Por qué el MSC Grandiosa es la mejor excusa para huir del invierno

¿Quién dijo frío? Los cruceros también son para el invierno. Foto: MSC Cruceros.

Por qué el MSC Grandiosa es la mejor excusa para huir del invierno

Acaba de estrenarse y ya es uno de los barcos de la temporada: estas son las claves para sacar el máximo partido a un crucero en el MSC Grandiosa

Gonzalo Pérez

Barcelona

13/12/2019 - 19:12h

¿Un crucero en el Mediterráneo en invierno? La pregunta acaba, probablemente, de pasar a la historia. Las razones son muchas, y entre ellas destaca el esfuerzo de las navieras, que vienen planificando rutas por nuestro mar con barcos perfectamente preparados para hacer el trayecto incluso más agradable que si se lleva a cabo durante un mes cálido.

Al fin y al cabo, quien ha viajado en crucero en verano, ¿no ha tenido a veces la sensación de estar sobre una bonita sartén flotante? En segundo lugar, ¿existe mejor manera de disfrutar del verano que ‘veranizar’ un invierno?

Porque en invierno hay vida más allá del Caribe, barcos como el MSC Grandiosa reinventan las clásicas temporadas y destinos de cruceros

[Para leer más: Todo lo que podrás hacer a bordo del MSC Bellissima… y nunca olvidar]

Sí a los cruceros en invierno

Darle la vuelta al concepto de hacer un crucero en invierno: esa parece la intención de MSC con su apuesta para el Mediterráneo (con salida, por cierto, desde Barcelona) durante esos meses del año en que uno sucumbe al tópico anual de, o bien sacar al niño/a ‘a ver las luces de navidad’, o bien deprimirse después de Navidad, o bien hacerlo aún más al darse cuenta de lo lejos que está la Semana Santa.

MSC Grandiosa piscina exterior. Foto: Gonzalo Pérez.

Estrenado el pasado mes de noviembre, el MSC Grandiosa ya navega por el Mediterráneo. Foto: Gonzalo Pérez.

El Grandiosa, nave hermana del Bellissima, parece precisamente estar diseñado para recordarnos que ya tenemos edad para dejar de caer en esas rutinas y para, por supuesto, ofrecer más que sobradas razones a todo aquel que quiera disfrutar de un crucero en el momento que quiera y sin necesidad de tener que necesariamente saltar a destinos como el Caribe durante los meses fríos.

El nuevo barco de MSC (perteneciente a la clase Meraviglia Plus) fue presentado en el puerto de Hamburgo en un espectacular evento en el que no faltó una vez más Sofía Loren, la madrina de la naviera, ni el anuncio del próximo one more thing de la casa Aponte: el Europa, un nuevo buque de la futura World Class íntegramente propulsado esta vez por gas natural licuado, y con capacidad para más de 7.000 almas bien distribuidas en lo que parece va a ser una de las obras maestras de la ingeniería naval de los próximos años.

El MSC Grandiosa viene también equipado con los máximos avances en materia de gestión medioambiental (filtros de limpieza de gases, depuración de aguas, sistemas de ahorro energético, separado y gestión de residuos sólidos) en la que es una de las preocupaciones más claras por parte de una industria que vive del medio que precisamente sabe ha de cuidar.

MSC Grandiosa Galleria. Foto: MSC Cruceros.

MSC Grandiosa Galleria. Foto: MSC Cruceros.

Algo más que diversión

Toda gran construcción naval se recorre articulando un relato. Un relato aparentemente libre pero conducido por la concienzuda mano de arquitectos navales puestos en este caso al servicio de una misión. Un objetivo que no es otro que conseguir que los programadores de actividades puedan sacar el máximo partido de un espacio con ejes y puntos de partida que provoquen que el viajero no se sienta incómodo ni atravesándolo, ni concentrándose en zonas excesivamente saturadas.

Si un crucero no se ‘lee’ bien en horizontal y vertical, vamos mal. Afortunadamente, aún a pesar de la inmensidad del barco, el recorrido por el Grandiosa se sabe ‘provocar’ gracias a continuos estímulos que logran repartir al pasaje continuamente por innumerables escenarios en el que todos estamos invitados a vivir una historia especial.

¿Por qué? La disposición de lugares y planificación de momentos saben redistribuir siempre a cada tipo de crucerista en función de sus distintos gustos. Así se consigue que uno no se sienta encerrado nunca y que cuando quiera tener sensación de estar en un barco, la tenga plenamente, y cuando no, la de estar en un sitio en que pueden pasar muchas cosas, siempre diferentes.

¿Qué hace el Grandiosa para merecer (bien) ésto?

