¿Qué hacer (y qué no) al viajar en un crucero alrededor del mundo?

Un crucero alrededor del mundo puede ser fascinante. Pero no todo el mundo está preparado para realizarlo. Foto: MSC Cruises.

¿Qué hacer (y qué no) al viajar en un crucero alrededor del mundo?

Los cruceros que recorren el planeta son diferentes: hay más tiempo de viaje, la socialización es distinta, y hay que estar atentos a los trayectos y climas

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

12/06/2019 - 18:56h

Realizar un viaje alrededor del mundo en un crucero es una experiencia distinta para quien haya realizado un viaje marítimo de placer. Pero estar de 90 a 120 días navegando requiere estar atento a numerosos detalles que, si no se tienen en cuenta, pueden arruinar el viaje de placer.

Por ello, sugerimos una serie de preguntas y consejos que cabría tener en cuenta para saber si la experiencia vale la pena. Si en casi todos los casos la respuesta es afirmativa, entonces sí puede ser el viaje de los sueños

¿Un crucero alrededor del mundo es el indicado?

Estos viajes son recomendados para viajeros experimentados. Si nunca antes se subió a un crucero puede ser agobiante, ya que el viaje en estos barcos implica una rutina que puede ser ideal para una o dos semanas, pero no todas las personas conservan la misma pasión por la vida a bordo al cabo de dos o tres meses.

[Para leer más: La vuelta al mundo en un crucero]

Cabe precisar que para disponer de tanto tiempo estos viajes son, en su mayoría, contratados por personas jubiladas, o en todo caso, por familias. Si uno busca otras generaciones a bordo, pueden ser más difícil de encontrar.

El precio en una suite del Silver Cloud para la vuelta al mundo rondará el millón de dólares | Foto Bruno Cazarini.
El precio en una suite del Silver Cloud para la vuelta al mundo rondará el millón de dólares | Foto Bruno Cazarini.

Si se ama la navegación puede ser ideal. Porque además de los atractivos por visitar los puertos, cabe recordar que en algunos tramos se pasan varios días sin pisar tierra firme.

¿Cómo es la socialización?

En un crucero los pasajeros suelen mantener vínculos sociales intensos y divertidos, generados en las comidas o en las actividades a bordo. Pero no es lo mismo ver las mismas caras un par de semanas que durante dos o más meses.

No todo el mundo dispone de tres o cuatro meses para viajar alrededor del mundo, por ello muchos cruceros son realizados por personas jubiladas

Los pequeños roces entre pasajeros pueden convertirse en una molestia conforme pasa el tiempo. Además en los barcos pequeños surge la necesidad de conocer caras nuevas al cabo de un tiempo. En estos casos, lo recomendado es mantener una psicología basada en el respeto y la tolerancia.

Hay que recordar que muchos viajeros suelen reencontrarse en diferentes cruceros, por lo que desde afuera se tiene la sensación que forman grupos cerrados. No siempre suele ser así, pero es posible que no sea tan fácil acceder a ellos.

Hay pasajeros que para reducir costes contactan, generalmente por redes sociales, a personas cuyo único interés en común es realizar un crucero alrededor del mundo. Compartir camarote por un par de meses con alguien desconocido no siempre tiene un final feliz.

¿Qué tipo de itinerario me conviene?

Hay cruceros que viajan alrededor del mundo, o sea del punto A al punto A. Pero otros tienen trayectos muy largos y no implican una circunvalación del planeta.

el msc magnifica iniciara su primera vuelta al mundo el proximo 7 de enero 15 970x597
El MSC Magnifica viaja alrededor del mundo en 119 días. Foto: MSC Cruises.

Hay cruceros llamados ‘búmeran’, que combina dos embarcaciones en un mismo trayecto, como el Queen Mary 2 y el Queen Elizabeth entre Southampthon y Sídney; una alternativa ideal para quien busque socializar con otras personas.

También hay trayectos que recorren buena parte de un continente, y que pueden implicar 70 días de viaje, pero en donde las escalas son más prolongadas.

[Para leer más: Reina entre reinas, así es viajar a bordo del crucero Queen Mary 2]

Es posible que algunos tramos del viaje se sorteen por vía aérea, y que el puerto de embarque se conozca con más tiempo. Pero en este caso, estar atento a la política de equipaje de la aerolínea. No sea que uno tenga que pagar exceso de equipaje si se recurre al atajo aéreo.

¿Qué barco es el ideal?

Cada vez más compañías ofrecen cruceros alrededor del mundo, y la diversidad de tamaños de las flotas es total: puede ser un pequeño barco de ultra lujo como el de Silversea como gigantescas embarcaciones como el Queen Mary 2 de Cunard.

Los barcos pequeños tienen a favor un servicio más personalizado, y pueden atracar en puertos menos concurridos y exóticos.

No siempre es buena idea contactar a desconocidos para compartir un viaje alrededor del mundo solo para reducir costes

Pero al poco tiempo uno se puede cansar de ver siempre las mismas caras, y de tener menos opciones de diversión a bordo.

Los grandes cruceros tienen un arsenal de actividades para los días en que se navega, pero hay pasajeros que se agobian ante un mayor número de viajeros.

msc magnifica 16 643x397
La experiencia de un crucero alrededor del mundo es única.

Además su tamaño más grande obligan a estos barcos a hacer escalas en puertos primarios, que muchos viajeros experimentados ya han visitado en otras ocasiones.

Al momento de elegir una cabina, si se invierte en un viaje por el planeta conviene también gastar un mayor dinero en un camarote espacioso, si es posible con vista al exterior, que será el nuevo hogar por un par de meses.

¿Cómo son los itinerarios?

Hay que estudiar detenidamente el trayecto, y saber cuántos días se está viajando sin tocar puerto.

En cada escala, cabe analizar el tiempo que se dispone para recorrer la ciudad. Si se viaja en un barco grande, hay que sumar unos cuantos minutos adicionales para los traslados desde una terminal que seguramente estará más alejada del centro.

[Para leer más: Cuáles son los mejores (y peores) camarotes en un crucero]

Cabe tener en cuenta el clima en cada destino para elegir el equipaje, y aunque hay lavanderías a bordo, hay que estar dotado para una gran diversidad de temperaturas, así como de eventos sociales a bordo. No es lo mismo la brisa del Caribe en enero que el frío del norte de Europa un mes después.

Aquí hay que sumar el factor del avión para llegar al puerto de salida/llegada. Si este es el caso, hay que recordar que las aerolíneas tienen una franquicia de 30 a 33 kilos en un vuelo, entre 23 de bodega y siete a 10 de cabina.

Y cuando uno viaja tanto tiempo, es lógico que se venga cargados de nuevas prendas de vestir, libros y otros recuerdos, que se suman a los que uno se lleva de un viaje así.