Este canal puede ser la salvación para los cruceros. O su tumba

El arriesgado paso del Braemar por el estrecho de Corintio fue una experiencia única para los pasajeros. Foto: Fred Olsen Cruise Lines.

Este canal puede ser la salvación para los cruceros. O su tumba

Un crucero de Fred Olsen logra atravesar el canal de Corintio, donde el estrecho margen de sus lados puede encallar fácilmente a la nave

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

18/10/2019 - 12:37h

Lento, muy lento. Así fue como un crucero de la compañía Fred Olsen Cruise Lines logró atravesar el estrecho de Corintio, un canal que en sus tramos más angostos tiene 24 metros de ancho, apenas 1,5 metros más de lo que mide el barco Braemar de lado a lado.

El paso por el canal se convirtió en la experiencia más excitante de este crucero de 25 días que zarpó desde Southampton hacia el Mediterráneo y las islas griegas.

Una obra soñada hace 2.000 años

Este canal artificial comunica al mar Jónico con el Egeo, y sirve para evitar el rodeo por la península del Peloponeso.

En los tramos más angostos el crucero de Fred Olsen estaba a solo 0,7 metros de  chocar con las paredes del canal de Corintio

Ya desde los tiempos de Nerón había proyectos para realizar una obra de ingeniería civil que permita agilizar los tiempos de navegación por esta región, pero hubo que esperar 20 siglos, hasta 1893, para que se convierta en realidad.
 

Un canal no apto para grandes cruceros

No todas las embarcaciones pueden atravesar este paso. Sí aquellas pequeñas y medianas, que ofrecen cruceros boutique y de lujo, como Celestyal Cruises, SeaDream Yacht Club, Windstar Cruises, Ponant y Crystal Cruises.

[Para leer más: El tamaño sí importa: estos son los 10 cruceros más grandes del mundo]

Pero Fred Olsen apostó a que su crucero Braemar podía lograrlo, y se dedicó dos años a estudiar las posibilidades técnicas del paso y a negociar la travesía con los operadores del canal y las autoridades griegas.

olsen corintio 2
En los tramos más angostos las paredes del canal estaban a 0,7 metros del crucero. Foto: Fred Olsen Cruise Lines.

Con precisión de cirujano

El día en que el crucero llegó a una de las entradas del canal los tripulantes y técnicos en tierra analizaban la dirección de los vientos y su velocidad, un factor clave para el viaje de 6,3 kilómetros.

El crucero Braemar necesitó dos horas para cruzar el canal de 6,7 kilómetros de largo

A una velocidad de 3,7 kilómetros por hora, y ayudado por dos pilotos, la embarcación necesitó dos horas para atravesar el canal. En los tramos más angostos solo 0,7 metros separaban al casco de la nave de las rocas.

 


Video a velocidad rápida del paso de Braemar.

Entusiasmo de la naviera

“Los pasajeros casi podían tocar las paredes del canal. Será una experiencia que no podrán olvidar”, dijo Clare Ward, directora de productos y servicios al cliente de Fred Olsen.

El éxito de esta travesía entusiasmó a los directivos de la naviera, que anunciaron que en la primavera de 2021 organizarán un segundo crucero que viajará por este canal.

El Braemar es un barco de 24.344 toneladas de volumen, con un ancho de 22,5 metros y un largo de 196; capaz de transportar a 929 pasajeros.