Adiós té, hola cerveza: el Norwegian Joy cambia China por América

El Norwegian Joy estrena nueva vida. Foto Norwegian Cruise Line.

Adiós té, hola cerveza: el Norwegian Joy cambia China por América

Tras el pinchazo del mercado chino, Norwegian rediseña su barco Joy, con una capacidad para 3.800 pasajeros, para adaptarlo a su nueva vida en América

Mar Nuevo

Madrid

11/06/2019 - 11:32h

Solo dos años después de su entrada en funcionamiento en 2017, el primer barco diseñado específicamente por Norwegian Cruise Line para el mercado chino estrena nuevo look para adaptarse a un nuevo destino. Cambiando salones de té por cervecerías, karaokes por Starbucks y casinos por gimnasios, y tras una renovación de más de 44 millones de euros, el nuevo Joy navega ya por aguas de Alaska.

Pese a ser el mayor mercado emisor de cruceros del mundo, China no cumplió las expectativas de la compañía con sede en Miami. Aún registrando un gran éxito en los itinerarios desde los puertos de Shanghái y Pekín, solo un año después de su lanzamiento, en julio de 2018, Norwegian anunció su traslado a la costa del Pacífico.

Norwegian no abandonó el mercado oriental, sino que lo opera ahora con un buque más pequeño

[Para leer más: Alaska se prepara para un aluvión de cruceros]

Un barco más pequeño le sustituye ya en aguas orientales. Solo en China se registran, según la Asociación Internacional de Cruceros, CLIA, más de cuatro millones de clientes (el 60% del total de Asia) que, sin embargo, prefieren cruceros fuera de su país.

Un crucero de estilo chino

El movimiento de Norwegian persigue, pues, rutas más rentables, después de un cierto estancamiento del mercado chino. Pero, ¿cómo se adapta un crucero tan concreto a sus nuevos pasajeros?

 

Construido por los astilleros Meyer Werft en Papenburg, Alemania, el Norwegian Joy, decimoquinto barco de la compañía, es un barco gemelo del Escape.

Con 167.725 toneladas brutas y una capacidad para 3.883 pasajeros, se diseñó con todo tipo de servicios hechos a medida para ofrecer una experiencia "de primera clase en alta mar" para los pasajeros chinos, según explicó la compañía.

El Norwegian Joy cuenta con una pista de karts, un circuito láser de exterior, atracciones en simuladores y paredes con vídeos interactivos en el Galaxy Pavilion y dos toboganes de varios pisos

Entre sus atracciones están una pista de karts de dos niveles, un circuito láser de exterior, atracciones en simuladores y paredes con vídeos interactivos en el Galaxy Pavilion del crucero así como dos toboganes de varios pisos.

Sin embargo, entre las características más específicas estaban las propuestas de gastronomía, con diferentes salones de té, o de ocio, con casinos y juegos del gusto de los pasajeros chinos.

Nueva vida en alta mar

Según explicó a Travel+Leisure el presidente de Norwegian, Andy Stuart, la adaptación al mercado chino, que se hizo en colaboración con consultores y contratistas locales que asesoran sobre las preferencias y los hábitos de viaje del consumidor chino, “fue muy exitosa”, constatando incluso “la mayor satisfacción de los huéspedes de cualquier barco de nuestra flota”.

El éxito del Norwegian Bliss en Alaska motivó a la compañía para ofertar un barco gemelo que, finalmente, fue el Joy

Según el ejecutivo, fue sin embargo la reacción que despertó el siguiente barco presentado, el Norwegian Bliss, en Alaska, “con mucho, el lanzamiento más exitoso que hemos tenido”, el que motivó la reconversión del Joy.

“La recepción de este nuevo barco superó nuestras ya elevadas expectativas y decidimos que queríamos un barco gemelo para Bliss”.

Starbucks en el Norwegian Joy. Foto Norwegian Cruise Line.
Starbucks a bordo del Norwegian Joy. Foto Norwegian Cruise Line.

“Fue una de nuestras decisiones más complicadas”, añadió. Y es que, después de todo, el barco se había diseñado para un mercado muy concreto, el chino. “Pero cuando vimos al Bliss nos dimos cuenta de era una gran oportunidad”.

[Para leer más: Así es el increíble crucero que tiene hasta avión privado]

Las vidas del Norwegian Joy

La decisión no era sencilla, pero llevarla a la práctica era más difícil aún. No solo se trasladaba el buque de un océano a otro, sino que se movía entre mercados muy diferentes.

Para agradar a los nuevos pasajeros, en su mayoría occidentales, Norwegian realizó una renovación en profundidad que se hizo, además, en un tiempo récordo.

La renovación del barco se completó en un tiempo récord de dos meses

El barco permaneció en servicio en China hasta marzo de 2019 y después se trasladó a Singapur, donde se realizaron los primeros ajustes que afectaban a la estructura. En abril llegó a Seattle, donde se realizaron los cambios de diseño.

Solo dos meses después, en mayo, el Norwegian Joy navegaba de nuevo en Alaska.

“Habíamos gastado mucho tiempo y energía en decirle al mundo que Joy estaba diseñado para China”, señaló Stuart. Pero después hicimos todo lo posible para asegurarnos de que el barco era, finalmente, una nave hermana del Bliss.

Principales cambios

Entre los cambios más importantes, se redujo el espacio comercial y se eliminaron una sala de karaoke y algunas zonas de juego.

Norwegian Joy cabina. Foto Norwegian Cruise Line.
Cabinas renovadas en el Norwegian Joy. Foto Norwegian Cruise Line.

Se ampliaron el gimnasio y el spa, donde se incluyeron nuevas cabinas de tratamiento y, principalmente, se aumentó la oferta de bares.

Por ejemplo, parte de la zona comercial se utilizó para incluir un Starbucks y un bar de mojitos, y las diferentes salas de juego se unificaron en un único casino.

Parte de la antigua zona comercial se transformó en un Starbucks y un mojito bar

También se eliminaron dos salones de té y restaurantes específicos de hot pot y noodles, que fueron sustituidos por el concepto de Teppanyaki a bordo en muchos barcos de la compañía y una gran cervecería, el el District Brew House, con hasta 25 referencias de barril.

Se añadieron además otros restaurantes, se renovaron camarotes y se sustituyeron muebles y objetos de decoración, hasta ese momento muy centrados en la temática china.

Tras su nuevo lanzamiento, sus responsables señalan que “Joy es, esencialmente, un barco diferente”.

Ahora será el primer barco de la compañía en permanecer en la costa este americana durante todo el año, con itinerarios en Alaska, la Riviera Maya y el Canal de Panamá.