Estos son los cruceros errantes que no encuentran puerto para atracar

El Costa Luminosa ha desembarcado a varios infectados en tres puertos. Foto: Costa Cruceros.

Estos son los cruceros errantes que no encuentran puerto para atracar

Una docena de grandes cruceros viaja de puerto en puerto esperando que alguno le autorice a desembarcar a sus pasajeros

Mar Nuevo

Madrid

19/03/2020 - 12:07h

La práctica totalidad de las líneas de cruceros, desde las grandes navieras estadounidenses como Carnival a europeas como MSC o Costa Cruceros, han suspendido ya su actividad como medida para frenar la expansión del coronavirus. Sin embargo, una docena de barcos navega aún por los mares buscando puertos en los que desembarcar a sus últimos pasajeros.

Se trata de una parada sin precedentes en la industria, que verá cómo sus barcos permanecen anclados por un periodo aún indeterminado de semanas o, incluso meses. Más angustioso, sin embargo, es el periplo de estos barcos, algunos con personas infectadas por COVID-19, por desembarcar a los últimos pasajeros en destinos que cierran sus puertas y ante el recorte generalizado de vuelos internacionales.

Varios cruceros que navegaban por el Pacífico sufren el cierre de puertos ordenado por Chile

[Para leer más: Cruceros: ola de cancelaciones y cierre de puertos por el coronavirus]

En algún lugar del Pacífico

Según explica The Washington Post, hasta la madrugada del martes el buque Zaandam, de Holland America, navegaba por el Pacífico sin un objetivo claro. Se dirigió a Punta Arenas (Chile) pero finalmente las autoridades locales no permitieron que el buque atracase.

La compañía, propiedad de Carnival, informó a través de un comunicado que se encuentra “trabajando en opciones para que los huéspedes desembarquen y viajen a casa lo antes posible”. Añadió, escuetamente, que “Se proporcionarán actualizaciones cuando se conozcan”.

El barco, que no está en cuarentena ni ni informó de casos conocidos o sospechosos de COVID-19 a bordo” se dirigió después a San Antonio, también en Chile, para una escala de servicio en donde aprovisionarse de combustible y otros productos.

El crucero, de 14 días por las aguas de América del Sur, debía finalizar su recorrido el 21 de marzo. Al menos la línea ofrece servicio de internet y teléfono de cortesía a todos los huéspedes para que se comuniquen con la familia.

Roald Amundsen

El cierre de los puertos de Chile también afecta al Roald Amundsen de Hurtigruten, que se encuentra frente a las costas de Chile. Su travesía debía concluir en Punta Arenas el 16 de marzo tras un crucero de 17 días. A bordo hay 350 pasajeros.

El MS Roald Amundsen es otro de los barcos en busca de puerto. Foto: Hurtigruten.

El MS Roald Amundsen es otro de los barcos en busca de puerto. Foto: Hurtigruten.

El barco estaba programado para atracar en Punta Arenas, donde debía concluir un crucero de 17 días.

El director gerente de Hurtigruten para la zona de Asia-Pacífico, Damien Perry, explicó que, si bien no hay nadie con síntomas de COVID-19, trabajan en una variedad de opciones para dar solución a este viaje que se extiende ya por más tiempo del inicialmente previsto.

“Nuestros pasajeros y tripulación son nuestra principal prioridad y todos están bien”, añadió. “El enfoque de nuestro grupo de trabajo es llevar a todos los pasajeros a casa de la manera más rápida y segura posible”.

Norwegian Jewel

El Norwegian Jewel salió de Sídney a finales de febrero para realizar un itinerario de 23 días por Australia y la Polinesia Francesa. Debía finalizar en Papeete el 20 de marzo, pero los planes cambiaron como consecuencia de la expansión del coronavirus: primero se programó el desembarque en Auckland, Nueva Zelanda y más tarde en Fiji. Ambos rechazaron el barco.

