Diez curiosidades de los cruceros que nadie te había contado

Los cruceros están llenos de secretos y curiosidades. Foto: Crystal Cruises.

Diez curiosidades de los cruceros que nadie te había contado

Camarotes magnéticos, morgues, cárceles, descuentos del primer día o bebidas gratis: estas son algunos de los secretos que esconden los cruceros

Mar Nuevo

Madrid

13/09/2019 - 18:57h

Si los aviones están llenos de secretos que pueden sorprender incluso a los viajeros más habituales, los cruceros son un mundo aparte. Desde paredes magnéticas en los camarotes a servicios de mayordomo, platos fuera de menú, cárceles y morgues, existe todo un mundo de curiosidades alrededor de estos barcos que pueden transportar el equivalente a una ciudad de 5.000 habitantes.

Existen curiosidades relacionadas con la comida -sí, el aumento de peso es real y hay poca gente que sale indemne de unas vacaciones en alta mar-, las cabinas, los servicios a bordo, las opciones de entretenimiento e incluso con las instalaciones invisibles para los pasajeros. Estas son las diez más curiosas.

Una de las trampas en las que podemos caer en un crucero es la de pensar que el 'todo incluido' es literal

[Para leer más: Así funciona un crucero por dentro]

1. Paredes magnéticas

Los cruceros están siempre hechos de metal -también las cabinas-. Así, y aunque no tenga apariencia metálica, realmente. Puedes aprovecharlo, según recomienda el portal especializado Cruise Critic, como un gran mural para organizar la documentación que nos entrega la tripulación (por ejemplo, con las propuestas de ocio o los menús de los próximos días). Solo tienes que comprar unos imanes en algún puerto, que además te pueden servir a la vuelta como souvenir para regalar.

No es oro todo lo que reluce, tampoco en los camarotes de lujo. Foto: Windstar.
El espacio se aprovecha al máximo en los camarotes. Foto: Windstar.

2. Espacio aprovechado al máximo

Sin salir del camarote, es importante saber que los diseñadores de cruceros se toman muy en serio aprovechar hasta el más mínimo rincón. A tu llegada, no dejes de explorar tu cuarto y te sorprenderá encontrar espacios de almacenamiento adicional debajo de la cama y el sofá e, incluso detrás de un espejo.

En lo que también coinciden los expertos es que no hay demasiados enchufes, al menos no tantos como para responder a la creciente cantidad de dispositivos electrónicos con los que viajamos, por lo que no es mala idea llevar una regleta en el equipaje.

3. Mayordomo

Sin llegar a los servicios adicionales que conllevan las suites de lujo, entre los que se cuenta frecuentemente un mayordomo las 24 horas del día, muchas líneas de cruceros ofrecen este servicio sin ningún coste -o a uno muy reducido-, por ejemplo, en cuanto a ordenar comida en el camarote.

Recién estrenado, el MSC Bellissima tendrá este verano Barcelona como puerto base. Foto MSC.
Incluso aunque no hayamos contratado una suite de lujo podemos tener acceso a servicio en la habitación. Foto: MSC Cruceros.

Si en algún momento sufrimos de mareos, también se puede solicitar ayuda, que vendrá en forma de manzanas verdes (según los trabajadores de los cruceros el mejor remedio que existe), galletas, en incluso algunos medicamentos contra las náuseas, que pueden ser dispensados por el médico del barco sin coste.

[Para leer más: Cinco razones para viajar en el crucero más grande de MSC]

4. Ojo con el todo incluido

Una de las trampas en las que podemos caer en un crucero es la de pensar que el todo incluido es literal. Entre los productos o servicios que quedan fuera del billete están las bebidas. Refrescos, cervezas y combinados -a veces también el agua- pueden representar un gasto importante si no se ha adquirido un paquete extra.

Pedir el vino por botellas en lugar de por copas (y solicitar después que la guarden con nuestro número de camarote) es una opción para ajustar el presupuesto de bebidas

Incluso aunque lo hayamos comprado, algunos de los restaurantes especializados a bordo pueden no quedar incluidos dentro de la tarifa general y deberán pagarse aparte.

