Qué hacer en un crucero si llueve todo el día

Aunque haya amenazas de lluvias, en los cruceros hay opciones para estar siempre entretenido. Foto: Royal Caribbean.

Qué hacer en un crucero si llueve todo el día

Gran parte de las atracciones de un crucero están pensadas para el aire libre. Pero si la lluvia cae sin cesar, hay otras opciones para matar el tiempo

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

05/11/2019 - 18:20h

Durante el otoño y el invierno es muy frecuente que el viaje en crucero se haga bajo cielos plomizos y lluvias persistentes. Si el barco está en una escala, la mejor solución es pasear por la ciudad o en todo caso, visitar museos, catedrales y centros de ocio. ¿Pero qué pasa si el mal tiempo acompaña a los días de alta mar?

Cabe recordar que los cruceros son como ciudades a escala, con una amplia oferta de atracciones. Pero muchas de ellas son al aire libre, desde las piscinas a las actividades de baile, los deportes o los toboganes de agua.

Pero como toda ciudad, también hay opciones para matar el tiempo si la lluvia insiste en hacernos compañía. Estas son algunas de las posibilidades que hay para entretenerse.

Relax en el spa

Si un crucero es para relajarse, un par de horas por el spa multiplica esa sensación. El mal tiempo es la ocasión para que los masajes relajen los músculos,  probar los saunas, jacuzzis o los tratamientos faciales y corporales.

spa 15 970x597

[Para leer más: Las diez atracciones más fascinantes de los cruceros]

Eso sí: siempre conviene reservar turno porque es uno de los servicios más populares en un crucero, y en un día de lluvia la demanda se multiplica.

Hacer ejercicios

Los gimnasios en los barcos permiten equilibrar el riesgo de aumentar de peso con la abundante comida a bordo.

Allí hay máquinas para ejercicios cardiovasculares y también se organizan sesiones de zumba, step, spinning y otras actividades dirigidas.

anthem spin class fitness room activity

Es posible que muchos pasajeros tengan la misma idea de ejercitar los músculos mientras afuera llueve, por lo que hay que tener paciencia para que las máquinas estén desocupadas.

Participar en las actividades organizadas

Muchos pasajeros apenas prestan atención al boletín diario que informa de las actividades a bordo.

Pues un día así es ideal para participar del amplio catálogo de eventos, que pueden ser clases de cocina o baile, cata de vinos, sesiones de lectura, presentación de productos, trivias, charlas con expertos, etcétera.

En los barcos se suelen organizar toda clase de actividades como clases de cocina, catas de vino, cursos de historia o clubes de lectura

Estas actividades suelen ser para grupos reducidos, por lo que conviene reservar con antelación. Inclusive no es mala idea estudiar el pronóstico para los días siguientes y agendar la que sea más del interés.

artist loft 2 16 643x397

Leer

Muchos grandes cruceros, u otros más pequeños pero de alta gama, cuentan con bibliotecas a bordo. Su oferta de libros puede ser limitada, y la mayoría de los textos están en inglés. Pero no es un mal momento para desconectar y sumergirse en una novela o ensayo.

library cunard 16 643x397

[Para leer más: Los cruceros de lujo se convierten en academias]

Las tiendas a bordo también suelen vender libros o revistas. Y si se tiene una tableta electrónica a mano, siempre está la alternativa de descargar un libro on-line.

La tranquilidad de estar en un salón con un café o una copa, con un buen libro y viendo como caen las gotas desde las ventanas, también es un buen programa.

Explorar el barco

En los grandes cruceros, esos que miden más de 300 metros de alto y que tienen 20 pisos, se suelen organizar excursiones para conocer los secretos de la embarcación.

Los grandes cruceros suelen organizar excursiones para conocer los rincones que suelen estar vetados para los pasajeros

Guiados por un tripulante los grupos reducidos visitan las cocinas, la lavandería, parte de la sala de máquinas y otros sectores que generalmente están vetados a los pasajeros.

msc seasid 16 643x397

Si esta opción no es viable, uno puede animarse a descubrir zonas que no había pisado antes, como salones o cubiertas; aunque cabe estar seguro que no haya problemas de autorizaciones.

Asistir a espectáculos

Muchos espectáculos a bordo se realizan a partir de la tarde. Pues es cuestión de organizarse y reservar las entradas para ver películas, musicales u obras de teatro mientras se navega.

[Para leer más: Los espectáculos en los cruceros son tan impactantes como en Broadway]

Algunos mega cruceros tienen auditorios capaces de albergar a 2.000 personas, pero otros son de una capacidad más limitada, por lo que las entradas vuelan.

syma underwater creatures 15 970x597

Las producciones no tienen nada que envidiar a las de Broadway, con obras que están en cartelera en los grandes teatros; o a cargo de compañías de renombre como el Cirque du Soleil.

Jugar como en la adolescencia

Los cruceros suelen tener un espacio con juegos arcade. Pero algunos como los de Norwegian Cruise Lines son de un nivel de sofisticación y despliegue visual tan grandes que valen la pena descubrirlos.

En Galaxy Pavilion hay juegos en 3D, así como coches chocadores, batallas espaciales o carreras virtuales de Fórmula 1.

pavilion 15 970x597

Si hay pudor por jugar en los arcade 3D se puede agudizar el ingenio y resolver los enigmas que proponen los ‘escape room’ de los cruceros

Es como volver a la adolescencia. Pero si hay un poco de pudor, se pueden visitar los escape room que se están popularizando en los grandes cruceros, donde hay que resolver diversos enigmas contrarreloj recurriendo al ingenio y la deducción.

Probar los talentos artísticos

No hace falta esperar a después de la cena para pasar un buen rato en el karaoke, sobre todo si afuera no deja de llover. Si en el crucero se han conocido pasajeros con las mismas ganas de divertirse es cuestión de evitar la vergüenza y animarse a cantar los éxitos de ayer y hoy.

dancing cruise 15 970x597

La moda del karaoke, tan popular en Asia, crece en los cruceros y hay embarcaciones como la futura Scarlet Lady, de Virgin Voyages, que prepara espacios especiales para los amantes del canto, como salas privadas para grupos pequeños.

Por otra parte, las discotecas también abren a la noche, pero en los barcos se suelen organizar clases de baile, una interesante oportunidad para aprender otros ritmos, como salsa, merengue, tango o danza de salón.