Cruceros híbridos y a gas: más navieras se suben a la ola verde

Los cruceros híbridos como el MS Roald Amundsen pueden reducir las emisiones un 20%. Foto: Hurtigruten.

Cruceros híbridos y a gas: más navieras se suben a la ola verde

Royal Caribbean anuncia la construcción de su tercer barco impulsado por gas natural licuado y Hurtingruten presenta el primer crucero híbrido del mundo

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

03/07/2019 - 13:19h

El silencioso viaje por las aguas noruegas del MS Roald Amundsen, de Hurtingruten, marcó el hito del primer barco impulsado por tecnología híbrida, un paso adelante para reducir las emisiones contaminantes de los cruceros.

Este barco, con una capacidad para 530 pasajeros, navegó por la costa oeste de Noruega antes de emprender viajes desde el archipiélago de Svalbard hasta Groenlandia. Después pondrá rumbo al Paso del Noroeste, siguiendo la ruta que el famoso explorador noruego realizó hace más de 100 años.

Impulso con electricidad

El trabajo entre Hurtingruten y Rolls-Royce, que implicó una inversión de 12,8 millones de euros, logró que esta embarcación pueda navegar con energía eléctrica entre 15 y 30 minutos, método de propulsión que se utilizará sobre todo en costas o en sitios de ecosistema frágil como los fiordos de Noruega.

Las baterías del MS Amundsen permiten que un barco con 530 pasajeros pueda navegar con energía eléctrica por media hora

Gracias a esta tecnología un barco como el Amundsen puede reducir sus emisiones en un 20%, comparado con otras embarcaciones del mismo tamaño.

[Para leer más: Los cruceros se suman a la marea verde]

Además de este cambio en la propulsión Hurtingruten anunció que este es el primer barco diseñado para no necesitar plásticos de un solo uso, una medida que ya están implementando otras grandes compañías de cruceros.

Reducción de 6.400 toneladas de CO2

Los astilleros de Kleven Yard están construyendo una nave gemela al Amundsen llamada MS Fridtjof Nansen, que comenzará a navegar el año que viene. Ambas embarcaciones podrán evitar las emisiones de 6.400 toneladas métricas de CO2 al año, un volumen equivalente a la contaminación de 5.540 coches de combustión.

Hurtigruten MS Roald Amundsen 003   hybrid powered   photo Hurtigruten
El MS Roald Amundsen puede navegar hasta media hora con propulsión eléctrica. Foto: Hurtigruten.

El objetivo final de Hurtingruten es tener barcos que sean 100% eléctricos, que se puedan usar en los cruceros de expedición por el Ártico y la Antártida. Pero todavía queda un largo camino por recorrer.

Hurtingruten busca construir barcos que sean 100% eléctricos. Pero todavía no existe la tecnología para lograrlo

“Un barco de crucero necesita grandes cantidades de energía para navegar. Y actualmente no hay una tecnología capaz de proveer una propulsión totalmente eléctrica a una embarcación como las de Hurtingruten”, precisaron fuentes de la compañía en un comunicado.

Tercer crucero de gas de Royal Caribbean

Royal Caribbean firmó un acuerdo con el astillero Meyer Turku para construir un tercer barco de crucero impulsado con gas natural licuado.

Esta embarcación, que se integrará en la línea Icon de la naviera, tendrá una capacidad para 5.000 pasajeros. El crucero se pondrá en servicio en 2025, y se sumará a los barcos gemelos que serán botados en 2022 y 2024.

[Para leer más: MSC Cruceros se suma a la guerra contra el plástico]

“Estamos seguros que esta embarcación tan avanzada tecnológicamente podrá reducir nuestra huella de emisiones e impulsar las energías alternativas para tener un futuro más sostenible”, dijo Michael Bayley, consejero delegado de Royal Caribbean.

Polémica por las emisiones

Estos avances llegan en un momento en que la industria de los cruceros, así como la de los aviones, están en la mira de los grupos ambientalistas por las emisiones que arrojan las embarcaciones.

Estudios de organizaciones como Transport & Environment aseguran que en el 2017 las embarcaciones de Carnival –la flota más grande del mundo- emitieron diez veces más dióxido de azufre en las costas de Europa que todos los automóviles del continente. En cuanto a Royal Caribbean, su impacto fue de cuatro veces más.

En medio de la polémica, la patronal Clia rescató el compromiso de las navieras por la sostenibilidad y las investigaciones por crear métodos de propulsión menos contaminantes.