Branson encarga un cuarto barco para su compañía de cruceros

El cuarto barco de Virgin Voyages, similar al Scarlet Lady, comenzará a navegar en 2023.

Branson encarga un cuarto barco para su compañía de cruceros

Virgin Voyages ya tiene cuatro barcos en construcción dos años antes de empezar a navegar

Richard Branson tiene una confianza ciega en su compañía de cruceros Virgin Voyages: aún faltan dos años para que su primer barco sea botado en el agua y ha encargado una cuarta embarcación, que comenzará a navegar en 2023.

El magnate británico acordó con el astillero Fincatieri, el más grande del mundo, la construcción de una nave hermana de las otras tres que encargó su naviera. Se trata de una embarcación de 110.000 toneladas brutas, con 278 metros de eslora (largo) y 38 metros de manga (ancho).

700 millones por el nuevo barco

El nuevo barco, que todavía no tiene nombre, será construido en el astillero Sestri Ponente, en Génova. Por la embarcación la compañía Virgin pagó 700 millones de euros.

Como en las otras naves (que comenzarán a navegar en 2020, 2021 y 2022) el barco transportará a 2.770 pasajeros, que serán atendidos por un equipo de 1.100 tripulantes.

La cuarta embarcación de Virgin Voyages será hermana de las otras embarcaciones: cada una podrá transportar a más de 2.700 pasajeros

Asimismo, el futuro barco tendrá un innovador sistema que aprovecha la energía que se desprende de los motores, lo que le permite contar con un megavatio adicional para su propulsión

Lujo, tecnología y sostenibilidad

Scarlet Lady, el primer barco de Virgin Voyages, realizará su viaje inaugural en Miami en 2020. Tanto esta embarcación como las otras tres que están en los astilleros (o en los papeles, como en la citada cuarta nave) combinarán el lujo con la innovación tecnológica y una estricta política ambiental.

Las cubierta fueron diseñadas por prestigiosos interioristas, y a diferencia de otros cruceros, en los de Virgin se pondrá el acento en la vida saludable, con una gran variedad de gimnasios, centros de esparcimiento para practicar deportes y juegos, máquinas y actividades para mover el cuerpo.

Los cruceros de Virgin están pensados para pasajeros que quieren una experiencia diferente a bordo

Además presentarán un programa de bienestar personal llamado Vitamin Sea, que asegura que cada pasajero quedará rejuvenecido al regresar a su destino, tanto por el ejercicio físico como por las comidas a bordo, que serán más saludables y se evitará el desperdicio de alimentos.

Conciencia ecológica a bordo

Por otra parte la conciencia ecológica que Branson siempre pregona cada vez que tiene un micrófono delante se reflejará con la ausencia de plásticos de un solo uso: no habrá cubiertos, ni botellas de agua, bolsas de compras o vasos para café con este material. Las opciones biodegradables serán las que reemplazarán a estos artículos.

El toque extravagante, por lo menos en el Scarlet Lady, es la apertura de una tienda de tatuajes, donde diversos ‘artistas’ de los pigmentos rotarán frente a las agujas para que los pasajeros se lleven un recuerdo que, literalmente, les quedará para toda la vida.