¿Cómo cambiarán los viajes en crucero en la próxima década?

En la próxima década llegarán gigantes como el Wonder of the Seas, pero no mucho más grandes. Foto: Royal Caribbean.

¿Cómo cambiarán los viajes en crucero en la próxima década?

Más tecnología, viajes sostenibles, nuevos barcos gigantescos, más recargos extras. Los cruceros están preparados para el gran salto adelante

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

26/12/2019 - 17:54h

¿Cuánto pueden cambiar los viajes en crucero en una década? Mucho más de lo que uno puede imaginarse. Basta mencionar que en el 2010 no existían nueve de los diez mayores barcos que navegan en la actualidad.

Hace diez años no había wifi a bordo ni los medallones inteligentes, así como tampoco las quejas por la masificación turística o la actual preocupación por la sostenibilidad.

Estas son las tendencias que cambiarán la forma de viajar en crucero en los próximos diez años

Más mega-cruceros (pero no más grandes)

Según el medio especializado Cruise Critic para los próximos años se espera que haya más de 500 cruceros navegando en el mundo. Y muchos serán mega-cruceros.

Royal Caribbean está dispuesta a seguir liderando la carrera por los tamaños. La naviera es propietaria de cinco de los diez cruceros más grandes del mundo, pero el gigantismo de los barcos parece alcanzar un techo.

[Para leer más: El tamaño sí importa: estos son los 10 cruceros más grandes del mundo]

Actualmente la embarcación de mayor tamaño, el Symphony of the Seas, presenta un volumen de 228.100 toneladas, las mismas que tendrá el futuro Wonder of the Seas, aunque este último contará con 28 camarotes más.

El Symphony of the Seas es el crucero más grande del mundo. Pero cederá el podio en cuatro años.

El Symphony of the Seas es el crucero más grande del mundo. Pero no habrá barcos mucho más grandes.

Carnival botará a fines del año que viene el que será su crucero de mayor tamaño, el Mardi Gras, de 180.000 toneladas brutas; MSC Cruises hará lo propio con el Europa (205.700 toneladas) y Norwegian reducirá un 17% el tamaño de sus futuras embarcaciones tras la reciente inauguración del Norwegian Encore (140.000 toneladas). Pero ninguna se plantea ir más allá.

Habrá barcos gigantes, sí, pero no se espera que superen las 230.000 toneladas brutas de volumen

Los constructores y directivos saben que si los barcos crecen de tamaño habrá menos puertos para atracar. En paralelo crecerán las protestas de organizaciones vecinales y ecologistas, que alertarán la llegada de gigantes que desembarquen más de 5.000 pasajeros en un par de horas.

La expansión de los menores

El crecimiento en el número de grandes cruceros no significa que haya una disminución de los barcos pequeños.

Al contrario: las compañías más exclusivas como Crystal Cruises, Le Ponant, Windstar, Scenic, Ritz-Carlton, Seabourn Cruise Line o Regent Seven Seas seguirán apostando por embarcaciones con una capacidad menor a los 500 pasajeros.

Las navieras más lujosas seguirán apostando por barcos pequeños, con una capacidad que no superen los 500 pasajeros; para conservar su halo de exclusividad

La razón es que muchos pasajeros están dispuestos a pagar más a cambio de contar con un servicio más personalizado. Y recordemos que ser exclusivo es lo opuesto a la masificación.

Si no hay más demoras, el crucero de Ritz-Carlton se inaugurará el 14 de junio. Foto: Ritz-Carlton.

Los cruceros de lujo preferirán barcos de menor capacidad. Foto: Ritz-Carlton.

Además los barcos de menor tamaño tiene más posibilidades de atracar en puertos de ciudades con poca presión turística, así como islas y parajes en sitios exóticos.

Barcos dentro de barcos

Una de las tendencias en crecimiento es la de ofrecer servicios diferenciados en el mismo barco para un público más exclusivo.

Hay suites que llevan aparejado el servicio de un mayordomo: ¿hay que darle propina?. Foto MSC Cruceros.

Servicios como el Yacht Club de MSC Cruises potencian su exclusividad. Foto: MSC Cruises.

Así ya lo puso en marcha MSC Cruises con su servicio Yacht Club, y Carnival cuenta con las suites Havana y los camarotes Family Harbor; por ejemplo.