Las compañías se encuentran con el problema añadido de las cancelaciones de vuelos que dificulta la vuelta a casa de los pasajeros

El lunes por la noche varios pasajeros comunicaron a sus familiares que el barco se dirigirá a Honolulu, donde llegará el 22 de marzo.

La línea ha ampliado el acceso a WiFi a bordo para que los pasajeros puedan también hacer modificaciones en sus reservas de vuelos para volver a casa, además de contactar con sus familiares y amigos.

La reorganización de los vuelos de los afectados por los cierres de puertos está siendo otro de los problemas añadidos debido a la reprogramación de las aerolíneas y la cancelación de miles de itinerarios. En este sentido, Norwegian señala que colabora para cambiar vuelos reservados a través de ellos e, incluso, asume costes de las diferencias en los billetes para clientes que reservaron sus vuelos de forma independiente.

Silver Shadow

No es el caso de Silversea; la naviera se enfrenta a una mayor complejidad después de que dos pasajeros desembarcados del Silver Shadow en Recife (Brasil) por razones médicas dieran positivo.

Otro pasajero del Silver Explorer desembarcado en Tortel (Chile) dio también positivo.

Tras un periplo por puertos de Islas Caimán, Puerto Rico, Tenerife y Marsela, Costa Luminosa se dirigirá a Italia para desembarcar a los últimos pasajeros a bordo

“En nombre de nuestros huéspedes, estamos en estrecha coordinación con los gobiernos y las autoridades locales de salud para determinar los próximos mejores pasos”, dijo la compañía, propiedad de Royal Caribbean. Mientras tanto han solicitado a los pasajeros permanecer en sus camarotes “de acuerdo con nuestros protocolos de aislamiento médico”.

Otro barco de Royal Caribbean, el Azamara Pursuit, se encontraba también en aguas de Chile buscando soluciones para llevar a los cruceristas a sus casas. Así como el Celebrity Eclipse, también del conglomerado con sede en Miami.

Varado frente a las costas de Chile, el martes por la mañana informó que repostaría en el puerto chileno de Valparaíso para navegar después a San Diego, en un viaje que debería llevar 10 días, según la compañía.

CostaLuminosa. Foto Costa Cruceros.

Costa Luminosa. Foto: Costa Cruceros.

Costa Luminosa

En las costas europeas, otro barco protagoniza un agónico recorrido en busca de un puerto donde desembarcar. Se trata del Costa Luminosa, de Costa Cruceros.

Al menos tres personas infectadas desembarcaron en Islas Caimán (el 29 de febrero) y Puerto Rico (8 de marzo).

Ya en Europa y con todos los pasajeros confinados en sus camarotes, tres pasajeros más abandonaron el buque en Tenerife con síntomas. La compañía informó el lunes que se dirigía a Marsella, un destino en el que tampoco podrá atracar después de que el presidente francés Emmanuel Macron ordenase su cierre el pasado martes.

Consultada por Cerodosbé, la compañía confirmó que el Costa Luminosa había llegado hoy jueves al puerto de Marsella y estaba trabajando "en estrecha colaboración con las autoridades francesas para definir la modalidad para el desembarco".

Finalmente, y “tras el resultado positivo de los controles realizados por la autoridad sanitaria francesa a bordo, Costa Luminosa comenzó a desembarcar huéspedes en Marsella". Según explicó la línea de cruceros, "se trata de huéspedes franceses y de otras nacionalidades, elegidos en función de la logística del transporte para regresar a su destino".

Una vez desembacados, los viajeros serán acompañados a sus vuelos y traslados, que han sido organizados por la empresa, a través de un "cordón sanitario de aislamiento". Después el barco continuará hacia Italia, donde Costa Cruceros "está trabajando con las autoridades locales para organizar el desembarco de los huéspedes restantes". 

La misma suerte tuvo el Braemar, de la compañía británica Fred Olsen Cruise Lines que tras constatar que viajaba con cinco personas a bordo contagiadas por coronavirus logró desembarcar en Cuba, después de que Barbados y Bahamas rechazaran el desembarco de sus pasajeros. Cuarenta y tres personas fueron aisladas con síntomas.