Qué hacen los cruceros para seducir a los millennials

Los cruceros recurren a toda clase de estrategias de seducción para conquistar los millennials.

Qué hacen los cruceros para seducir a los millennials

Los cruceros buscan ideas para conquistar a los millennials, un segmento que crece pero no al ritmo que desean las navieras

Las compañías de cruceros tienen previsto un intenso crecimiento de viajeros en los próximos años. Pero uno de los sectores generacionales más importantes no cae rendido a sus pies. Se trata de los millennials.

Las personas nacidas luego de 1985 y que alcanzaron la mayoría de edad con la llegada del nuevo milenio –de allí su nuevo nombre- tienen actualmente entre 25 y 35 años. No son el grupo con mayor poder adquisitivo, pero lograr su adhesión es vital para que el sector aspire a seguir creciendo en las próximas décadas.

Estrategias de seducción en marcha

El promedio de edad de usuarios de cruceros se sitúa en torno a los 46 años, indica un estudio de la patronal CLIA, una franja de edad que descendió notablemente en las últimas décadas. Dicho de otra forma: el estereotipo de que la mayoría de los viajeros son personas jubiladas de más de 65 años ya no es válido.

Las estrategias de las navieras para seducir a los millennials van desde la instalación de nuevas diversiones a bordo hasta el rediseño de las comidas o la duración de las escalas.

Diversión a bordo

Por ejemplo, una de grandes compañías la como Royal Caribbean invirtió 788 millones en renovar diez barcos durante la próxima década. Entre los cambios se encuentran atracciones para buscar a públicos más jóvenes como el Sky Pad, un trampolín con arneses que combina el ‘bungee’ con la realidad virtual.

Royal Caribbean y Carnival montan atracciones en sus barcos para captar a un público más juvenil

O el barco Carnival Vista, que presenta el Sky Ride, una bicicleta suspendida en el aire que permite tener visiones de 360 grados sobre los alrededores del barco.

Además de estas apuestas por las atracciones hay barcos de cruceros como el Royal Mariner que presenta bandas de rock en vivo y en los bares transmiten encuentros deportivos.

Lo de los viajes temáticos en torno a la música es impulsado por varias compañías de viajes medianas y pequeñas, que llegan hasta ofrecer cruceros diseñados para amantes del heavy metal, con bandas como Megadeth como cabeza de cartel.

Cambios en los viajes

Un cambio que aplican las navieras es la duración de las escalas. El público millennial tiene dos preferencias que van a contrasentido de los viajes tradicionales: prefieren navegar menos días, y al llegar una escala, son más partidarios de pasar un día entero de visita en un puerto.

En el primer punto, el consejero delegado de Royal Caribbean Michael Bayley dijo que el Royal Mariner cambiará la tendencia de los viajes en el Caribe al proponer trayectos más breves, y así satisfacer la demanda de los consumidores más jóvenes.

skyride
Carnival apuesta por atracciones como el Sky Ride para buscar nuevos públicos.

Escalas más largas

En cuanto al segundo, un lugar común es considerar que los millennials prefieren vivir experiencias antes que comprar objetos. “Vivir como un local” es un reclamo turístico, y no en vano fue uno de los argumentos que motorizó la expansión de Airbnb.

A estos amantes de Instagram y el posturero en redes sociales les resulta poco atractivo viajar días y días en un crucero donde las habitaciones, comidas y actividades se repiten entre sí.

Los millennials demandan que las escalas sean más largas, para poder disfrutar con más tiempo de las ciudades que se visitan

Por ello las compañías buscan que la estancia en sus escalas más importantes, como Barcelona o Sídney, sean más prolongadas que las cinco horas que pueden pasar en un puerto griego. E incluso se aventuran con partir al día siguiente, para que los viajeros más jóvenes puedan conocer la oferta de restaurantes y discotecas de estas ciudades.

U by Uniworld yoga
En los cruceros de U by Uniworld hay una apuesta por la vida sana y el relax.

La apuesta de Virgin

En 2020 Virgin Voyages presentará su primer barco, Scarlet Lady, que tiene todos los indicios para ser concebida para los millennials. “Queremos hacer cruceros para la gente que no viaje en cruceros”, había anticipado el creador del grupo Virgin, Richard Branson.

Los cruceros de Virgin Voyages están pensados para un público joven y que no tuvo la experiencia de vivir un viaje por los mares

Sus restaurantes son temáticos, enfocados en la vida sana y con un innovador uso de las tecnologías. Y la oferta de actividades para el relax y el bienestar físico, con sesiones de yoga y gimnasios muy bien equipados, apuntan a este público.

Si alguien cree que los barcos de Virgin se diseñaron pensando en el éxito que tendrán en Instagram, tiene razón.

virgin cruise
Los espacios gastronómicos de Virgin Voyages están pensados para un viajero joven.

Vida sana en cruceros fluviales

Esta apuesta por la vida sana es una de las banderas que flamean en la estrategia de U de Uniworld, una naviera que comenzó a operar este otoño con viajes por los ríos de Francia y los Países Bajos.

Las típicas excursiones por castillos y centros históricos que ofrece esta compañía se pagan como extras, pero todas las actividades de senderismo, paseos en bicicleta y otras salidas relacionadas con el bienestar físico están incluidas en la tarifa.

“La propuesta de Uniworld es atractiva para un público que quiere viajar con más libertad, al que no le interesa tanto los tours y que prefiere agruparse con gente que comparta sus aficciones. Está pensada para viajeros del tipo ‘elige tu propia aventura’”, indicó Chris Gray Faust, editor de Cruise Critic a Archi News.com.

La tecnología manda

Esta propuesta descontracturada y más acorde a los millennials se refleja en el uso de las tecnologías, donde la tripulación se comunica con los pasajeros por medio de Whastapp; en tarifas más económicas que otras navieras o en desterrar la costumbre de tener que cambiarse de ropa para la cena.

La forma de organizar el servicio de las comidas fue pensado para la socialización de los pasajeros, muchos de los cuales viajan solos y que se sentirían aislados en un crucero tradicional.