El boom de los cruceros preocupa a las navieras más lujosas

Los cruceros más lujosos quieren mantener su aire de exclusividad frente a la masificación del sector.

El boom de los cruceros preocupa a las navieras más lujosas

La masificación de los cruceros preocupa a las navieras de lujo: si hay un exceso de plazas los precios bajarán y se perderá exclusividad

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

01/11/2018 - 11:15h

Los cruceros de lujo se expanden a una velocidad inédita: de los 45 barcos que hay actualmente se llegará a los 84 en una década, lo que supone un crecimiento del 139%. Pero algunos directivos de navieras no están tan a gusto con este crecimiento.

En las últimas semanas llegó un anuncio tras otro en el sector premium: Silversea comunicó que construirá tres nuevos barcos (hasta llegar a un total de 14 unidades) y MSC Cruises proclamó que entrará en el mercado del ultra lujo con la botadura de cuatro embarcaciones a partir de 2023.

Estas incorporaciones se suman a los proyectos de Viking Ocean Cruises (con planes de aumentar su flota en 12 embarcaciones) Ponant (prevé contar con cinco barcos nuevos al 2021) Ritz-Carlton (con tres unidades flamantes) y Hapag-Lloyd (también con tres incorporaciones).

Según el presidente de CLIA (patronal de las navieras más importantes), una cuarta parte de los nuevos pedidos de barcos corresponden a embarcaciones de lujo.

Contra la masificación del lujo

Las expresiones de uno de los altos cargos de MSC Cruceros, Antonio Paradiso, activó las alarmas de los directivos de las compañías de lujo.

Un alto ejecutivo de MSC Cruceros dijo que buscarán que la experiencia del lujo sea más accesible. Y los directivos de otras navieras exclusivas pusieron el grito en el cielo

Cuando se anunció la construcción de cuatro barcos de alto nivel, este ejecutivo dijo que la naviera logrará “que la experiencia del lujo sea más accesible. En el pasado el lujo era un nicho de mercado cerrado, pero veo que este sector de la industria del crucero ganará en popularidad”.

La razón de ser de la exclusividad

Frank del Rio, director ejecutivo de Norwegian Cruise Line Holdings (propietaria de la línea Regent Seven Seas Cruises), dio la bienvenida “a todos los competidores”, pero advirtió “si hacen los viajes en crucero tan accesibles, ya dejan de ser lujosos”. Precisamente, “la razón de ser del lujo es que si es limitado, es exclusivo”, dijo a Travel Weekly.

Otra de las voces más influyentes del sector, Lisa McAuley (exdirectora de Silversea Cruises), consideró que la demanda tendrá que crecer a un ritmo más intenso para compensar a la oferta de plazas de los próximos años, sumando a los barcos que están en construcción.

“Si los precios bajan, se ganarán más clientes”, dijo, y consideró que esta situación tendrá que ocurrir “porque no veo que el mercado crezca a la velocidad de producción de las embarcaciones”.

“Muchos clientes considerarán que su marca perdió la etiqueta del ultra-lujo”, dijo una exdirectiva de Silversea

El exceso de oferta es uno de los desafíos que afronta la industria de los cruceros en el futuro, y si este dilema alcanza al sector más lujoso “afectaría sus reglas del juego”.

“Hay un tipo de cliente que puede tener la percepción de que su marca ha perdido su etiqueta de ultra-lujo”, analizó.

También en los cruceros de expedición

La expansión de itinerarios, puertos y embarcaciones también alcanza a los cruceros de expedición. Estos no son precisamente los más lujosos, pero sus capacidades son más limitadas debido a que operan en zonas de ecosistemas más frágiles, como el Ártico o la Antártida.

Según el gerente general de Hurtigruten en el Reino Unido, Anthony Daniels, el exceso de plazas puede afectar a las navieras que viajan a sitios remotos: “demasiada oferta puede ser un problema. Los cruceros de expedición no pueden convertirse en un producto para un público masivo”.