Por un lado, la comentada organización de espacios; la Gallería Grandiosa, al igual que en el Bellissima, ejerce de columna vertebral del barco. Hablamos de un corredor de 93 metros de largo (cubierto por una espectacular bóveda LED, la más grande habida en un edificio flotante hasta ahora) que recorre cuatro restaurantes (Tapas by Ramón Freixa entre ellos), una galería de arte, varias tiendas, la chocolatería de Jean Philippe Maury e, incluso una galería de arte, la primera de este tipo en un crucero, con cuadros de Degas. Esta avenida central comunica un teatro con capacidad para 975 espectadores con el espectacular Atrium, que ejerce de corazón de la nave.

El espectacular Atrium del MSc Grandiosa. Foto: Gonzalo Pérez.

El espectacular Atrium del MSc Grandiosa. Foto: Gonzalo Pérez.

Siempre encontraremos animación en esa zona: desde música de piano en directo a solistas pasando por incluso sorprendentemente buenos DJ’s.

Por último, si recorremos el barco en vertical, partimos desde la cubierta superior con cuatro piscinas climatizadas, una de ellas cubierta, y temperaturas aptas para disfrutar del baño durante todo el año.

Su buffet central cuenta con su propio horno de pizza y una fábrica de mozarella fresca. Un buffet, por cierto, abierto 20 horas al día… Como verán, el Grandiosa no tiene la intención de dejar un alma por tentar.

Días llenos de actividad

Respecto a la oferta de actividades por edad, el barco cuenta con 20 diferentes bares repartidos por 18 cubiertas, un casino, 12 restaurantes y una acogedora zona infantil con salas Chicco, Lego y una que acoge simuladores de Fórmula 1, bolera y juegos de realidad virtual.

Nuevo números Circo del Sol. Foto: MSC Cruceros.

Nuevos números Cirque du Soleil para el MSC Grandiosa. Foto: MSC Cruceros.

En la popa, el Cirque du Soleil, al igual que en el Bellissima, ofrecerá dos nuevas actuaciones en el espectacular Carroussel Lounge, especialmente diseñado para que los números alcancen su máxima complicación incluso en alta mar.

Todo ello no podría funcionar si no fuese gracias a la apuesta clara por la tecnología; cualquier reserva se podrá gestionar a través de las pantallas táctiles repartidas por todo el buque. Ante cualquier duda, no dudes en recurrir a ZOE, tu asistente virtual en el camarote, que te podrá mostrar en la televisión toda la información… o simplemente decírtela.   

[Para leer más: Dos cruceros en uno: cómo los grandes barcos buscan la exclusividad]

Una vez más, MSC Yacht Club

No puede acabar este artículo sin hablar de ella. El mejor modo que ha encontrado MSC para fidelizar a sus viajeros es ofrecerles precisamente este plus de lujo con un concepto que, aunque a algunos pudo sonar raro -no deja de ser un yate dentro de un crucero- se ha ido abriendo camino en un público que cae rendido al concepto desde el primer minuto que pasa allí. De hecho, a día de hoy se debe reservar con mucha antelación para poder tener camarote en la zona MSC Yacht Club.

MSC Grandiosa se disfruta vertical y horizontalmente. Foto: Gonzalo Pérez.

MSC Grandiosa se disfruta vertical y horizontalmente. Foto: Gonzalo Pérez.

Allí se encuentra el Top Sail lounge, donde cenar frente a una increíble vidriera que ejerce de pared frente al avance del mar (en la planta superior) o disfrutar de un cóctel (en la planta inferior, conectada por una escalera Swaroski). También cuenta con su propia piscina, solarium y unas suites de las que, de veras, cuesta querer salir.

Un viaje que es una historia

Hace mucho tiempo alguien empezó a entender los viajes como historias. Algunos han sabido incluso contarlas bien. Un viaje en barco es una historia que a su vez puede contener a casi todas. Afinando un poco más, podríamos decir que la vida a bordo de un barco con 5.000 personas se debe articular bajo una pauta casi de baile, de metrónomo.

Con el Grandiosa, MSC alcanza su madurez: lograr que una gran variedad de viajeros (del familiar al solitario, del amante de la gastronomía al de los espectáculos, del aventurero al chill and relax) se sientan satisfechos y vivan su propia historia.

MSC Grandiosa en Hamburgo

MSC Grandiosa en Hamburgo. Foto: MSC Cruceros.

Esta nave nos hace esperar nuevos pasos, nuevos tipos de barco, rutas más elaboradas, atracciones que, como Ocean Cay, su nueva isla privada, supondrán un nuevo redoble de tambor en la industria de viajes. De momento, el Grandiosa será, para muchos viajeros, una gran maquinaria creada con el único objeto de hacerlos felices, sea invierno o no.