Como hace siglos: un crucero cruza el Atlántico sin usar motores

El Sea Cloud necesitó 17 días para viajar desde África al Caribe solo impulsado por el viento. Foto Sea Cloud Cruises

Como hace siglos: un crucero cruza el Atlántico sin usar motores

El elegante Sea Cloud, un crucero para solo 53 pasajeros, viajó desde Cabo Verde al Caribe solo impulsado por el viento

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

21/01/2020 - 13:40h

Durante siglos los buques aprovecharon los vientos alisios para viajar más rápido entre Europa y América. Esta fuente de energía primaria volvió a ser el principal medio de locomoción del Sea Cloud, un elegante crucero a vela que no necesitó de motores para llegar al Caribe.

El Sea Cloud navegó desde Cabo Verde a Santo Domingo usando sus velas. Solo encendieron los dos motores diésel SKL a 185 kilómetros de la capital de República Dominicana, para poder encarar mejor la llegada al puerto.

17 días de navegación en silencio

Durante 17 días, los 53 pasajeros (así como los 60 miembros de la tripulación) disfrutaron de la calma de navegar en silencio, con la elegante estampa del barco con sus 29 velas desplegadas.

Gracias a los vientos alisios el Sea Cloud navegó a vela durante el 96% de su travesía del Atlántico Norte

El viento del noreste fue como una mano que empujó a la embarcación a su destino, con velocidades de 28 a 37 kilómetros por hora.

[Para leer más: Los elegantes barcos de cruceros a vela conquistan los mares]

Así atravesaron 4.260 kilómetros del Atlántico Norte, el 96% del viaje, sin ayuda mecánica, un récord para los registros de la compañía.

El Sea Cloud cuenta con 3.000 m2 de velas. Foto Sea Cloud Cruises

El Sea Cloud cuenta con 3.000 m2 de velas. Foto Sea Cloud Cruises

La mejor marca había sido de su hermana más moderna Sea Cloud II, que en un viaje transatlántico había usado las velas en un 85% del trayecto.

Una forma de viajar diferente

“Siempre nos hemos querido diferenciar de nuestros competidores en el mercado de los cruceros en los últimos 40 años”, dijo el consejero delegado de Sea Cloud Cruises, Daniel Schäfer, en un comunicado.

“Ofrecemos viajes que protegen al medio ambiente, y en armonía con la naturaleza y con las comunidades que visitamos”, agregó.

La marea verde en los cruceros

En estos años la preocupación por la sostenibilidad se apoderó de la industria de los cruceros, donde algunas compañías como Hurtigruten apuestan por desarrollar sistemas de propulsión eléctricos, y otras como MSC Cruises se vuelcan a desarrollar barcos con gas natural licuado.

Foto Sea Cloud Cruises 03

Gran parte de los mandos son originales. Foto: Sea Cloud Cruises

Pero ninguno es más ecológico que el mismo viento, aunque su uso se restringe a los mares en los que se pueden aprovechar las corrientes eólicas y con determinadas condiciones marítimas.

Auge de los barcos a vela

El placer de navegar en silencio gracias al viento impulsa comercialmente a esta compañía de cruceros, que está construyendo una tercer embarcación que será inaugurada el 29 de agosto.

[Para leer más: Así funciona el primer crucero ecológico del mundo]

En el caso del Sea Cloud que realizó esta hazaña marítima, se trata de un barco de 1931 de bandera maltesa, de casi 110 metros de largo y un ancho de 15 metros.

A bordo hay una comodidad como de un hotel clásico. Foto: Sea Cloud Cruises

A bordo hay una comodidad como de un hotel clásico. Foto: Sea Cloud Cruises

Sus velámenes se despliegan en cuatro mástiles, y totalizan 3.000 metros cuadrados de superficie.

El Sea Cloud fue inaugurado en 1931 como yate privado, y fue reformado para realizar exclusivos viajes en crucero

Creado en un principio como yate privado, fue reformado para viajes en crucero y actualmente cuenta con 32 cabinas exteriores, de las cuales 10 de ellas mantienen el diseño original, con su bañadera.

A bordo no tiene la sofisticada oferta de atracciones de muchos cruceros. Solo cuenta con un bar, un restaurante con 69 plazas, una sala lounge con biblioteca y poco más.

Pero los pasajeros de estos cruceros no son de los que les gusta jugar en los casinos o que buscan los toboganes acuáticos. Su placer es navegar como en los viejos tiempos, solo impulsados por el viento.