Cazar patitos de goma: el nuevo reto viral de los cruceros

El grupo de Facebook sobre este juego cuenta con 27.500 miembros. Foto Manfred Antranias Zimmer | Pixabay.

Cazar patitos de goma: el nuevo reto viral de los cruceros

En las grandes compañías de cruceros los pasajeros se entretienen ocultando patitos de goma en las gigantescas estructuras de las naves

Mar Nuevo

Madrid

04/06/2019 - 14:37h

El último reto viral viajero está servido. Y corre como la pólvora aunque, al menos en los cruceros: una invasión de patitos de goma ha llegado a los barcos de diferentes compañías, de Carnival a Royal Caribbean, pasando por Norwegian, Princess y Crystal Cruises.

De momento, es un juego no oficial, pero cuenta ya con su propio hashtag para redes sociales, #CruisingDucks, y su propio perfil en Facebook, que suma casi 27.500 miembros (con 4.500 nuevos en el último mes).

Los más 'profesionales' atan a los patitos pequeños pasaportes para registrar el barco, la fecha o los destinos que ha recorrido

[Para leer más: Los vecinos de la calle trendy de París están hartos de los turistas]

Nadie sabe exactamente cuándo, por qué o de qué modo esconder patitos de goma en los cruceros para que otros pasajeros los encuentren se convirtió en un juego, pero lo cierto es que se ha vuelto muy popular a bordo de todo tipo de barcos.

Patito a bordo del Carnival Sunrise.
Patito a bordo del Carnival Sunrise. Foto Facebook.

Aluvión de patitos

Según CruiseRadio.net, la búsqueda de patos comenzó en 2018 cuando una niña de diez años llamada Abby de Liberty, Texas, escondió unos 50 patos a bordo del Carnival Breeze para entretenerse con sus amigos.

Fuera o no la primera, lo cierto es que el juego despegó iniciando un movimiento que hoy entretiene a pasajeros de todas las edades jugando al escondite.

Los más ‘profesionales’ atan pequeños pasaportes a los patos en los que sumar información sobre las personas por cuyas manos han pasado o los destinos que han recorrido en sus particulares viajes. Se pueden encontrar diferentes modelos de estos pasaportes en las redes sociales.

Las navieras miran con simpatía estos juegos, que añaden cierta emoción a bordo

Debido a la popularización del juego, y según una de las administradoras del grupo en Facebook, Amy Coon Tobey, a los patos se están añadiendo otros muñecos, como peluches, pero también dulces, postales, llaveros y hasta Pokémon, siempre con motivos de animales.

[Para leer más: Llega el reto viral de simular viajes en avión]

Respuesta de las navieras

Las navieras, por su parte, miran con simpatía estos juegos, que añaden cierta emoción a bordo. El pasado 9 de marzo, el embajador oficial de Carnival, John Heald, reconoció la presencia de los patos en sus barcos y aseguró que eran bienvenidos. “Me encanta ver las caras de los pasajeros cuando encuentran uno”, añadió.

 

De hecho, la compañía incluyó una pregunta al respecto en la encuesta de satisfacción que hizo llegar a sus usuarios. De 30.000 encuestados, un 19% afirmó haber encontrado un patito de goma.

Normas del juego

Aunque el juego es totalmente informal, desde la página de Facebook se indican algunas pautas a seguir, como añadir una etiqueta al juguete que indique ‘Keep or hide, you decide’ (quédatelo o escóndelo, tú decides) y añadir el hashtag #CruisingDucks para que otros pasajeros sepan cómo jugar si lo encuentran.

Aunque se trata de un juego informal, sus seguidores cumplen ciertas normas sobre los escondites y los 'pasaportes'

Los pasaportes pueden llevar el nombre del barco y la fecha de navegación e, incluso, el nombre de la persona que los esconde, así como una petición para que, una vez encontrado, se publique una foto en redes sociales.

Además, se recomienda no esconder los patos en las tiendas a bordo del barco, así como evitar los jacuzzis, las piscinas y los lugares muy expuestos donde una ráfaga de viento pueda enviar al pato directo al mar.

No hay problema en esconderlo en un camarote (por ejemplo, en la caja fuerte) para que los próximos huéspedes lo encuentren.

La decisión de guardar el patito o volver a esconderlo, eso sí, depende de cada uno.