La Antártida: ¿la última frontera de los cruceros de lujo?

Los viajeros a La Antártida crecieron un 53% en cuatro años. Foto: Silversea.

La Antártida: ¿la última frontera de los cruceros de lujo?

El énfasis por las experiencias y la búsqueda de lo desconocido impulsan a los viajeros hacia el destino más remoto del mundo

Mar Nuevo

Madrid

02/01/2020 - 12:58h

Hay que viajar miles de kilómetros y gastar miles de euros para llegar a La Antártida. Una vez allí, el continente helado recibe al visitante con temperaturas bajo cero. No hay hoteles fastuosos, avenidas de compras ni barrios hípster. Y, sin embargo, despunta como el próximo destino preferido para los viajeros más exclusivos.

‘Tomar solo fotografías, dejar solo huellas, guardar solo recuerdos’. El lema de la Asociación Internacional de Operadores Turísticos de la Antártida (IAATO por sus siglas en inglés) promueve el turismo responsable. Muchas voces critican los efectos del hombre en un hábitat tan vulnerable. Precisamente esa vulnerabilidad, el hecho de que un día pueda desaparecer, empuja a algunos hacia La Antártida, una motivación a la que se unen razones como la búsqueda de la exclusividad y, fundamentalmente, el énfasis en el turismo de experiencias.

Aunque aún no mueve volúmenes masivos, el turismo en La Antártida se ha disparado un 53% en solo cuatro años

La traducción es, según esta misma organización que agrupa a la mayoría de operadores turísticos en el continente, un incremento del número de visitantes que pasaron de 36.702 en la temporada 2014-2015 -que dura de noviembre a marzo- a 56.168 en la de 2018-2019. Puede no parecer mucha gente, pero el incremento es del 53% en solo cuatro años.

[Para leer más: ¿Cómo cambiarán los viajes en crucero en la próxima década?]

Y esta temporada se espera, según los expertos de Travel Weekly, otro espectacular aumento, como consecuencia, entre otros, de los nuevos y lujosos barcos que ofrecerán nuevos cruceros por las aguas antárticas, permitiendo una nueva vuelta de tuerca a este tipo de viajes al sumar el factor lujo a la mística de la exploración que acompaña tradicionalmente a este destino.

Quizás el destino más remoto del mundo. Foto Cassie Matias Unsplash

Quizás el destino más remoto del mundo. Foto: Cassie Matias | Unsplash.

Además, en 2020, y de acuerdo a la mayor parte de las teorías, se cumplirán 200 años del descubrimiento del continente, que se achaca a tres personas con pocos meses y hasta días de diferencia: Fabian von Bellingshausen, de la Armada Imperial Rusa; Edward Bransfield, de la Armada Británica; y Nathaniel Palmer, un foquero estadounidense de Connecticut.

Nuevos cruceros de Ponant, Silversea, Lindblad o Hurtigruten suman el factor lujo a la mística de la exploración polar

Nuevos cruceros en La Antártida

Las compañías de viajes de lujo se apresuran a incluir en sus catálogos este nuevo destino de moda por el que los viajeros están dispuestos a pagar decenas de miles de euros. No hay muchas formas de llegar: lo más frecuente es hacerlo en barco, bien desde Argentina o desde Nueva Zelanda, o bien volando desde Punta Arenas (Chile).

Según la normativa vigente, solo barcos que transporten menos de 500 pasajeros pueden realizar desembarcos en determinados lugares de La Antártida. Además, solo 100 personas pueden desembarcar la vez. Más exclusivo aún.

Los barcos, antes dirigidos a la exploración y la investigación, dan paso a nuevos buques con todas las comodidades de las firmas más selectas, desde Ponant a Silversea, pasando por Lindblad Expeditions y Hurtigruten.

En 2020 se cumple el bicentenario del descubrimiento de La Antártida. Foto Eamonn Maguire Unsplash

En 2020 se cumple el bicentenario del descubrimiento de La Antártida. Foto: Eamonn Maguire | Unsplash.

[Para leer más: Un viaje único: un crucero a la Antártida en medio de un eclipse solar]

Lindblad Expeditions

Se podría calificar como el primer tour organizado a La Antártida el capitaneado por Lars-Eric Lindblad, que navegó al continente en 1966 en un barco de la marina argentina. Desde entonces, la compañía que fundó, justamente Lindblad Expeditions, ha recorrido un largo camino. En 2020 presentará el National Geographic Endurance, un barco de 126 pasajeros con modernas comodidades que incluyen dos ‘iglús’ de cristal totalmente climatizados instalados en la cubierta superior para una experiencia realmente privilegiada y única.  

El buque, que espera ofrecer servicio en la próxima temporada 2020-2021 y que honra con su nombre el velero del explorador polar Ernest Shackleton, ultima su construcción en un astillero noruego.

Nationa Geographic Endurance. Foto Lindblad Expeditions.

National Geographic Endurance. Foto: Lindblad Expeditions.

Silversea Cruises

Silversea Cruises, otra de las navieras más exclusivas del mundo, ofrece a sus viajeros un servicio exclusivo de avión privado que evita la tradicional navegación de dos días de ida y otros dos de vuelta a través del Pasaje Drake que permite llegar desde Sudamérica a La Antártida.

Con este nuevo servicio y un avión especialmente modificado para aterrizar en la isla Rey Jorge, la mayor de las islas Shetland del Sur en la Antártida, se permitirá a los viajeros recorrer el destino en menos tiempo, ya que se ahorran al menos cuatro días de navegación. A cambio, el viaje completo costará alrededor de 15.600 euros por persona, 5.000 más de lo que cuesta un crucero típico en la zona.

Silversea es una de las navieras más exclusivas que opera en La Antártida.

Silversea es una de las navieras más exclusivas que opera en La Antártida. Foto: Silversea.

Ponant

También será nuevo en La Antártida Le Commandant Charcot, el nuevo barco de la compañía francesa Ponant, híbrido y realizado expresamente para las aguas polares -Clase Polar 2 según los estándaras internacionales-. Con capacidad para 270 pasajeros, espera operar durante todo el año en “condiciones moderadas de hielo” según explicó la empresa.

El pasado noviembre, la noruega Hurtigruten estrenó su primer crucero híbrido MS Roald Amundsen precisamente con un viaje inaugural a La Antártida. 2019 fue además el año de lanzamiento del Magellan Explorer de AdventureSmith Explorations, el primer pequeño barco de pasajeros construido específicamente para La Antártida.

Le Commandant Charcot Ponant

Le Commandant Charco. Foto: Ponant.