencia estudie el marco regulatorio de estas ciudades, el conflicto podría alcanzar una nueva dimensión. Es la nueva guerra del taxi, donde se debaten la protección y el libre mercado.