Cinco cruceros donde es imposible estresarse

Pocos viajes son más relajantes que los cruceros a vela. Foto: Windstar

Cinco cruceros donde es imposible estresarse

Si hay temor a las escalas con multitudes o a tener que esperar para todo, estos cruceros son ideales para los que busquen desconectar del mundo

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

10/10/2019 - 18:43h

La primera vez que se realiza un viaje en crucero todo es nuevo. Y entre los temores se encuentra la posibilidad de tener que hacer cola en los restaurantes, esperar para embarcar o desembarcar, esquivar las multitudes en las escalas, etcétera. Si un crucero es para disfrutar y relajarse, estas cinco opciones son ideales para quien debuta en este mundo.

Por los ríos de Europa

Esta selección realizada por Conde-Nast Traveler está encabezada por los cruceros fluviales por Europa.

Entre las ventajas de estos cruceros están que la calma de los ríos garantiza la estabilidad en el barco (nada que ver con el agitado Atlántico Norte en invierno), que las embarcaciones transportan menos de 200 personas y garantizan la intimidad de los pasajeros, y que las escalas son en ciudades tranquilas, así como en pueblos y villas con un interesante patrimonio histórico.

Los cruceros fluviales son ideales para los que temen marearse por el vaivén del barco en el océano

Muchos de los cruceros fluviales duran una semana o más, pero para quien tiene poco tiempo o quiere avanzar de a poco en el universo de los cruceros puede elegir la propuesta de Avalon Waterways que ofrece viajes de tres a cinco días por el Danubio.

avalon 3
Las naves de Avalon recorren el corazón de Europa. Foto: Avalon Waterways.

En el programa A taste of the Danube se visitan las ciudades imperiales de Viena y Budapest, así como a las austríacas de Melk, Dürnstein y Bratislava.

En estas escalas se descubren abadías benedictinas como la de Melk o es posible contratar excursiones en bicicleta por los viñedos del Valle de Wachau.

El barco de Avalon Waterways, capaz de transportar hasta 166 pasajeros, cuenta con espaciosas suites, con ventanas del suelo al techo y camas que miran hacia el exterior.

Navegar el Mediterráneo con el viento

Hay multitudes de cruceros por el Mediterráneo, pero entre los más exclusivos y relajantes están los barcos a vela como los de Windstar.

El barco Wind Surf, que despliega cinco velas en cuatro mástiles, tiene una capacidad para 342 pasajeros, donde ofrecen un viaje de lujo en cabinas amplias con camas queen-size, dos restaurantes (uno más formal y otro más casual), piscina, salas lounge, bar y casino.

[Para leer más: Los cruceros que reviven la edad de oro de la navegación]

Entre sus escalas se encuentran Roma y Barcelona, que si bien son dos potencias turísticas, entre octubre y diciembre tienen menor afluencia de visitantes. También atraca en puertos de ensueño que, aunque sea en otoño, ofrecen un gran número de actividades, como Palamós (Girona), Sanary-sur-Mer (Francia), Monte Carlos, Cannes, Portofino y Portoferraro.

Wind Surf Windstar
La elegante silueta de los barcos de Windstar. Foto: Windstar.

A bordo cabe destacar las propuestas gastronómicas del chef James Beard, y la original plataforma retráctil para realizar deportes acuáticos. Para los viajes programados en noviembre, el barco contará con un nuevo spa y centro wellness. A tener en cuenta para los amantes del relax.

Explorar la Alaska más salvaje

Si no hay ganas ni siquiera de llegar a pueblos del Caribe o el Mediterráneo porque son mecas turísticas, los devotos de los destinos agrestes tienen una cita en Alaska y el noroeste de Canadá, tierras de montañas nevadas y glaciares, que aunque sea en otoño, tienen maravillas naturales para exhibir.

princes frontier
Los cruceros de Princess Cruises casi tocan los glaciares de Glaciar Bay. Foto. Princess Cruises.

Princess Cruises es una veterana de los cruceros a estas regiones remotas, y para el año que viene tiene en carpeta desplegar ocho barcos por los destinos árticos. Además cuenta con cinco exclusivos lodges para que las escalas tengan una experiencia tan exclusiva como la vida a bordo.

La lujosa compañía Princess Cruises cuenta con cinco lodges para que las escalas sean tan exclusivas como la vida a bordo

El crucero The Last Frontier propone navegar en el Royal Princess, un barco de 3.560 pasajeros con detalles de lujo, tocando los puertos de Anchorage, Vancouver, Skaqway, Juneau y Ketchikan, así como el espectacular Parque Nacional de Glacier Bay, donde estas formaciones de hielo rompen en el mar.

A bordo los pasajeros pueden cocinar el salmón que pescaron en la excursión, y en tierra pueden andar en trineos tirados por huskies o participar en la pesca de cangrejos en la costa de Ketchikan.

Caribe a todo lujo

No hace falta justificar por qué el Caribe es el destino más popular entre los cruceros. Arenas blancas, aguas cristalinas, corales con diversidad de fauna submarina, costas de junglas densas y pueblos donde la vida transcurre en calma.

seabourn
Lujo y elegancia en los cruceros de Seabourn. Foto: Seabourn.

Una de las opciones más lujosas es la que propone Seabourn en sus barcos Odyssey y Sojourn, cada uno con una capacidad de 458 pasajeros.

[Para leer más: Los cruceros conquistan el paraíso con sus islas privadas]

Entre los viajes de esta compañía hay varios que duran siete días y que toca los puertos de Philipsburg (Saint Maarten) y Bridgetown (Barbados), entre otros, donde se organizan excursiones a los mercados acompañados por un chef, barbacoas de langostas en las playas, degustaciones de caviar en la costa y visitas a sitios naturales catalogados como Patrimonio de la Humanidad.

En el barco el chef Thomas Keller despliega su creatividad en elaborados platos, mientras que los programas de wellness en el spa garantizan la desconexión absoluta mientras se navega.

Inmersión en el Báltico

Una de las maneras de olvidarse del mundo cotidiano es sumergirse en otro nuevo. Para ello, los cruceros por el Mar Báltico y los fiordos de Noruega despliegan cultura y naturaleza en un viaje que llevan a olvidar la rutina del hogar y el trabajo.

viking star
Viking explora a fondo los fiordos de Noruega. Foto: Viking Ocean Cruises.

Viking Ocean Cruises rinde honor a la historia nórdica y ofrece tres barcos para explorar los mares del norte de Europa, que son el Viking Star, el Viking Sky, el Viking Sun; a los que se sumará el Viking Jupiter en el 2020.

Tras recorrer varias ciudades del Báltico, los barcos de Viking exploran las costas de Noruega y navega entre fiordos hasta llegar al puerto de Eidfjord

En cruceros como el Viking Homelands propone partir desde Estocolmo hacia Helsinski, San Petersburgo, Tallín, Gdansk, Berlín y Copenhague, para después cambiar de registro y enfocar en la belleza de las costas de Dinamarca y Noruega, con escalas en Alborg, Stavanger, Bergen para explorar los fiordos que conducen a Eidfjord.

Mientras se viaja, se puede disfrutar del elegante servicio de té y relajar el cuerpo en el spa LivNordic, con aguas minerales, saunas y hasta una gruta con nieve artificial.