Los cruceros esquivan a Valencia (pero hay solución)

Turismo de Valencia espera aumentar un 3% la llegada de cruceros.

Los cruceros esquivan a Valencia (pero hay solución)

Valencia pierde la mitad de pasajeros este invierno, aunque sus autoridades prefieren tener menos cruceristas pero con más poder adquisitivo

Valencia fue uno de los puertos mediterráneos que peor han pasado el frío del invierno. Durante enero y febrero los muelles de la ciudad recibieron un 41,5% menos de pasajeros comparado con los mismos meses de 2017, al pasar de 3.976 a 1.828 pasajeros.

La razón de esta caída fue que dos compañías no programaron realizar escalas en Valencia.

Contraste en el Mediterráneo

Febrero es el peor mes para el tráfico de cruceros en Valencia, pero no ha sido así para otros dos grandes puertos ubicados en los flancos de esta ciudad: el número de pasajeros en el puerto de Barcelona creció el 46,5% y en los de Baleares se disparó un 166%.

Según la Fundación Turismo Valencia y la Autoridad Portuaria de Valencia , esto no supone un problema, porque por más que haya sucedido este descenso de pasajeros, creen que en el año se llegará a los 425.000 cruceristas, 3% más que los 411.315 que arribaron el año pasado.

En el último trimestre del año, Valencia aprovechó la inestabilidad política en Cataluña, y recibió a tres cruceros de Tui Cruises que pensaban atracar en Barcelona y que optaron por dirigirse a este puerto, lo que aportaron unas 5.000 visitas extras en octubre.

Reactivación del puerto

Según precisaron fuentes de la Autoridad Portuaria a Cerodosbé, abril es el mes mas fuerte del año, con 35 escalas programadas, seguido por la temporada más potente, que va desde septiembre a noviembre, en la que se aguarda la llegada de 81 barcos.

Para la Autoridad Portuaria no es válido comparar el descenso de Valencia con el crecimiento de Barcelona, “uno de los puertos más potentes a nivel mundial”, dijeron.

La ampliación del puerto de Valencia, que permitiría acoger más cruceros, sigue con retrasos

El portavoz del ente turístico, Antonio Bernabé, dijo no ven a Barcelona como un competidor sino como una ciudad donde se pueden “generar sinergias y aprovechar oportunidades”. Aunque para ello las ciudades deberían tener conexiones de alta velocidad, por ejemplo.

Plan para seducir a cruceros

Al ente turístico no le preocupa tanto la caída de pasajeros porque, indicaron a este medio, buscan “un turismo de calidad y no de cantidad, que incremente el gasto en destino y contribuya al desarrollo de la actividad turística”.

Para seducir a más navieras, sobre todo a las norteamericanas, se lanzó el programa València Cruises, junto con la Autoridad Portuaria y otros organismos públicos e institucionales.

El objetivo, indicó Bernabé, es que en Valencia atraquen cruceros de alta gama y que la ciudad pueda posicionarse como puerto base, para aumentar el número de pernoctaciones y el gasto medio de los visitantes.

Deberes pendientes

Pero para ello hay cuentas por resolver. La más importante es la reforma de las terminales, para poder acoger a más cruceros y de mayor tamaño.

El proyecto tiene varios años sin concretarse, y aunque se anunció su puesta en marcha en este año, todavía ni siquiera se concretó la apertura del pliego de licitaciones “por el atraso de los trabajos en la ampliación norte”, indicaron desde el puerto de Valencia a Cerodosbé.