Entre los trucos de los expertos para ahorrar en el este capítulo están pedir el vino por botellas en lugar de por copas (y pedir que nos lo guarden con nuestro número de camarote para la próxima comida), o cubos de cerveza con varias botellas en lugar de individualmente.

Además, el té y los zumos sí que suelen ofrecerse como cortesía, así como algunas bebidas en determinados cafés o bares dentro del barco: solo hay que dedicarse a localizarlos y visitarlos de tanto en tanto.

Los cruceros ofrecen diferentes restaurantes, algunos bajo reserva. Foto AmaMagna.
Los cruceros ofrecen diferentes restaurantes, algunos bajo reserva. Foto: AmaMagna.

6. En lo que no hay límite

Muchos pasajeros que viajan por primera vez en crucero no son conscientes de que en los restaurantes principales de los barcos no hay ningún tipo de restricción sobre la comida. Es decir, se pueden pedir dos entrantes o tres postres si se desea, lo que permite probar, sin remordimientos, platos que no estamos seguros de si nos gustarán.

Lo de que en los cruceros se sube de peso es una realidad así que, si no queremos llevarnos una sorpresa desagradable al final, podemos intercalar entre las comilonas algunas opciones más saludables y bajas en grasas.

7. Descuentos del primer día

Muchas líneas de cruceros ofrecen descuentos en determinados servicios si se contratan el primer día, desde paquetes de internet a cenas en restaurantes especializados, pasando por tratamientos y sesiones de spa.

Se trata de ofertas fugaces que afectan también a los espectáculos, como los musicales de Mamma Mia o Rock of Ages en Royal Caribbean o Norwegian respectivamente, siempre más económicos si se contratan nada más subir a bordo.

Los espectáculos del Cirque du Soleil en los barcos de MSC son tan impactantes como en tierra firme. Foto: MSC Cruceros.
Los espectáculos del Cirque du Soleil en los barcos de MSC son tan impactantes como en tierra firme. Foto: MSC Cruceros.

8. Cárceles a bordo

Como existe la posibilidad de que se comentan delitos a bordo, además de navegar con personal de seguridad, los barcos están equipados con lugares seguros donde enviar a los infractores hasta que puedan ser entregados a las autoridades en el siguiente puerto.

Más que calabozos se trata de cabinas especiales de seguridad donde los detenidos, por decisión del comandante del barco, son retenidos.

Si surge el amor a bordo, el capitán del barco puede oficiar una boda con validez legal

9. Enfermería… y morgue

Todos los barcos cuentan con protocolos de asistencia médica y emergencias, así como médicos a bordo que pueden solucionar in situ pequeñas afecciones, como problemas gástricos o insolaciones.

Si la enfermedad es más grave se trasladará al pasajero al puerto más cercano para acudir a un hospital, lo que puede hacerse, en muchos casos, a través de un helicóptero que aterrice en los helipuertos presentes en muchos barcos.

¿Y si alguien muere a bordo? Los cruceros viajan con una morgue que cuenta regularmente con entre cuatro y seis espacios y donde se mantienen los cuerpos hasta llegar al siguiente puerto de escala.

El Symphony of the Seas, de Royal Caribbean, es el mayor barco de pasajeros construido hasta la fecha.
Symphony of the Seas, de Royal Caribbean, una ciudad flotante.

10. Nada de topless o nudismo

Según el portal Rumbo.com, la mayoría de los barcos, salvo aquellos especializados, no permiten hacer topless ni nudismo a bordo.

Respecto al sexo, se recomienda siempre practicarlo dentro del camarote, ya que al aire libre se podrían infringir las normas y recibir una penalización.

Esto también aplica a los casos de cruceros para solteros, aunque allí se encontrarán actividades como el speed dating que favorece los encuentros.

Si la cosa va a más y surge el amor, el capitán del barco puede realizar una boda civil con validez legal, y algunas compañías cuentan también con sacerdote que le dará el valor religioso.