¿Cuál es la clave del éxito de los cruceros de lujo?

Silver Origin, el nuevo barco de Silversea que debutará entre los cruceros de lujo.

¿Cuál es la clave del éxito de los cruceros de lujo?

Los cruceros de lujo crecen como nunca. Pero, si siempre hubo un sector con alto poder adquisitivo, ¿por qué ahora se dispara el interés por estos viajes?

Mar Nuevo

Madrid

12/04/2019 - 11:50h

Los cruceros baten récords. Según las cifras del sector, durante este año se superará la barrera de 30 millones de pasajeros en el mundo, tras el crecimiento del 6,7% (hasta 28,5 millones de cruceristas) respecto a 2017. Dentro de los cruceros, sin embargo, el segmento de lujo experimenta los mayores incrementos. La causa, apuntan los expertos, está en los baby boomers.

Según los profesionales reunidos en la Seatrade Cruise Global, la feria más importante del sector que se celebra en Miami, son justamente los nacidos en países anglosajones después de la Segunda Guerra Mundial (1946-1964) los principales consumidores de los cruceros más exclusivos puesto que “tienen ingresos disponibles y tiempo para viajar”.

A las inversiones de las marcas tradicionales en el segmento del lujo, como Ponant o Scenic se unes las firmas generalistas, como Royal Caribbean o MSC, que invierten también en este segmento, así como incorporaciones de nuevos actores, como Ritz-Carlton y Virgin Voyages

[Para leer más: Estos son los cruceros de lujo que veremos este año]

Los cruceros de lujo se disparan

A las inversiones de las marcas tradicionales en los cruceros de lujo, como Scenic (a la espera del Eclipse, que será el barco más lujoso en el mar) y Ponant, que integrará cinco nuevos barcos hasta 2021, se suma el interés de las navieras generalistas por este segmento que, como en el caso de Royal Caribbean con Silversea toman posiciones en compañías especializadas.

Scenic Eclipse
Scenic Eclipse: cuando el lujo se viste de aventura.

Otros como MSC diversifican sus encargos de nuevos barcos y, mientras por un lado incorporan gigantes de los mares, por otro ponen en marcha barcos más pequeños con un nuevo concepto de exclusividad y lujo.

Los responsables de las principales navieras del segmento del lujo responsabilizan de su éxito a los nacidos en el baby boom; sin embargo, existen otras derivadas

A todo ello se suma la incorporación de nuevas navieras al sector, como The Ritz-Carlton y su Yatch Collection o Virgin Voyages, que botará el Scartlet Lady, una de las novedades más esperadas y –se espera- más revolucionarias en el sector del lujo.

¿Por qué el segmento de lujo?

Los responsables de las principales compañías que operan en el segmento del lujo analizaron en Miami las causas de este boom que, si bien apunta a los nacidos en el baby boom como principales clientes, tiene también otras derivadas.

Para el presidente de Windstar Cruises, John Delaney, “algunos grupos demográficos más jóvenes también viajan porque consideran que viajar es un derecho, y les encanta hacerlo bien”.

También aumenta el consumo de los cruceros de lujo entre algunos grupos demográficos más jóvenes, quienes consideran que viajar es un derecho y les encanta hacerlo bien

El CEO de The Ritz-Carlton Yacht Collection, Douglas Prothero, añadió que su nueva línea está atrayendo a viajeros más jóvenes a medida que “la riqueza en todo el mundo está creciendo, y la vemos en lugares donde no la veíamos antes”.

Ritz-Carlton contará con al menos cinco yates de lujo para el 2022.
Ritz-Carlton contará con al menos cinco yates de lujo para 2022.

[Para leer más: Boom de los cruceros, en 2027 habrá 500 barcos navegando]

Valorar los servicios exclusivos de este tipo de producto o beneficiarse del tirón de los cruceros en general también se señalaron entre las causas de su ascenso. “A medida que la industria de los cruceros crece, también las personas demandan más lujo”, añadió Prothero.

Destinos preferidos

Respecto a los destinos que más triunfan dentro del lujo, el CEO de Silversea Cruises, Roberto Martinoli, explicó que los clientes escogen sus productos para explorar destinos que solo están disponibles por barco. Eso sí, “una vez que experimentan un crucero de lujo, es más probable que regresen”, añadió.

Los clientes escogen cruceros para explorar destinos remotos que solo están disponibles por barco; una vez que prueban el lujo, es más probable que repitan

La gastronomía de altos vuelos es otro de los ganchos de estos barcos. Windstar, por ejemplo, se asocia con la Fundación James Beard, que siguen muchos usuarios amantes de la cocina en los EEUU. “Atraemos potenciales cruceros a través de la comida y les hacemos saber las increíbles experiencias gastronómicas con chefs galardonados que están disponibles a bordo de nuestros barcos", dijo.

El poder de las marcas

El caso de Ritz-Carlton es ligeramente diferente. Totalmente nuevo en el sector, su responsable señaló que más de la mitad de sus pasajeros no han probado antes un crucero: “Sabemos que no han navegado antes, y eso se lo atribuimos a la marca", dijo. “Muchos clientes se reconocen con la marca -con la que ya tienen una relación-, por lo que se genera una expectativa”.

Ser parte de la marca Ritz-Carlton y de la corporación Marriott ofrece “un altavoz muy grande para la empresa”, señaló Prothero.  

Silver Cloud, Silversea. Foto Lucia Griggi
Silver Cloud, Silversea. Foto Lucia Griggi

La evolución del lujo

También durante el foro, la directora de marketing de Silversea, Barbara Muckermann, habló sobre el futuro de los consumidores de lujo.

Los 'baby boomers' han dejado de comprar relojes y diamantes para adquirir experiencias

Igual que en un inicio el lujo fue para la aristocracia y la realeza “una forma de cubrir inseguridades o sentirse más deseable”, hoy en día son los baby boomers -que controlan en 68% de la riqueza en los EEUU, según explicó- quienes invierten en lujo.

Sin embargo, según Muckermann, han dejado de comprar relojes y diamantes para adquirir experiencias.

“Los boomers después de la guerra se preocuparon por tener un coche y una casa”, apuntó. “A los millennials no les importa eso. Están felices usando Uber y yéndose de vacaciones con Airbnb. Hoy, el lujo es una experiencia, no una cosa”.