[Para leer más: MSC se abre paso entre los cruceros de ultra lujo]

Los pasajeros que pagan por este servicio no solo disfrutan de habitaciones más grandes, sino que a bordo cuenta con espacios reservados, desde piscinas privadas a salones y comedores exclusivos, así como tienen preferencias para los espectáculos.

Islas cada vez más extravagantes

Hace décadas que existen las islas privadas para crucero, pero el relanzamiento de Coco Cay de Royal Caribbean y la apertura de Ocean Cay de MSC Cruises están cambiando las reglas del juego.

Coco Cay, la isla privada de Royal Caribbean en El Caribe.

Coco Cay, la isla privada de Royal Caribbean en el Caribe. Foto: Royal Caribbean.

Las grandes navieras competirán por ofrecer cada vez más servicios en sus islas, donde la espectacularidad de algunas atracciones (como la gigantesca piscina en la Coco Cay) irá de la mano con la diferenciación en los clubes de playa y restaurantes, para crear zonas donde los pasajeros sientan una mayor cuota de privacidad a costa de un precio más alto.

Cada vez más recargos

Así como está sucediendo con las líneas aéreas, las compañías de cruceros cada vez aplican más recargos a servicios que antes estaban incluidos. De hecho un tercio de sus ingresos provienen de la venta de servicios, bebidas y comidas a bordo.

Cada vez habrá nuevos recargos a servicios que antes estaban incluidos. Pero de de esta manera las navieras podrán bajar las tarifas de sus cruceros

Esto les permiten bajar sus precios para impulsar la popularidad de este tipo de viajes. Por ejemplo, si hay nuevos restaurantes a bordo, serán con menús de recargo. ¿Más atracciones como toboganes acuáticos, tirolesas y espectáculos importados de Broadway? ¿Quiere más wifi a bordo? Pues a pagar por disfrutarlos.

El tobogán Ultimate Abyss es una de las mayores atracciones de Royal Caribbean. Foto: Royal Caribbean

Las navieras hacen caja con los pagos extras de las atracciones. Foto: Royal Caribbean

La contrapartida es que, ante el futuro fastidio de muchos pasajeros, las navieras más exclusivas seguirán apostando por una tarifa todo incluido global: que el pasajero no se preocupe por ningún recargo extra: desde las propinas hasta las bebidas alcohólicas, todo estará cubierto. Eso sí: el precio estará entre los más altos del mercado.

La marea verde

En los próximos 10 años los cruceros habrán eliminado gran parte de sus residuos plásticos de un solo uso, desde las pajitas hasta los vasos.

[Para leer más: Estas son las tendencias que marcarán a los cruceros en 2020]

Las innovaciones tecnológicas permitirán reciclar gran parte de los residuos y el desarrollo de nuevos sistemas de propulsión relegará cada vez más a los combustibles fósiles.

Hurtigruten toma la delantera ecológica con sus barcos eléctricos. Foto: Hurtigruten

Hurtigruten toma la delantera ecológica con sus barcos eléctricos. Foto: Hurtigruten

Hurtigruten está tomando la delantera con el desarrollo de la navegación con baterías eléctricas, usadas sobre todo en ecosistemas frágiles como los del Ártico y la Antártida; y cada vez más vemos cruceros con gas natural licuado, como el flamante Costa Smeralda.

Templos de la tecnología

Entre los atractivos que las compañías de crucero usarán para seducir a sus pasajeros se encuentran los desarrollos tecnológicos.

Entre estos podemos citar las aplicaciones que permiten desde abrir la puerta del camarote hasta gestionar el embarque biométrico con un selfie.

El móvil será el mejor aliado de la expansión tecnológica en cruceros, que servirá para pagar servicios, buscar pasajeros, abrir puertas y controlar la temperatura del camarote

También se expandirá el uso de dispositivos para pagar o buscar a una persona, como el Ocean Medallion de Princess Cruises, filial de Carnival; o los altavoces inteligentes como el Zoe de MSC Cruises.

La realidad virtual se apodera de las atracciones del Galaxy Pavilion. Foto: John Roberts.

La realidad virtual se apodera de las atracciones del Galaxy Pavilion. Foto: John Roberts.

La tecnología crecerá aceleradamente entre las atracciones y los juegos a bordo con la expansión de la realidad extendida, una combinación de la virtual con la aumentada; así como en los cuartos de escape y hasta en los espectáculos a bordo, que serán cada vez más interactivos.