La resurrección del transatlántico más elegante del siglo XX

El Queen Elizabeth no volverá a navegar: se quedará en el puerto Mina Rashid, en Dubái.

La resurrección del transatlántico más elegante del siglo XX

Tras una década de decadencia tras su retiro de los mares, el Queen Elizabeth 2 resucita como hotel flotante en Dubái

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

28/11/2018 - 14:01h

En su momento el Queen Elizabeth fue el crucero más grande y elegante del mundo. Durante 39 años realizó más de 11 millones de kilómetros, hasta que en 2008 sus motores se apagaron. Tras una década en la que atravesó un estado de semi abandono ahora recupera su glamour reconvertido en un exclusivo hotel flotante en Dubái.

En sus años de oro podía transportar a casi 2.000 pasajeros, a los que se les ofrecían los servicios de cinco restaurantes, dos bares, un cine con 480 asientos, un casino y un hospital.

El nuevo Queen Elizabeth tendrá 224 habitaciones, desde los 17 a los 76 metros cuadrados

Comparado con los gigantescos barcos de la actualidad, los 293,5 metros de eslora y sus servicios parecen poco trascendentes. Pero el QE2 (como se lo conoce en el ambiente) era el mayor símbolo del lujo transatlántico. Como detalle, la estadística marca que 70.000 botellas de champagne se abrían cada año.

cuarto2
Las habitaciones conservan las ventanas con ojos de buey originales.

El tiempo de retirarse de los mares

La vida útil de los cruceros suele llegar a los 25 o 30 años, y ahí el destino puede ser la venta a navieras de segunda línea para trayectos cortos (como en el Caribe) o el desguace si no hay compradores.

En el 2008 el Queen Elizabeth se acercaba a los 40 años de vida y realizó su viaje de despedida. Tuvieron que pasar cuatro años hasta que la sociedad PCFC Hotels, perteneciente al gobierno de Dubái, comenzara los trabajos para resucitar a la emblemática nave.

La resurrección del QE2

El Queen Elizabeth reabrió sus puertas el mes pasado. En realidad la apertura de la primera etapa comprende la presentación de cinco de los 13 restaurantes y bares que tendrá el barco, y de algunas habitaciones y suites de los 224 dormitorios que tendrá a disposición de los huéspedes, desplegados en 13 cubiertas.

En sus 39 años de vida el QE2 realizó más de 11 millones de kilómetros. Algunos de sus viajes duraban más de 80 días.

Las habitaciones cuentan con muebles que imitan a la elegante decoración de fines de los ‘60, con los llamativos ojos de buey a modo de ventanas y con réplicas de las elegantes alfombras que se usaron en los viajes.

queen2
El Queen Elizabeth 2 tiene 13 cubierta y 293,5 metros de eslora.

La elegancia de la suite Royal

Los precios por dormir van desde 113 euros por noche en la habitación estándar de 17 metros cuadrados hasta los 354 euros de la suite Royal, de 76 metros cuadrados.

Habrá solo dos dependencias con esa última categoría, con terraza privada y comedor propio. Su estadía comprende un tour privado por la embarcación-hotel, champagne de cortesía, una cena a la luz de las velas y otras “amenities románticas”.

bar lion
El bar The Golden Lion recupera la esencia de los pubs ingleses.

Las opciones gastronómicas

Entre los restaurantes que abrirán en la primera etapa están The Golden Lion (el tradicional pub inglés), el Yatch Club (recomendado para el té de las cinco de la tarde), The Pavillion y The Grand Lounge (que realiza espectáculos y performances). Pero la joya de la corona será, precisamente, The Queen Grill, que despliega un menú de la alta cocina británica igual al de la jornada inaugural de 1969.

Como los demás hoteles de lujo de Dubái, el QE2 ofrecerá servicios de spa, tiendas, sala de cine y teatro y una piscina.

Para descubrir más de cerca la historia del barco se montará una exposición llamada Herencia QE2, un museo interactivo para conocer la construcción, los viajes y la vida a bordo de un barco que fue símbolo del lujo transatlántico durante las últimas décadas del siglo XX.